Correr para divertirse: una tendencia que pisa fuerte

Cuando entrenar es una fiesta. Ponerse las zapatillas para descubrir la ciudad con una banda de sonido de cumbia es posible.

Una experiencia en Buenos Aires, de una reconocida marca, cuando correr es una fiesta y debe replicarse

 Nike cuenta con su Run Club, un grupo de running dirigido por entrenadores especializados, cuyo objetivo es que los corredores alcancen su mejor rendimiento y velocidad... pero, sobre todo, que se diviertan.

Cumbia pop, cotillón, pelucas multicolores y cualquier accesorio estridente que acompañe. Cumbia pop y zapatillas. Allí, todo es fiesta y diversión. Esa parece ser la consigna del Nike Run Club Buenos Aires (NRCBue), con sede en el Alto Palermo, que dos veces por semana (martes y jueves a las 19.34 -¡sí, 19.34!) junta a corredores desde los 20 años en adelante. Incluso, algunos son más grandes y también se animan a dejar atrás viejos prejuicios. Todos evidencian un estado descontracturado y distendido. Todos buscan lo mismo: pasar un buen momento, donde la música rige el ritmo de una corrida por las calles de Palermo hasta el Rosedal, ida y vuelta. "Vamos que ya salimos. ¡A no quedarse, eh! Salimos todos juntos y cada uno sigue su ritmo". La voz de Santiago Chao se expande con estruendosa amplitud desde el altoparlante manual, para tapar la música que acompaña la fiesta que está a punto de empezar.

RJtuMQMOf 1200x0 1

 En realidad, la fiesta ya empezó hace más de media hora. La esquina de Arenales y Coronel Díaz, en Palermo, se colmó de zapatillas, calzas y tops, pantalones cortos y remeras de colores fluor, otras blancas y algunas negras. Estudiantes, empleados y profesionales buscan dejar atrás los compromisos personales y laborales con la misma receta: correr al aire libre, correr libres, sin ataduras, ni presiones. Incluso, sin la dictadura del reloj. Para eso están los coaches y los 10 pacers que se encargan de que uno no tenga otro compromiso más que relajarse y disfrutar, para dejar atrás la rutina diaria, las presiones, las reuniones y las materias de la facultad. Cada uno tiene una motivación propia para estar allí, aunque todos quieren reírse y relajarse para huir de las obligaciones.

Qué más se puede pedir? ¿Qué más se puede exigir? Algo, sí: animarse a vivir una experiencia tan lúdica como enriquecedora en la que el cuerpo y la mente se unen en un tobogán de sensaciones cargadas de adrenalina y placer. Al final de cada sesión, los rostros hablan por sí solos, la felicidad desbordante da su veredicto: fue un día ganado.

H180zXGOG 1200x0 1

¡No, no es un error de tipeo! ¡Es así! La idea de este grupo de entrenamiento es romper con la rutina a medida que las zapatillas repiquetean felices por el asfalto, el pasto y la tierra de la ciudad. "Acá, somos todos iguales. Corren personas de todos los niveles. Desde aquellas que recién se suman a esta actividad a corredores más avanzados. Hay lugar para todos, es muy integrador. La idea es desmitificar un poco esa falsa mirada que indica que correr es aburrido. Se entrena de una manera divertida, pero se entrena fuerte dándole una cuota festiva", explica Santiago Chao, uno de los coaches del NRC Buenos Aires.

laro, nadie quiere perderse la oportunidad de sentirse verdaderamente libre por un buen rato. "Si bien es un grupo de corredores, la idea es que sea lo más personalizado posible. Por eso la presencia de los pacers, porque en un mismo entrenamiento vienen corredores que están preparando su primer maratón a otros que recién están dando sus primeros pasos. En ese sentido, los dividimos en tres niveles: uno para el que recién empieza, y dos más para los que ya tienen un tiempo más corriendo", agrega Chao, mientras uno de los fotógrafos lo retrata con un gesto ampuloso pero cordial.

"¡Dale, vamos! Seguimos. No nos quedamos que falta un poco más. ¡Cada uno a su ritmo!", lanza y autoriza al grupo a cruzar la Avenida Las Heras. Atentos, los pacers alientan a los corredores al sonido de sus palmas. "Lo lindo de todo esto es que nosotros, los pacers, motivamos, pero ellos, los corredores que se inscriben para ser parte del NRC, hacen lo mismo con nosotros. Se da una gran retroalimentación", cuenta Magdalena Pusso. Magda tiene 21 años y corre desde los 16. Ahora, por un intercambio de su universidad, vive por unos meses en Madrid donde también participa del club de Nike. "Es una manera de llevar el running por diferentes partes del mundo. El año pasado participé de una carrera en equipo en Portland, Estados Unidos, y en nuestro grupo había pacers de México y Brasil. Es una comunidad global", dice. Y añade: "Más allá de los coaches y los pacers, creo que el grupo lo hacen los corredores que se suman. Ellos se suman de manera gratuita a través de la aplicación de Nike+ Run Club (https://www.nike.com/ar/es_la/c/nike-plus/running-app-gps). En la parte de eventos, se selecciona la ciudad, uno se inscribe y listo... o bien desde el sitio nike.com/buenosaires".

RkDoMmzdf 1200x0 1

La lógica de este club de corredores global es formar una comunidad integral, donde la actividad física invita a explorar el físico, la mente y la voluntad de cada integrante. El NRCBue tiene desde 50 corredores a más de 120 en una misma sesión. Y cada sesión tiene un objetivo distinto: desde trotes tranquilos y suaves, a pasadas y trabajos de técnica, hasta fondos un poco más largos. Hay para todos los gustos y niveles. Es tan igualitario como democrático: todos hacen el mismo tipo de entrenamiento, pero cada uno en función de su objetivo y nivel físico.

"El NRCBue es una idea revolucionaria de Nike para correr con pacers y dos coaches principales, que ejecutan la planificación del recorrido por la ciudad y por las calles de Buenos Aires, para descubrirla sin olvidar el rendimiento y las posibilidades de pasarla bien con una buena marca", detalla Néstor Coco Suárez, el coach general.

"Al grupo vienen personas de lo más disímiles y con edades muy variadas. Correr es tan bueno, es una actividad total porque te hace trabajar todas las áreas: física, mental, motivacional y cognitiva. Es como el aloe vera, tiene muchas propiedades y todas son fantásticas", continúa el entrenador, mientras divide a los grupos para hacer un trabajo de pasadas sobre una larga recta en Avenida Figueroa Alcorta y Sarmiento. Del otro lado se muestra imponente el Plantario de Buenos Aires con su cúpula surcada por luces multicolores.

"¡Vamos chicos, anímense a correr! Los pacers los van a acompañar a hacer los 400 metros. Hidrátense bien que hace calor. No se vuelvan locos, acá estamos para disfrutar un rato del aire libre. Aprovechen y relájense", advierte.

RyeTzQfOG 1200x0 1

Para Cinthya Benítez se trata de un espacio complementario a su entrenamiento. "Corro desde 2014. Iba al gimnasio y una compañera de trabajo me decía de correr al aire libre. Mi primera carrera fueron los 21k de Nike, en 2015. En la misma carrera, en 2016, pude bajar mi marca 5 minutos", detalla la abogada de 33 años. "Hoy siento un espacio para mejorar y correr con amigos. Acá nos juntamos abogados como yo, estudiantes que recién empiezan la facultad, profesionales y empleados", sostiene. El caso de Benítez se asemeja al de Eliana Cantelmi, de 31 años. Nacida en Arrecifes, cuenta que corre desde chica, pero dejó y retomó hace unos años. "Me sumé al NRC, simplemente, porque me gusta hacerlo sola y en equipo. Una y otra forma de hacerlo me ayudan mucho. El NRC es una de las cosas más gratificantes que me dio el hecho de mudarme a Capital Federal. Los coaches y los pacers te ayudan, no sólo a correr mejor, porque te acompañan en el momento en que corrés, sino que están al pie del cañón más allá de una corrida grupal que termina siendo un grupo de amigos", explica Cantelmi.

Mauro Lezcano, 31 años, corre desde 2014. "Antes iba al gimnasio y trotaba, hasta que conocí el NRC de Nueva York. Me gustó la buena onda que tenía el grupo con personas nuevas como yo y mi novia, que nos habíamos anotado desde la aplicación para conocer la ciudad corriendo", reconoce Lezcano, quien arribó al NRCBue una vez que regresó a la Argentina. "El grupo me ayudó para que Sabrina, mi novia, se sumara. Hoy lo hacemos juntos. Cada uno tiene un objetivo diferente, pero disfrutamos de compartir un grupo de amigos, donde me divierto desde un punto de vista social hasta para lograr un objetivo".

SJM9fmzOf 1200x0 1


Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 02:43
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 02:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"