Crece la maraña judicial del ítem aula

El lunes volverá a jugar fuerte en las escuelas, si hay paro. Pero está lejos de definirse en la Corte si es constitucional o no. Hay dudas respecto de los plazos y una cuestión previa a resolver: la impugnación del SUTE contra la decisión de resolver la causa en plenario.

El famoso ítem aula está cada vez más envuelto en una maraña judicial que torna difícil predecir cuándo se sabrá si, para la Corte, es constitucional o no.

En el terreno real, el descuento para los docentes que no vayan a trabajar, goza de muy buena salud. El lunes jugará fuerte en las escuelas, si es que el SUTE convoca a un paro. En ese caso, el que no asista, perderá automáticamente el 10 por ciento del sueldo.

Pero en el mundo de la Justicia, las cosas están mucho menos claras. El gremio planteó una acción de inconstitucionalidad a fines de marzo de 2016, la cual, casi dos años después, está lejos de resolverse.

La causa estuvo muy cerca de definirse en diciembre, cuando, en el filo de que se vencieran los plazos para que la Sala II de la Corte provincial dictara sentencia, el Gobierno provincial pidió que no fuera una sala, sino el plenario de miembros del alto tribunal, el que dictara el fallo.

En medio de una fuerte polémica, la Corte accedió al reclamo del Gobierno y el nudo se volvió a atar. O lo que es peor: hay un nudo nuevo, que habrá que desatar antes.

El nuevo nudo

Sucede que, en diciembre pasado, el SUTE impugnó la decisión del presidente de la Corte, Jorge Nanclares, y el titular de la Sala II de la Corte, José Valerio. Nanclares y Valerio habían aceptado entonces el llamado a plenario, pero el gremio introdujo un incidente de nulidad, debido a la injerencia del Poder Ejecutivo, que consideraban ilegal e incluso fuera de plazo.

De este modo, el primer punto a tratar por los miembros de la Corte es esta impugnación del SUTE. Recién después llegará el momento de discutir la "cuestión de fondo".

En la Corte hay cierta desorientación. Algunos miembros se están preguntando entre sí cuál es el paso que sigue. Hay dudas respecto de quiénes tiene que ocuparse de contestarle al SUTE: la Sala Administrativa (compuesta por Nanclares, Valerio y Pedro Llorente) o el pleno de la Corte. Tampoco nadie define cuáles son los plazos que corren para dictar sentencia

A pesar de todo, un trascendido surgido ayer en tribunales dice que la semana que viene, o en los próximos días, la Corte llamaría a "autos para resolver". Por lo menos habría a partir de entonces una certeza: dentro de los cinco días hábiles posteriores a ese llamado, se tiene que resolver la nulidad planteada por el SUTE.

Ahora, el tiempo que demorará el fallo definitivo, ese sí que no se conoce.

Paralizado

El stand by que metió el gobernador en diciembre frenó una sentencia que estaba a punto de salir. Mario Adaro y Omar Palermo, dos de los tres miembros de la Sala II, habían "ensamblado" y emitido formalmente sus votos sobre el ítem aula. Sólo faltaba que votara Valerio.

La decisión de Palermo y Adaro se había filtrado también: declararían el ítem aula "constitucional, pero con excepciones". En ese contexto fue que Cornejo pidió el plenario, y la Corte, en el mismo día, aceptó.

Todo pasó el 15 de diciembre. El SUTE adujo en su impugnación que ese día se vencía el plazo para dictar sentencia y habló de un "golpe institucional". La Corte adelantó una desmentida: dijo en un comunicado que el plazo se vencía, en realidad, el 20. Y explicó oficialmente que había aceptado el planteo del Gobierno porque "la cuestión a resolver involucra un gran número de docentes públicos de la provincia".

En virtud de esta cronología, cuando la Corte reactive la causa, y si la impugnación del SUTE es rechazada (desenlace más que probable), cinco de los siete miembros deberán votar a favor o en contra del ítem aula.

El parcial es 2-0 a favor del gremio, que evidentemente estaba conforme con la "constitucionalidad con excepciones" que iban a imponer Adaro y Palermo en la Sala II. Ahora, para que se mantenga ese resultado en el plenario, el SUTE requerirá dos votos más.

Y el "ahora" es una forma de decir. La Corte primero deberá aclarar si correrá para la emisión del fallo el plazo de 60 días, o uno mayor. 

Los 60 días corresponden a un fallo plenario, pero en este caso, hay un mix: la causa empezó en una sala y va a terminar en el pleno. En consecuencia, los ministros que ya votaron tuvieron, cada uno, 20 días para decidir, mientras que los que todavía no lo han hecho, tendrán apenas 8.

Esta es una duda importante a definir. Y queda un matiz sobre el voto de Valerio. Para el juez más nuevo de la Corte estaba a punto de agotarse el plazo de votación antes de que Cornejo pateara el tablero. Por ello, desde el momento en que se reactive la causa del ítem aula, tendrá tres días para definir su postura.

Opiniones (1)
21 de julio de 2018 | 09:47
2
ERROR
21 de julio de 2018 | 09:47
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El poder judicial es corrupto y manipulado por Cornejo
    1