Caso Fortunato: peritajes favorecen a Julieta Silva

Los peritos concluyeron que la visibilidad pudo ser reducida la noche del accidente. Julieta Silva manejaba a 30 km/h cuando arrolló y mató a su novio Genaro Fortunato.

A 6 meses de que Julieta Silva atropellara y matara a su novio Genaro Fortunato a la salida del bar Mona en San Rafael, finalmente se conocieron los resultados de las pericias mecánicas y de luminosidad realizadas el 24 de noviembre pasado en el lugar del hecho y simulando las condiciones climáticas de la noche en que murió el joven.

A la hora de analizar las condiciones lumínicas del lugar, los peritos tomaron como referencia el punto de impacto del Fiat Idea con el cuerpo de Fortunato. Desde allí, 11.5 metros hacia el norte, se encuentra la luminaria pública que funcionaba en la madrugada del 9 de septiembre de 2017. A 33,5 metros hacia el mismo punto cardinal existe otra luminaria que no funcionaba la noche en que Silva arrolló a su novio.

De acuerdo a lo informado por Diario San Rafael, para determinar la luminosidad del lugar donde se produjo el hecho, los peritos utilizaron un luxómetro. Bajo el foco encendido de calle El Chañaral, la medición de luminosidad arrojó casi 60 lux (unidad de medida del dispositivo). En cambio, a 11.5 metros hacia el norte de la luz artificial, donde el Fiat Idea impactó el cuerpo de Fortunato, la medición arrojó una disminución lumínica del orden del 83%. Es decir de 59,5 lux bajó a 9,8 lux. A esto se sumaría el alto grado de astigmatismo que padece Silva y la lluvia que también disminuía la visibilidad.

Respecto a la velocidad del vehículo al momento de producirse el impacto, los peritos calcularon que oscilaba entre los 27,5 y 30 kilómetros por hora. Este índice es menor al calculado por Policía Científica, que ubicó la velocidad en el orden de los 40 kilómetros por hora. En la zona existe un cartel dando cuenta que la velocidad máxima permitida es de 60 km/h.

Cabe recordar que en su declaración Silva expresó que, tras salir del bar Mona, retornó por calle El Chañaral hacia Yrigoyen para devolverle el celular a Genaro Fortunato y que lo hizo mirando hacia un costado para tratar de ubicarlo, sin contemplar que el chico estaba tirado sobre la carpeta asfáltica, luego de haber caído cuando Silva arrancó el vehículo y él trató de impedir que se vaya. 

De esta manera son cada vez menos los detalles que restan para que la fiscal Andrea Rossi pueda elevar la causa a juicio. El debate tendría lugar a mitad de año.

Opiniones (0)
20 de junio de 2018 | 16:33
1
ERROR
20 de junio de 2018 | 16:33
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"