Irrigación: El dique no afectará a los regantes del Valle de Uco

El subdelegado de Irrigación en el Río Tunuyán Superior, Jorge Murati, aseguró que la construcción y funcionamiento del futuro dique Los Blancos no representará menos agua para los productores del Valle de Uco. Por el contrario, señaló que habrá mejor disposición hídrica en primavera.

La construcción y funcionamiento del dique Los Blancos no representará “ninguna afectación para los regantes de la zona”, aseguró Jorge Murati, subdelegado de Irrigación en el Río Tunuyán Superior. “Incluso, estimamos que la construcción del dique compensador Los Tordillos, que es parte del proyecto Los Blancos, dará a los regantes del Tunuyán Superior una mejor disponibilidad de agua durante la primavera, que es cuando menos agua tenemos”, agregó.

Como responsable del río, el Departamento General de Irrigación trabajó en el informe de impacto ambiental que requiere la obra. “Hemos dejado bien claro cuál es nuestro marco de funcionamiento. La empresa que finalmente gane la licitación tendrá que ajustarse al plan de erogaciones (caudales suministrados para riego) que ya existe”, explicó Murati, y repitió: “La construcción del dique no puede ni va a generar ningún tipo de problema para los regantes”.

El proyecto del dique Los Blancos tiene más de 30 años y su construcción varios intentos fallidos. Sin embargo, todo pareciera indicar que esta vez va en serio. No sólo los gobiernos nacional y provincial han mostrado su interés, sino que hay varios grupos empresariales que ya manifestaron su interés en participar de la licitación para la construcción y operación de la obra.

A diferencia de años anteriores, el proyecto del dique Los Blancos presenta ahora dos cualidades que lo hacen atractivo. Por un lado, la necesidad real de energía que hoy tiene el país; por otro, el potencial de rentabilidad que representa la obra en este contexto de escasa energía.

El agua del Carrizal

La disponibilidad de agua en el Carrizal (Río Tunuyán Inferior) tampoco se verá afectada. “El dique no puede afectar al plan de erogaciones que ya existe y que asegura el nivel de agua que necesita el Valle de Uco y el Carrizal. No habrá ni puede haber ninguna disminución en los caudales”, aseguró Murati.

En cuanto a la pérdida de calidad del agua –el denominado efecto de “aguas claras”-, desde Irrigación aseguran que el dique no representará un riesgo. El problema del río Tunuyán es, justamente, el contrario. Como tiene un recorrido relativamente corto, desde las nacientes hasta los cultivos, arrastra mucho sedimento, lo que suele ser un problema para los regantes del Valle que todos los años tienen que limpiar canales y acequias.

En principio, todo indicaría que esta situación no va a cambiar una vez que el dique esté funcionando. Por un otro lado, el tamaño del espejo de agua que tendrá Los Blancos es chico –
poco más de 120 hectáreas- con lo cual el agua que llene el embalse no tardará mucho en volver al río, sin dar tiempo a precipitar sedimento. Por otro, la empresa que construya y opere la obra estará obligada –por contrato y para mantener la vida útil del dique- a “erogar por la capa inferior”, esto es, a usar el agua de la base del embalse para evitar que se acumule sedimento.

“Se han tenido en cuenta todos los puntos que hacen a la calidad y cantidad de agua, y van a estar presentes en el contrato que el gobierno firme con la empresa privada que gane la licitación”, explicó Murati.
Opiniones (0)
20 de julio de 2018 | 07:43
1
ERROR
20 de julio de 2018 | 07:43
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"