Así fue el estreno de "Sandro de América, La Serie"

Con picos de 15.7 de rating, el primer capítulo sobre la vida de Roberto Sánchez mostró una gran calidad artística y técnica.

 "He sido amigo en Valentín Alsina, amante en Nueva York y enemigo en mi propio cuerpo". Con esa definición comenzó anoche Sandro de América, La Serie (Telefe), una ficción sobre la vida de Roberto Sánchez, el muchacho argentino nacido en una familia pobre que, convertido en el gran ídolo musical, escaló al cielo de la fama, el dinero y la ovación de las multitudes. Roberto Sánchez, Sandro, el Gitano, el Elvis Presley argentino que hizo el viaje increíble pero real del conventillo de Valentín Alsina hasta el Madison Square Graden de Nueva York.

La frase que tan bien sintetizó la biografía de Sandro en el estreno de la serie sonó sobre un fondo de aplausos, detrás del telón de un escenario, en la voz de Antonio Grimau, quien interpreta al cantautor en su madurez.

En esa escena donde admite haber sido enemigo de su cuerpo, al personaje se lo ve antes de salir a hacer un show, arropado con su mítica bata roja y dependiente de una mascarilla para que entre el oxígeno a sus pulmones. "Damas y caballeros, en el escenario siempre estuve solo", advierte entonces ese Sandro compuesto por Grimau.

Tras esa presentación impecable, la narración tomó un camino cronológico. Con una cuidada reconstrucción de época, contó a Roberto adolescente en los años '60, en el conventillo de Valentín Alsina donde vivía con sus padres, repartía vino en damajuana, ahorraba plata para comprarse un vaquero y soñaba con alcanzar su destino: ser músico.

De enorme parecido físico con Sandro, el actor Agustín Sullivan se lució interpretando al Roberto Sánchez de la pubertad. El muchacho que aprendió a tocar la guitarra en el bar con los amigos, el que conquistó a Silvina, su noviecita del barrio (Calu Rivero), el que le daba dolores de cabeza a su padre (estupendo Jorge Suárez) porque prefería moverse al ritmo de su admirado Elvis, tocar la armónica, cantar y dibujar en lugar de atender los estudios.

"Yo no mantengo vagos", se plantó el padre cuando a Roberto lo expulsaron del colegio. "Quiero ser músico", se plantó Roberto. "¡Triunfa uno en un millón y él quiere ser músico!", se escandalizó el padre.

Ésa es quizás la llave maestra de la serie: mostrar cómo fue que Roberto Sánchez consiguió abrirse paso entre un millón hasta ser Sandro, el único, el que triunfa.

En el primer capítulo, a puro movimiento de pelvis e impulsado por la adrenalina del rock mientras se presentaba con su banda Los de fuego, vimos cómo Roberto parió a Sandro.

Ese viaje que empezó anoche seguirá durante trece episodios que se emitirán de lunes a jueves a las 22.30 durante sólo tres semanas. Sandro de América, La Serie es producida por The Magic Eye y General Video, con el apoyo de Incaa para Telefe, y protagonizada por Marco Antonio Caponi, Antonio Grimau y Agustín Sullivan, quienes interpretan a Roberto Sánchez en las distintas etapas de su vida. Basada en el libro Sandro de América, de Graciela Guiñazú, todos los capítulos están dirigidos por Israel Adrián Caetano y escritos por Esther Feldman junto a un equipo de autores.

A juzgar por lo que se vio en el debut, con una gran calidad artística y técnica, la serie promete un recorrido apasionante por una vida singular, la de Sandro de América, el Gitano, el Elvis argentino, el ídolo de "las nenas". Ni más ni menos que un mundo de sensaciones contado por televisión.

Fuente: Clarín 

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 06:18
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 06:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"