Deportes

El Barcelona más pragmático: ¿suficiente para ganar la Champions?

Stamford Bridge asistió a la versión más resultadista del Barcelona, la mostrada en el último mes, y cabe preguntarse: ¿Es suficiente para ganar la Champions?

Stamford Bridge asistió el martes a la versión más pragmática y resultadista del Barcelona, la mostrada por los azulgranas en el último mes, y hoy cabe preguntarse: ¿Es suficiente para ganar la Liga de Campeones?

El técnico español Ernesto Valverde diseñó para el Barcelona un conjunto "científico", un equipo solidario y competitivo que no seduce, pero que consigue resultados. Como el 1-1 del martes en campo del Chelsea que le acerca a los cuartos de final de la máxima competición continental. No enamora como antaño, pero sigue vivo en la carrera por el triplete.

La cuestión es ver si en la Liga de Campeones será suficiente con mostrar esa versión, una incógnita que sólo se resolverá con el paso de los partidos. Por ejemplo, al Real Madrid le alcanzó en 2014 y 2016. No necesitó jugar bien, sino aplicar gen competitivo y tener alguna dosis de fortuna.

Suerte también tuvo el Barcelona en Stamford Bridge, pues igualó cerca del final con un regalo de la defensa local y, por supuesto, el talento de Andrés Iniesta para asistir y el impecable golpeo de pelota de Lionel Messi para definir. El Chelsea estrelló dos balones en los palos y ya se empieza a hablar de "la flor de Valverde", terminó acuñado para definir la suerte de un entrenador.

Messi vs Chelsea Champions

La prensa de Barcelona asume que el equipo azulgrana no seduce. "Supo salir vivo de una emboscada mortal y demostró en Stamford Bridge que, a pesar de que tiene días muy exquisitos, es también el Barça más pragmático y también más curtido de los últimos años", opinó hoy el diario "Sport".

Según "Mundo Deportivo", "el Barça de Valverde juega más protegido" y añadió que "seguramente estos futbolistas todavía están bajo el síndrome de la temporada pasada cuando en París y Turín le marcaron siete goles".

Hasta Iniesta sostiene un discurso sin exquisiteces. "No hay otro secreto: todos los partidos son complicados y cualquier cosa penaliza mucho", recordó.

Lo cierto es que el Barcelona mostró durante el último mes su lado más débil. No marca más de dos goles en un partido desde el 21 de enero, cuando venció 5-0 en campo del Betis, y generalmente está resolviendo sus encuentros a base de resistir, agruparse, mantener el orden en su extraordinaria presión y aprovechar alguna de sus pocas ocasiones, generalmente en el tramo final.

Mientras, Valverde demuestra tener poca confianza en su banquillo y una prueba es el francés Ousmane Dembélé, un fichaje de más de 100 millones de euros. Reapareció de su lesión el 11 de febrero ante el Getafe, con 30 minutos de juego, y desde entonces no volvió a entrar. Ante el Chelsea, su entrenador prefirió sacar en la segunda parte a Aleix Vidal.

Además, el Barcelona echa de menos en la Liga de Campeones a Luis Suárez, quien todavía no anotó un solo tanto en la presente edición del torneo. El equipo azulgrana lleva apenas dos goles fuera de casa en esta Champions.

Pero los números son tozudos y este Barcelona permanece en la carrera hacia el triplete: es líder sólido de la Liga española, jugará la final de la Copa del Rey y se acercó a los cuartos de final de la Liga de Campeones con su valioso empate ante el Chelsea. De momento le alcanza con lo que hace.

Alberto Bravo (DPA)


Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 13:28
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 13:28
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"