Deportes

La crisis de los Spurs podría dejar sin playoffs al equipo de Manu

Con una recta final complicada en la temporada, San Antonio está el borde de quedarse sin post temporada por primera vez desde 1997.

A los San Antonio Spurs les quedan 16 partidos para terminar la temporada regular. Jugarán dos veces contra los Houston Rockets, dos contra los New Orleans Pelicans y entre medio Warriors, Thunder, Timberwolves, Wizards, Jazz, Bucks, Clippers Lakers, Blazers, Kings y Magic. Un calendario terrorífico en el que sólo tendrán, aparentemente, tres partidos fáciles: Orlando, Lakers y Sacramento. Los demás son equipos que cuentan con más del 50% de victorias en sus encuentros. Todos luchando por plaza de Playoffs y algunos de ellos rivales directos de San Antonio.

A esto hay que añadir el mal momento que pasa el equipo dirigido por Greg Popovich. El legendario entrenador ha intentado mezclar a jóvenes jugadores como Dejounte Murray, Bryn Forbes o Kyle Anderson con los ya clásicos veteranos de la franquicia: Tony Parker, Manu Ginóbili, Pau Gasol y LaMarcus Aldridge. Durante el primer tercio de temporada esa estrategia funcionó, pero ahora el castillo parece haberse venido abajo. Los más jóvenes no tienen la regularidad necesaria para amasar victoria y los más experimentados sufren los problemas lógicos de la edad. Ejemplos que se vieron en el partido ante Oklahoma City, un equipo más físico y con más variantes que San Antonio. Decidió Westbrook con un triple-doble de 21 puntos, 12 rebotes y 10 asistencias; Pau Gasol volvió a jugar después de descansar un encuentro por problemas en el hombro y anotó ocho puntos; y ningún jugador de los Spurs superó los 14 puntos.

Ginobili y Popovich

La franquicia de Texas navega ahora mismo en la séptima posición de la Conferencia Oeste después de su derrota contra los Thunder. Por detrás, los Clippers a medio partido y Denver y Utah a un encuentro de distancia. Poco margen para una plantilla exprimida y falta de su gran estrella: Kawhi Leonard. El que fuera MVP de las Finales de 2014 sólo ha jugado nueve partidos esta temporada aquejado de unas eternas molestias en el cuadriceps. Venía de su mejor año, en el que había promediado 25 puntos por partido, echándose el equipo a la espalda tras la retirada de Tim Duncan. Su ausencia ha sido un martillo para los Spurs, que a pesar de todo se han mantenido siempre en los primeros puestos del Oeste. Hasta ahora...

No todo son malas noticias, eso sí. Leonard podría volver en unos días, según anunció ESPN. Veremos si por las necesidades del equipo o porque ya se encuentra listo de verdad para volver a la pista. Tendrá los minutos limitados, pero su sóla presencia en la rotación de los Spurs dará esperanzas a un equipo que siempre ha sido sinónimo de Playoffs.

La NBA no está acostumbrada a no ver a los Spurs en mayo y junio. Son la dinastía más sólida y regular de las últimas décadas, sería la quinta vez en su historia que fallan a la lucha por el título y la primera desde 1997. Ese año se lesionó su estrella, David Robinson, y realizaron una temporada horrible que les permitió seleccionar en el draft a un tal Tim Duncan. 

Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 03:03
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 03:03
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"