Narcovalijas: buscan al misterioso "señor K" en Alemania

El líder de la operación narco que se desarrollaba en la embajada rusa en Argentina permanece prófugo. La última información que manejan los investigadores es que estaba en Hamburgo.

La operación "12 reinas" estuvo bajo siete llaves hasta ayer. Tras el hallazgo de las 12 valijas con 389 kilos de cocaína en la escuela de la embajada rusa en Argentina, el ministerio de Seguridad puso en marcha una ingeniosa estrategia de inteligencia en donde cambiaron la droga por harina y colocaron un GPS para seguir las valijas. Una vez que llegaron a Moscú detuvieron a tres personas y en Buenos Aires a otras dos. Pero de la banda narco, conformada por diplomáticos y policías, faltaría una pieza clave: el "misterioso señor K", quien se encuentra prófugo.

La cabeza detrás de esta trama narco sería un empresario ruso, que vive en Alemania y tiene pedido de captura por parte de Rusia. Según consignó Clarín, la pantalla con la que tapaba su contrabando era el comercio de bebidas alcohólicas exclusivas. Hasta ayer a la noche, los investigadores apuntaban que el "misterioso señor K" se encontraba en Hamburgo.

Su principal socio en este negocio era Ali Abyanov, que trabajó como tesorero de la embajada hasta 2016. Cuando se jubiló, volvió a Moscú. Fue uno de los tres detenidos en suelo ruso. También arrestaron a Vladimir Kalmykov y a Ishtimir Khudzamov. En Ezeiza, cayó un subinspector de la Policía de la Ciudad, Ivan Blizniouk, y su colaborador Alexander Chikalo.

La investigación empezó en diciembre de 2016, cuando el embajador ruso en Argentina, Víctor Koronelli , descubrió las valijas en un depósito del "Colegio Adjunto de la Embajada", ubicado en el barrio porteño de Recoleta. El diplomático le avisó a la ministra de seguridad Patricia Bullrich, quien junto al jefe de Gendarmería, Gerardo Otero, y el juez Julián Ercolini constataron que los 360 panes tenían cocaína de "máxima pureza".

Para lograr dar con los miembros de la banda narco, reemplazaron la droga con harina comprada en el Mercado Central y las dejaron igual a como estaban originalmente. No querían levantar sospechas. En los paquetes colocaron dispositivos de rastreo para poder seguirlas hasta Moscú. 

Una vez listas las valijas, empezó una instancia de vigilancia minuciosa. Con las escuchas telefónicas constataron que los narcotraficantes querían sacar la mercadería por la vía diplomática. Y es en esta instancia en donde entró en acción el "señor K", como figura principal en la causa. Aunque el plan se frustró, el líder intelectual está siendo buscado por Interpol.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 14:44
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 14:44
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"