El mendocino que ganó un Oscar

Sebastián Lelio nació en Mendoza y a los dos años se fue a vivir a Chile. Dirigió "Una mujer fantástica", que le dio al país vecino su primer Oscar a Mejor Película Extranjera.

Sebastián Lelio está convencido de que las películas no nacieron para competir en premios. Pero resulta que su último film, Una mujer fantástica, le acaba de dar a Chile su primer Oscar a la Mejor Película Extranjera.

Hombre de mundo, Sebastián: nació en Mendoza y a los dos años se fue a vivir a Chile. "Mi padre es argentino y mi madre es chilena. Tengo una conexión muy fuerte con Argentina", cuenta el director, quien actualmente reside en Berlín. Cuando se supo que la película iba al Oscar, su teléfono no para de sonar y tiene aún en su casilla de mail unos 200 correos que no respondió.

Lelio se crió en Chile, dice, admirando el cine argentino. "Tengo muchos amigos allí y admiro a directores como Pablo Trapero, Lucrecia Martel o Santiago Mitre, con quien tengo relación", cuenta. Fanático de Charly García, confiesa que el músico es una gran influencia para él. "Creo que si alguna vez uno pudiera hacer su película, se retira y va a plantar papas", agrega entre risas.

Una mujer fantástica cuenta la historia de Marina (Daniela Vega), una mujer trans que se enamora de un hombre veinte años mayor. El film retrata los hechos que la protagonista debe enfrentar por su condición sexual en un mundo donde los abusos y la discriminación están a la orden del día. "La película toca algo que está muy en el aire, tal vez eso pueda llegar a ser un factor para ganar pero quién sabe", suelta Lelio.

Sin embargo, el cineasta explica que la dimensión más social de su película es solo una parte de su trabajo. "Cuando empezamos el proyecto, el tema de la presencia trans en la cultura popular no había explotado en la cultura mundial como sucede desde hace poco. Había algo muy emocionante en la idea de contar esta historia de amor enfrentada a la muerte que ocurre y es vivida por una mujer trans. Marina, la protagonista, ya dio esta batalla y la ganó. El único tema es que el mundo no está preparado para ella", describe Sebastián.

Para el director, la cuestión de género y los derechos individuales son parte de un despertar que atraviesa la sociedad hoy. "Creo que tiene que ver con el tema de la empatía, que es un poco el tema de la película. ¿Cuáles son los límites de la empatía?, ¿qué estamos dispuestos a permitir del otro?, ¿quién traza la raya?, ¿bajo qué autoridad? Están los que piensan que hay que hacer un mundo de segregación, de murallas, y otros que se emocionan con la idea de aprender a vivir juntos", razona Lelio, quien filmó su primer corto, 4, siendo estudiante en 1995. Su primer largometraje, en 2005, fue La sagrada familia.

La consagración definitiva le vino con Gloria, que obtuvo el premio Cine en Construcción del Festival Internacional de Cine de San Sebastián de 2012 y fue estrenado en la competencia oficial del Festival Internacional de Cine de Berlín de 2013

Luego de la avalancha de denuncias por abuso que disparó el caso de Harvey Weinstein, la industria cinematográfica más poderosa del mundo está puesta en el ojo de la tormenta. Hacia allí va Sebastián, dando cuenta de que el clima en los festivales y premiaciones no será el mismo de siempre. "Se abrió una caja de Pandora y aparecen monstruos de todos lados. Estuve en Los Angeles y ésta es una discusión que sentís que se está dando", finaliza.

Fuente: Agustín Gallardo para Perfil / Exitoína

Opiniones (3)
27 de mayo de 2018 | 00:29
4
ERROR
27 de mayo de 2018 | 00:29
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Ya no es menduco
    3
  2. Jajaja siempre le tenemos que hacer ganar algo esto chilenos
    2
  3. Grande Lelio.
    1