Quieren a un fiscal y no a Laura Alonso en el caso Díaz Gilligan

El massismo reclamó una actuación judicial y no de la Oficina Anticorrupción, que comanda una funcionaria afín al Gobierno.

En medio de la polémica por la supuesta cuenta del subsecretario de Presidencia, Valentín Díaz Gilligan, desde la oposición reclamaron que sea un fiscal y no la Oficina Anticorrupción (OA) quien tome el caso.

"Basta de circo para evadir los temas de corrupción que los involucran", advirtieron desde el massimo.

El Frente Renovador se sumó así al debate que involucra al funcionario. Reclaman que el funcionario deje el cargo y aclare su situación en la Justicia en lugar de hacerlo ante la OA.

Los legisladores Graciela Camaño, Carla Pitiot y Alejandro Grandinetti se expresaron en las redes sociales sobre el caso del funcionario que no declaró su participación en una empresa que tuvo 1,2 millones de dólares en una cuenta en Andorra, según reveló la semana pasada el diario El País.

"Estamos en presencia de la posible comisión de un delito. Debe actuar un fiscal, no Laura Alonso. Basta de circo para evadir los temas de corrupción que los involucran", se quejó Camaño.

Por su parte, Pitiot advirtió que "Díaz Gilligan se suma a la lista de funcionarios del Gobierno que ocultaban cuentas y millones de dólares en paraísos fiscales", y agregó que "hoy la Oficina Anticorrupción tiene la oportunidad de demostrar independencia".

La OA ya investiga el caso

La OA notificó el pasado viernes a Díaz Gilligan la apertura de un expediente para investigar al caso, al tiempo que pidió autorización al Ministerio de Justicia para acceder a los anexos reservados de la declaración jurada del funcionario.

El "ok" de la cartera que conduce Germán Garavano llegó esta mañana y según fuentes consultadas por Infobae, allí habrían detectado que el hombre no había declarado el depósito de 1,2 millón en Andorra.

Fuentes oficiales confirmaron a Infobae que el presidente Mauricio Macri evalúa en estos momentos qué sucederá con el funcionario. En principio hay dos alternativas. La primera es la de su desplazamiento, exigida por los socios del PRO en Cambiemos; la segunda es pedirle a Díaz Gilligan que tenga un gesto de grandeza y solicite una licencia.

El Gobierno no pone las manos en el fuego

Tal como lo hizo días atrás el jefe de Gabinete, Marcos Peña, el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, aseguró que el Gobierno "no está para apañar a nadie" en relación a la denuncia en contra del funcionario.

Frigerio advirtió que si la Oficina Anticorrupción establece que no actuó de acuerdo a las atribuciones de un funcionario público, "tendrá que dar un paso al costado".

Frigerio aclaró no obstante que Díaz Gilligan "hizo lo que tenía que hacer, que era presentarse ante la Oficina Anticorrupción con documentación". "Ahora hay que esperar unas pocas horas hasta que la OA plantee si hubo alguna razón que justifique la renuncia".

Opiniones (2)
23 de mayo de 2018 | 13:45
3
ERROR
23 de mayo de 2018 | 13:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Mejor...... excelente idea
    2
  2. Me parece muy buena idea, sería todo mas creíble,habría que buscar alguno a fin con el gobierno
    1