Nahir Galarza cada vez más cerca del juicio oral

El fiscal Sergio Rondoni Caffa anunció que cerró la investigación por el crimen de Fernando Pastorizzo y pidió que la joven imputada por el mismo vaya a juicio.

El fiscal que investiga el crimen de Fernando Pastorizzo (21), asesinado a balazos en la ciudad entrerriana de Gualeguaychú el 29 de diciembre último, dio por concluida la investigación y pidió que la detenida Nahir Galarza sea sometida a juicio oral como única acusada del crimen.

Sergio Rondoni Caffa informó a la agencia Télam que la presentación fue realizada ayer ante el juez de Garantías de Gualeguaychú, Mario Figueroa, quien ahora deberá correr vista a la querella y a la defensa para luego dar fecha para una audiencia oral.

A 66 días del crimen, Rondoni Caffa dio por cerrada la pesquisa y pidió que Galarza, detenida en la Comisaría del Menor y la Mujer de Gualeguaychú, sea juzgada por el delito de "homicidio doblemente agravado por el uso de armas y la relación de pareja", el cual contempla como pena la prisión perpetua.

En tanto, el abogado Rubén Virué, quien representa a Silvia Mantegazza, madre de Pastorizzo, aseguró que hoy fue notificado del pedido de elevación a juicio formulado por el fiscal y adelantó que reclamará para la imputada la máxima pena.

El letrado adelantó, además, que reclamará que se sume a la acusación el agravamiento por "alevosía", o sea que la víctima fue asesinada en estado de indefensión.

El crimen fue cometido el 29 de diciembre del año pasado cerca de las 5.30 en la vía pública de Gualeguaychú, donde Pastorizzo fue hallado malherido en la calle con uno tiro en la espalda y otro en el pecho, y su moto y dos cascos tirados a su lado.

El joven murió poco después y si bien Galarza primero declaró como testigo y dijo que había visto por última vez a su ex novio la noche anterior, luego se fueron sumando pruebas que derivaron en que la chica terminara presentándose a la Justicia y confesara el crimen.

Sin embargo, el 16 de enero, la acusada pidió ampliar su indagatoria y aportó una nueva versión de los hechos en la que aseguró que los disparos que efectuó contra la víctima fueron "accidentales".

Intentó explicar que en la primera declaración como imputada había mentido porque temió que lo culpen a su padre policía que era el responsable de la pistola calibre 9 milímetros reglamentaria que se convirtió en el arma homicida.

Dos días después, la defensa pidió al juez Figueroa que el hecho se califique como un "homicidio en ocasión de violencia de género", pero este requerimiento también fue rechazado.

Además, los abogados defensores pidieron en dos oportunidades la prisión domiciliaria con tobillera para Nahir, pero los planteos fueron rechazados.

El 23 de febrero pasado, el fiscal recibió un peritaje balístico realizado por la Dirección de Criminalística de la Policía de Entre Ríos que estableció que Pastorizzo recibió un primer balazo por la espalda con el arma apoyada y el segundo a 50 centímetros para rematarlo cuando ya estaba en el piso.

De acuerdo con ese estudio, el disparo que impactó en la espalda del joven fue por "contacto débil" sobre su buzo, en cuya capucha quedaron registradas las marcas del proyectil, y que le atravesó el pulmón.

Sobre el segundo disparo, los expertos determinaron que fue de frente, desde un ángulo oblicuo y que le impactó en el medio del pecho y le afectó el esófago.

El abogado querellante Virué estimó que para efectuar el disparo, Nahir "tuvo que haberse agachado y estirado el brazo" y explicó que "este es el disparo cuya bala tuvo que ser desenterrada porque el proyectil lo atraviesa y la bala se entierra".

La semana pasada se conocieron los resultados de las pericias piquiátricas a las que fue sometida Nahir que revela que presenta "irritabilidad" y registra "ausencia de estrés postraumático" al tiempo que determina que es "consciente de sus actos" y "tiene baja tolerancia a la frustración".


Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 03:53
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 03:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"