Audio

"La violencia de género no se resuelve con la cárcel"

Mónica Poblet integra la Unidad Fiscal de Violencia de Género y en una entrevista con MDZ Radio puso blanco sobre negro sobre esta compleja problemática. ¿Qué es la violencia de género y cómo se erradica?

En la semana en donde se celebrará el día internacional de la mujer, Con qué derecho, programa que se transmite en la siesta de MDZ Radio, se metió con una problemática que va en aumento y que es sumamente completa: la violencia de género.

Mónica Fernández Poblet, fiscal que integra la Unidad Fiscal de Violencia de Género de la provincia, puso blanco sobre negro y, entre muchas consideraciones, planteó que la solución a este flagelo es cultural y educativa: "Esto no se resuelve con la cárcel; esto implica un cambio cultural y si el hombre no entiende que su conducta está errada y no la modifica, la cárcel no lo va a mejorar; y si la mujer no entiende que tiene que salir del círculo de la violencia y tiene que buscar otro tipo de relación, tampoco se mejora". 

"Acá la salida es la educación; el derecho penal y de familia puede contribuir pero si no educamos a los chicos en la igualdad, este cambio no va a existir", sentenció Poblet. 

-¿Cuándo hay violencia de género?

-La violencia de género es violencia contra la mujer en razón de su género. Y esto te responde lo que todos preguntan, ¿por qué la violencia contra el hombre no es violencia de género?... bueno, porque la violencia que está regulada internacionalmente y que tiene protección especial por años de lucha de los movimientos feministas y por la muerte de muchísimas mujeres es la violencia contra la mujer en razón de su género. No obstante de que el hombre, que es víctima de violencia, también es víctima y también está protegido por el derecho.

-Violencia de género, entonces, es violencia contra la mujer pero no toda violencia es violencia de género y ésta, a su vez, presupone un vínculo entre una víctima que tiene que ser mujer y un agresor que tiene que ser hombre...

-Sí y a eso hay que sumarle que para que haya violencia de género no basta con que haya una mujer y un hombre sino que además tiene que haber una relación de desigualdad en donde el hombre está en una posición de poder y la mujer de inferioridad y sumisión. El hombre ejerce el poder sobre una mujer. Es un vínculo que no necesariamente tiene que ser de pareja, no es un vínculo que tenga que tener estabilidad o duración en el tiempo.

-Por ejemplo, el hombre que van en el auto, le toca bocina a una mujer, se baja y la agrede físicamente, ¿es un delito en el contexto de violencia de género?

-La Jurisprudencia indica que una relación circunstancial que se da en un momento mínimo de tiempo no alcanza a ser una relación de poder sino que necesita cierto desarrollo a través del tiempo. Tendríamos que ver en qué relación se pone ese hombre, si la agrede por ser mujer o si está enojado por una maniobra.

-¿Qué es determinante a la hora de evaluar si se trata de un delito de violencia de género?

-No todo hecho de violencia contra la mujer en razón de su género es delito. Por ejemplo, un insulto no es delito. Puede ser que un hombre, en una relación de pareja, insulte, menosprecie, menoscabe a una mujer durante mucho tiempo ejerciendo una violencia psicológica que no configura un delito penal.

-Ahora, en el daño psicológico... ¿no hay un daño de lesiones?

-Me estás haciendo una pregunta muy capciosa. Hay tribunales que han sostenido que la violencia psicológica es una violencia con lesiones pero los que estamos en Derecho Penal sabemos que eso tiene que probarse.

-Se escucha seguido que muchas mujeres dicen que van a hacer la denuncia y no se las toman...

-Hay un acuerdo entre el Ministerio Público Fiscal, que es el que regula todas las fiscalías, y la Corte, que regula todos los juzgados de Familia, en donde una mujer que recurre a cualquiera de estos órganos deben recibir la denuncia. Como fiscales determinaremos, luego, si el hecho es o no delito.

Repasá la nota completa aquí:

Opiniones (7)
26 de mayo de 2018 | 03:35
8
ERROR
26 de mayo de 2018 | 03:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No estás a la altura para opinar sobre varios temas. Lee a bhs y luego mi opinión otra vez, y entenderás que lo que comento es un caso concreto de tres que conozco, y casi no hay solución en ninguno. Incluso el divorcio para esas parejas no lo soluciona, de hecho no se ha divorciado ninguno de los matrimonios. Ya que la disolución, no repara la enfermedad de ellas, ni el daño psicológico del esposo actual y el que tendrán sus hijos ya grandes al saber un poco de su realidad )ni siquiera todo, porque haría falta mucho tiempo para de a poco decir todo a ellos). Además, quedaría por contener a los esposos o esposas de los hijos de esas mujeres, que temblarían enteros/as al saber que sus cónyuges genéticamente, pueden terminar igual o ya lo son, como sus madres.Tu mente es tan acotada, que no puede imaginar que haya matrimonios así. Pero te garantizo que los hay. Lo que opines me tiene sin cuidado, es simple, no estás en condiciones de absorber tremenda realidad que golpea en muchos hogares que, para colmo, nadie lo sabe puertas afuera. En lo personal, los problemas de la vida de estas personas son tan inmensos, que tus palabras casi balbuceantes de incomprensión, declaran claramente la negación de la realidad en la que vives, y no aceptas estar inmerso en una sociedad como la describo yo, o como bhs. No hay diferencia, sólo que él determina los síntomas o causas iniciales y yo enumero el mal ya instalado en las personas y sus consecuencias. Para que tengas una idea, luego de la generación Z que comienza en + - 1994, hemos determinado que los nacidos este siglo serían ya otra generación peor, ya que antes de los noventa días de nacidos, ya pierden todo lo que bhs indica como fundamental para el bebé y niño pequeño, que las madres actuales ya no entregan a sus pequeños (son niños que están dormidos en la noche hasta las siete y media que los despiertan, a las ocho y media ya están en guardería maternal, hasta las 17.00 o 18.00 horas o más, que las madres pasan a buscar. Desde ese momento llegan a sus domicilios, los bañan, alimentan y a dormir, para nuevamente comenzar la rutina antes dicha. Excepto sábados y domingos, o feriados. Ya que esas madres trabajan y sólo para los escasos días de vacaciones, esos bebés, están unas horas más con la madre, en todo el año. Esto, es como ese vídeo de la madre enseñando a leer que se burla de su propia hija, en las redes sociales. Ese daño, es IRREVERSIBLE e IRREPARABLE ¿Entiendes? No lo creo, pero lo mismo te lo explico , por si algo te entra. Tu concepto del conocimiento es tan acotado, como las anteojeras que le ponen a los caballos, piensa, que el caballo, en su cuadra descansando, ve más y mejor que cuando lo sacan a correr o trabajar. Tu eres igual, como si no tuvieras visión periférica, pero del conocimiento. La solución para tu psique, es simple, aprende, estudia y razona mucho más allá de lo que las palabras escitas dicen. No interesa tu profesión universitaria si es que la tienes, que lo dudo por su vulgaridad en las opiniones con exclusividad hacia las mías. En una de esas............... Ya has usado todo el bagaje de palabras soeces que existen y te aseguro que más allá de inquietarme al principio, ahora entiendo que no estás capacitado intelectualmente para algunos problemas que en este foro se tratan. ¿Te has preguntado porqué no te molesta lo que opina bvra? Por que tu psique se ha instalado contra mis opiniones y no sale de ese lugar. Busca consejo.
    7
  2. Pobres mujeres violentas hacia el cavernícola. Usan la mitad del cerebro. El del querer ser y no usan la otra mitad el del deber ser. Eso corre también para hombres. Ese desequilibrio las hace violentas cerebralmente demostrado en sus comentarios tan cavernícola como el cavernícola. Diría hasta sicopatico. Eso es violencia de género femenino. La fiscal todavía las defiende demostrando que no sabe lo que es violencia de género.
    6
  3. La violencia empieza en la falta de maternaje cuando fuimos niños (www.lauragutman.com.ar) Todas las formas de violencia pasivas o activas, concretas o sutiles, se generan a partir de la falta de maternaje, es decir por ausencia de atención, disponibilidad, amor, brazos, empatía, generosidad, paciencia, comprensión, leche materna, cuerpo, mirada y sostén?.recibidos ?o no- desde el nacimiento y durante toda nuestra infancia. Desde el punto de vista del bebé que hemos sido, toda experiencia sin suficiente apoyo y sostén ha sido hostil, por lo tanto violenta. Porque actúa en detrimento de las necesidades básicas de los niños quienes nacemos totalmente dependientes de los cuidados maternos. Los niños necesitamos al adulto maternante para sobrevivir. Necesitamos contención, calor, protección corporal permanente, disponibilidad y cercanía emocional de nuestra madre que media entre el mundo externo y nosotros. Sin embargo esa no ha sido nuestra vivencia infantil. Casi todos hemos experimentado un nivel de hostilidad y de distancia emocional que nos ha obligado a desarrollar ciertos mecanismos de supervivencia frente a diferentes niveles de soledad, abandono, violencia activa o pasiva, desprecio, humillación, desatención o distancia emocional. Esos mecanismos están descritos en varios libros que he publicado y que demuestran cómo se perpetúa la violencia en el mundo. Los mecanismos de supervivencia serán análogos a la violencia recibida. Aprenderemos a usarlos en cada circunstancia, cada ámbito, cada vínculo afectivo con el propósito de salvarnos incluso si el otro -quien sea- termina herido. Esos mecanismos -que son diversos y que no los describiré en el presente artículo- los aprendemos durante nuestra infancia, los aceitamos durante la adolescencia y los desplegamos durante la adultez, de modo inconsciente. Que sean reacciones inconscientes o automáticas, es decir que explotemos, castiguemos, humillemos, despreciemos o sometamos al otro ?sin darnos cuenta?, no nos quita responsabilidad a los adultos. Justamente nuestra obligación es comprender nuestros automáticos. Alguna vez tendremos que abordar en primer lugar, qué nos pasó cuando fuimos niños y qué hemos hecho luego para sobrevivir a ese nivel de desamparo sufrido. Para luego aceptar, comprender y hacernos cargo de la violencia que hoy desplegamos sobre quien es más débil, es decir sobre quienes son niños hoy. Entiendo que nos parezca espantosa la violencia de género, la violencia en las escuelas, la violencia del narcotráfico o la violencia social. Sin embargo esa violencia colectiva es consecuencia de cada una de nuestras realidades emocionales que aún vibran en nuestro interior como reacción a las propias experiencias infantiles. Por lo tanto, hay algo urgente que podemos hacer cada uno de nosotros: Revisar con ojos bien abiertos qué nos acontenció, aceptar el nivel de violencia al que hemos estado sometidos sobre todo por nuestra propia madre y reconocer la manera en la que hoy -cada uno de nosotros- ejercemos violencia sobre alguien más débil. Hay mucho para asumir antes de suponer que los violentos son los otros. Laura Gutman
    5
  4. Tenés razón, esparta: está tan enferma que genera individuos que piensan como vos. Tu estrechez mental es tan sólo comparable con la abominación que produce leer tu comentario. Y no jodás con que insulto porque leé tu comentario para ver qué es insultar.
    4
  5. Mi cuestionamiento me abruma. ¿Qué es, que una mujer sea promiscua, siendo esposa y madre? ¿Qué es, que su esposo le ruegue que se trate su enfermedad y siga siendo una ninfómana? ¿Qué es, cuando su marido sabe que los abortos, no fueron embarazos de él? ¿Qué es, cuando los hijos no sabe ni cuáles son suyos? ¿Qué, cuando él los cuida a todos, los alimenta, educa, viste, espera que sean grandes y ella sigue siendo una promiscua? ¿Y encima se vende como la gran víctima ante ellos? Todo porque sabe que el marido nunca les dejará caer sobre los hombros a esos hijos de ella, que ni ella sabe quién es el padre de cada uno. ¿Saben cuántas mujeres hay así? Ni las cuenten, porque se aburrirán de sumar. ¿Por qué se creen que todas quieren el aborto libre y gratis? Seguro... todas son angelitos de Dios. Eso descartando la última moda, que es de denunciar al propio marido por violación, mientras ellas eligen a diario uno que ni conocen, sólo por un touch and go. Esta sociedad está mucho más enferma de lo que todos creen.
    3
  6. Cuanto humo. No puedo creer que la justicia le de preponderancia a gente como Carolina Jacky suspendida por estafar y argumentar que como no sabía que le pasaba con si sexualidad se olvidó de avisar a las clientas que había cobrado sus indemnizaciones. Ella dijo que puso a fiscales como Giunta en su puesto. Espero que esa fiscal se base en que todos somos iguales ante la ley y no en prejuicios de gente resentida como Jacky que sólo quieren prensa, seguir estafando y mintiendo. Usted señora fiscal, forma parte de un cuerpo que sentó a ese deplorable abogad@ en un estrado para juzgar gente. Le pido no caiga en eso y demuestre que está a la altura.
    2
  7. Cual violencia se resuelve con el chiquero humano que tienen de cárcel?
    1