Tras el fuego cruzado, el Gobierno y la UIA firmaron la paz

El jefe de Gabinete y el ministro de la Producción discutieron sobre la situación del sector con el titular de la entidad y rescataron coincidencias. En lo que no hubo acuerdo fue en restringir las importaciones.

El Gobierno recibió a la cúpula de la Unión Industrial Argentina (UIA), encabezada por su titular, Miguel Acevedo, y ambas partes acordaron profundizar el diálogo en "mesas sectoriales" de las que participaría el Ejecutivo, representado por el ministro de Producción, Francisco Cabrera, y el jefe de Gabinete, Marcos Peña. 

Tras el encuentro en Casa Rosada, al que asistieron también los vicepresidentes de la UIA, Daniel Funes de Rioja y Luis Betnaza; Cabrera y Acevedo realizaron juntos declaraciones a la prensa, en un gesto de distensión tras los cruces que habían tensionado la relación en los últimos días. 

"Fue una charla larga, franca y abierta, y la verdad es tenemos muchísimas coincidencias para trabajar juntos mirando hacia el futuro. La verdad es que no había un problema y sigue sin haberlo y la idea es profundizar los acuerdos sectoriales", resumió el ministro.   

En el fuego cruzado de los días previos, el ministro de Producción, Francisco Cabrera le disparaba a esa institución "hay que dejarse de llorar", en tanto que una frase del presidente Macri, dijo ante su Gabinete que el ex secretario de Comercio, Guillermo Moreno, "les rompió la cabeza".

En la reunión, el Gobierno se comprometió a canalizar los reclamos que los empresarios llevaron al encuentro, no obstante mantuvo su posición de no acceder al pedido de limitar las importaciones, uno de los principales cuestionamientos que había recibido del sector empresarial.

En ese sentido, el ministro Cabrera defendió la estrategia de abrir las importaciones: "La mayoría de las importaciones tiene que ver con el ciclo productivo, más del 80%. Es decir, son importaciones que hacen bien a la industria", justificó. 

En tanto que Acevedo, de la UIA, reflejó la conformidad de los empresarios por los resultados de la reunión. Una muestra de ellos es que se mostraron sorprendidos porque había durado más de lo que esperaban.

"Las discrepancias no son de fondo, son de tiempos. El gradualismo impone un manejo de los tiempos de las cuestiones ó las presiones a las demandas de competitividad", explicaron los referentes de la entidad.

Opiniones (0)
21 de mayo de 2018 | 09:01
1
ERROR
21 de mayo de 2018 | 09:01
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"