Cayó narcopolicía que trabajaba de DJ

Se hacía llamar "Alex, la voz romántica" en un programa de radio. Estaba prófugo hace dos años.

 Un policía bonaerense que conducía un programa radial de música romántica, pese a estar prófugo poco más de dos años, luego de ser acusado de asociarse a los narcos que debía controlar, fue recapturado al cometer un error cuando subió a Internet una canción para sus seguidoras.

Fuentes de la secretaría de Seguridad de la Nación informaron que se trata de Alejandro Ariel Fuentes (51), quien nunca ocultó su condición de policía, aunque decía que se había retirado y se presentaba como remisero, disc jockey y animador de fiestas.

Todo comenzó cuando Fuentes fue asignado a investigar y controlar el narcotráfico en la villa Borges, una de las zonas "más calientes en materia de seguridad" que tiene el partido de Vicente López, según afirman desde hace años voceros del municipio.

El asentamiento forma parte de la zona denominada Loma de Roca, cercana al cementerio municipal, entre la avenida Mariano Pelliza, Juan B. Justo, la colectora de la ruta Panamericana y Díaz Vélez, en cuyos pasillos corre la droga que debía controlar Fuentes.

Según los pesquisas, luego se estableció que Fuentes, en realidad, cubría a los que "movían la falopa en la villa" durante sus turnos de guardia, para que hicieran el negocio con tranquilidad y no dejaba que otros policías intercedieran en la actividad de los traficantes.

Así, se abrió una causa caratulada "encubrimiento agravado y comercialización de estupefacientes", a cargo de la fiscal Cecilia Chaieb, de la Unidad Funcional de Instrucción y Juicio Especializada en Investigaciones de Drogas Ilícitas de Vicente López, y Fuentes quedó en condición de prófugo el 13 de noviembre de 2015.

Cuando las autoridades municipales se enteraron de esta situación, se le solicitó al subsecretario de Políticas de Seguridad e Intervención Territorial de la Nación, Darío Oroquieta, quien había cumplido funciones en el partido, que interviniera para lograr la captura del policía, ya separado de la fuerza.

Entonces se le dio participación al Comando Unificado Federal de Recaptura de Evadidos (Cufre), que funciona en la órbita de la Secretaria de Seguridad, a cargo de Eugenio Burzaco.

Tras una investigación, el comando determinó que Fuentes había llegado a manejar el tráfico de drogas en el asentamiento y que, para ese entonces, había cambiado de domicilio en cuatro oportunidades, moviéndose entre las localidades de Munro, San Fernando y José C. Paz, en la zona noroeste, y luego en San Justo, donde fue finalmente capturado.

Los detectives rastrillaron las redes sociales y dieron con un perfil a nombre de Alex Fuentes, donde se observaba la foto de un hombre apoyado en un auto cuyo dominio estaba a nombre del prófugo.

Pese a que el buscado cambiaba la identidad de sus perfiles en las redes, el personal del Cufre lograba localizarlo siempre, especialmente porque Fuentes nunca ocultó su condición de policía -decía que se había retirado-, y se presentaba como remisero, disc jockey, animador de fiestas y fanático de los cantantes Ricardo Arjona, Ricardo Montaner y Luis Miguel.

El policía estaba en pareja, pero mantenía chats privados de contenido erótico con varias mujeres que interactuaban con él en las redes sociales.

Un ligero descuido fue el puntapié para que se supiera la zona en la que se movía: si bien nunca había dado a conocer su ubicación, en una oportunidad, al subir a Internet la letra de una canción para sus seguidoras, no desactivó el GPS de su dispositivo.

Fueron diez minutos antes de que intentara subsanar el error, pero los investigadores ya habían advertido que se movía en la zona de San Justo.

Entonces, dispusieron un dispositivo de vigilancias y seguimientos de la pareja de Fuentes y hallaron el domicilio. Surgió, entonces, que Fuentes también tenía un programa de música romántica en la radio 102.5, FM Éxito, los domingos, de 20 a 22, que mandaba grabado y donde se presentaba como "Alex, la voz romántica".

En los últimos días y con todas estas evidencias, se estableció una vigilancia cerrada y los efectivos controlaban cada una de las salidas y regresos de la mujer a la casa.

En una de ellas, la mujer volvió presurosa a la vivienda, golpeó y quien le abrió la puerta fue Fuentes, que fue detenido por efectivos de la Delegación de Inteligencia Criminal de la Prefectura de Zona Río de la Plata cuando salió para ir a trabajar como remisero.

Télam

Opiniones (0)
17 de agosto de 2018 | 04:31
1
ERROR
17 de agosto de 2018 | 04:31
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"