Deportes

Los ensayos de Barcelona inician la Fórmula 1

Poco más de tres meses después de la última bandera a cuadros, Montmeló dará el pistoletazo inicial a la temporada de la Fórmula 1.

Poco más de tres meses después de la última bandera a cuadros de 2017, un nuevo año de la Fórmula 1 empezará a tomar forma mañana con los ensayos de pretemporada en el Circuito de Barcelona, en lo que será la primera cita del año entre Mercedes y Ferrari, nuevamente favoritos al máximo título del automovilismo.

"El escenario ideal sería avanzar sin tener que preocuparnos por el resto, no me ofendería si fuera el caso", dijo el alemán Sebastian Vettel, el piloto estrella de Ferrari, ligeramente sonriente.

Vettel, de 30 años, arranca por cuarta vez una temporada con Ferrari. El año pasado, el de Heppenheim lideró buena parte de la temporada pero finalmente sucumbió ante la consistencia de las "flechas plateadas". El equipo italiano, con un bólido con reformas más audaces, pretende cerrar la brecha este año.

"La gran diferencia este año es la atención al detalle", comentó Vettel. "Creo que ahí hemos dado un gran paso adelante", añadió el cuádruple campeón del mundo.

Los primeros cuatro días de entrenamiento comprobarán si eso es cierto. Tanto Ferrari, que mañana arrancará con Kimi Räikkönen, como Mercedes, que tendrá en la mañana a Valtteri Bottas y en la tarde al campeón Lewis Hamilton, buscarán probar los puntos fuertes de sus modelos y, desde luego, haber erradicado los débiles. Nada distinto, por lo demás, a lo que quiere Red Bull.

Los tres equipos parten como los principales favoritos, con Mercedes y Hamilton un paso adelante, al menos en el papel. Toto Wolff, el jefe de la escudería alemana, rechaza la idea: "Todo comienza de cero". Por lo demás, los equipos prueban mucho pero revelan más bien poco. El secretismo reina.

Las reglas no cambiaron tanto. Algunos cambios, como la presencia de niños en vez de azafatas en la grilla de partida, serán fácilmente percibidos por los aficionados el próximo 25 de marzo en el Gran Premio de Australia, la primera carrera del año. Otros, como la restricción de solo poder usar tres motores, serán más técnicos.

Aunque el gran cambio de este año es la introducción del llamado "halo" en el cockpit, la protección que se incorporará justo delante de la cabeza del piloto. Una innovación que no es particularmente apreciada por Wolff, que si pudiera la eliminaría.

En el caso de Mercedes, los ingenieros debieron trabajar duro para integrar los seis kilos al bólido y garantizar, a la vez, que la capacidad carga de peso del chasis sea similar a la de un autobús de dos pisos.

Algunos corredores criticaron el sistema porque reduce la visibilidad y cambia por completo la fisionomía del coche cuando el riesgo de recibir un impacto en la cabeza es mínimo.

Sin embargo, la Federación Internacional de Automovilismo (FIA) aprobó su introducción y está convencida de que servirá para evitar capítulos trágicos.

Pero no solo hay detractores. Nico Hülkenberg, por ejemplo, celebra el cambio. El piloto alemán, de 30 años, quiere además romper esta temporada el récord de más carreras disputadas (137) sin podios.

"Estamos en una buena posición", dice el piloto de Renault. "Siéntenme en el auto", pide el germano, con evidentes ganas de que la acción comience. Lo mismo desea el español Fernando Alonso, que quiere dejar atrás años de frustraciones con McLaren.

El MCL33 de McLaren contará por primera vez con motores Renault y exhibe los clásicos colores naranja papaya y azul del equipo británico. Si estos cambios son suficientes para volver a ser competitivo, se comenzará a develar pronto.

Jens Marx (DPA)


Opiniones (0)
26 de mayo de 2018 | 19:28
1
ERROR
26 de mayo de 2018 | 19:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"