#AguaTurbia: Gota a gota, el backstage del escándalo de los negocios con el agua

Qué denunciaron, cómo funciona el sistema denunciado por la Oficina Anticorrupción y el rol de empresas, políticos, gobiernos y "expertos".

Claro como el agua. Hay una cosa que tiene consecuencias buenas y malas en una de las áreas más prestigiosas de Mendoza, que es el Departamento General de Irrigación, "el gobierno del agua". Un ente de rango constitucional con 100 años de vida ha dado una cantidad de expertos en la problemática y las soluciones hídricas que pocos países poseen. Eso ha hecho que Mendoza "exporte" cuadros al resto del país y del mundo. La institución en sí ha tenido sus momentos: algunos de mayor institucionalidad, fortaleza técnica e independencia partidaria y otros que no.

Aguas turbias. Uno de esos momentos que marcan una bisagra en la historia es el dominio del múltiple y poderoso operador Juan Carlos Mazzón, también sobre ese espacio de poder. Allí operó por intermedio de Jorge Villalón (en las sombras) y Eduardo Frigerio (formalmente). Ambos supervisaron el otorgamiento de obras a empresas, algunas nuevas, otras en formación, algunas como rémoras de las más grandes. Así empezó el círculo de muchas de las que ahora pueden mostrarse como "expertas" en obras hídricas. Aunque hubo tanto para repartir, que el amor entre Mazzón y Frigerio llegó a un punto de quiebre cuando empezó la puja por obras y ambos tenían opiniones distintas.

A la cloaca. No son pocos los que hoy recuerdan -a raí de este caso que no tiene nada que ver- las denuncias formuladas en le pasado reciente sobre los manejos de Irrigación. Ahora estará en la Legislatura uno de los principales denunciantes, como fue Marcelo Romano. Resta ver si aquello sirve hoy para replantear la forma en que se rige un organismo prestigioso, pero que puede haber caído en el manejo por inercia de grupos de poder encallados allí.

Aspersión. La usina de expertos que representa Irrigación es una bendición para todos, cuando se descubre que una mano lava a la otra y las dos lavan la cara, todos, con el agua de la misma provincia. Así, de acuerdo a lo que dimos a conocer esta semana entre una noticia de Clarín y la investigación sucedánea de MDZ, en base a una denuncia ante la Justicia Federal de la Oficina Anticorrupción, se puede advertir cómo empezaron a crear empresas de consultoría de obras hídricas, sin renunciar a los cargos estatales desde donde se deciden esas obras. Nadie discute la especialización de muchas de esas personas, pero hay una cosa que se llama ley y otra que se llama delito, y que sucede cuando la primera se ve incumplida. Recordemos que la denuncia de la Oficina Anticorrupción pone el eje en obras asignadas por $1.500 millones entre 2010 y 2015 a una empresa mendocina llamada Construcciones Electromecánicas del Oeste (Ceosa).

Dique de contención. El gobierno provincial tendió murallones para contener las aguas turbias del caso que involucra a la principal contratista de obra pública de Mendoza, Ceosa, y a una consultoría vinculada tanto a esa empresa como a instancias gubernamentales, Hydrotec. No querían que los tocara y le dejaron la tarea al titular de Irrigación, Sergio Marinelli, quien fuera el elector del ahora expulsado Fernando Gomensoro como su mano derecha en la nueva gestión. Lo rescató del reservorio de expertos que hay en la institución, en donde es respetado por su expertís. Y lo elevó, al punto de ser el único funcionario al que destacó, promovió y defendió, mientras pudo. Mientras aparecen datos sobre otros grupos de consultores que podrían estar en situación de "dobles agentes", asesorando sobre obras y adjudicándolas, Marinelli tuvo que interrumpir sus vacaciones para cortar por lo sano.

¡Cierren las compuertas! En el Poder Ejecutivo negaron de entrada que a ellos los alcanzara la denuncia de la Oficina Anticorrupción. Pero, por si las moscas, para no quedar salpicados por las turbias aguas del caso, mandaron a un alto funcionario a Buenos Aires a indagar sobre la causa. Volvió sin nada: o muchas preguntas o tranquilidad, eso es lo que habrá que determinar una vez que vuelva el gobernador Alfredo Cornejo de su viaje a Colombia junto al ministro de Economía, Infraestructura y Energía, Martín Kerchner, que es quien mantiene los vínculos del Estado -hoy por hoy- con las empresas constructoras. Eso sí: personeros del gobernador se enojaron con Clarín por poner una foto de él en una nota en la que, sostuvieron, no tienen nada que ver. Sostienen que de esa agua no han de beber y la quieren dejar correr.

La sequía. Lo que nadie calculó en Irrigación ni el Gobierno -al menos con la suficiente premura- es que el tal Gomensoro, amigo íntimo del empresario Fernando Porreta pero también afín al peronismo azul y hasta hace unas horas, de confianza de Marinelli, es que este hombre era quien llevaba adelante un pedazo de las negociaciones con La Pampa por las aguas del río Atuel. A Cornejo eso no le gustó. No se sabe, pero se calcula que la rápida decisión tomada en Irrigación para que la sangre de la investigación de la OA no llegara al río, no le habría caído mal al Gobernador. ¿Podría ser la sangría mayor al quedar trunca la mesa negociadora con los aguerridos pampeanos? La mayoría de los consultados por este Quincho dicen que no, que el estratega es Cornejo. Otros creen que hay que tomar precauciones.

Por goteo. La publicación inicial del periodista Alejandro Alfie en Clarín lógicamente despertó las alertas. Pero claro: solamente de los que tienen libertad para decir cosas en medio de una puja de intereses fenomenal. Un diario publicó media noticia, se arrepintieron y la borraron; otros oficiaron de voceros de las empresas y terminaron publicando el primer desenlace del seguimiento que le dio al tema MDZ, como fue la expulsión del cargo político que ocupaba Gomensoro. Otros, del grupo Ceosa, no solo no contaron lo de Gomensoro que los demás sí empezaron a contar, aunque con 4 días de atraso, sino que ¡publicaron el llamado a licitación de Irrigación para unos canales en Luján de Cuyo!

En el cauce. Alejandro Gennari es un radical que tenía un cargo en la conducción de Daniel Pizzi en la UNCuyo y, antes, estaba también en Irrigación, en donde sigue siendo consejero en esa institución por el río Mendoza. Hasta allí, no hay nada ilegal. Pero el asunto es que ha sido puesto en el brete porque llegó al viejo Prosap que ahora se rebautizó como UCAR y no tocó nada de lo que se hacía. Tiene cientos de empleados y solo confía en sus declaraciones juradas que dicen: "Juro por diosito santo que no soy consultor vinculado a empresas". Listo. Aprobado. Por eso está resistiendo la fuerza de la corriente y seguramente, buscando una explicación a cómo el Estado no cruza datos de las personas que trabajan en él, facilitando (aunque nadie podría decir que promoviendo) un sistema corrupto superpoderoso, que ha sobrevivido a los gobiernos, con unos como aliados y otros como víctimas.

Agua potabilizada. El "factor Iguacel". En algunas instancias del poder nacional se está mirando de reojo esto porque le exigirían al mendocino que cumpla con el "factor Iguacel". Se refieren a Javier Iguacel, un ingeniero en petróleo que Mauricio Macri puso al frente de la Dirección Nacional de Vialidad (DNV), un organismo que en la gestión kirchnerista estuvo a cargo de Nelson Periotti, pero bajo la órbita de José López, ahora preso por revolear bolsos de noche en un convento con plata presumiblemente ajena. Apenas llegó hizo un corte e investigó hacia atrás, cosa que no hizo Gennari (y muchos otros en diversos puestos en donde, en la campaña, vivían denunciando corrupción pero enmudecieron tras ganar y ocupar esos cargos). Iguacel dijo que él no embistió contra Lázaro Báez, sino "contra un sistema corrupto que funcionó en la Argentina y el Presidente quiere cambiar de raíz". Presentó en la Justicia más de 20 demandas, de las cuales una corresponde a un empleado que ingresó a Vialidad en este gobierno. "Lo habían contratado para inspeccionar a los inspectores, pero tanto los inspeccionados como los contratistas sostuvieron que pedía coimas. Lo echaron y ahora deberá dar explicaciones", contó sobre su última denuncia el diario porteño La Nación.

Remolinos. El periodista porteño Matías Longoni, especializado en temas agrícolas y colaborador de la agencia oficial de noticias Télam, tuiteó una vez que Clarín tiró el primer dato del periodista Alejandro Alfie sobre la investigación sobre el Prosap, Ceosa e Hydrotec. Sostuvo allí que "más allá de que seguramente hay mucho que investigar de las gestiones de la UCAR (una suerte de ministerio paralelo de Agroindustria que gestiona los créditos internacionales), es necesario contextualizar, porque en estos días hay una fuerte tensión política sobre ese organismo". Y agregó: "El macrismo más puro de Agroindustria quiere absorber ese organismo, ahora en manos de un radical mendocino y todavía con autonomía. Se dice que será convertido en Dirección Nacional, dependiente de la subsecretaría de Juan Miguens, de Coordinación Legal y Administrativa". Sembró en tierra bien regada la "pata política" del escándalo, que algunos agitan como para restarle importancia a la denuncia penal. Pero la Justicia tiene en sus manos lo que tiene, y deberá resolver. ¿Cuándo? Quién sabe.

En el charco. Lo que el gobierno no está sabiendo hacer es señalar que todo esto surgió en el gobierno anterior. Y no lo hace porque no cambió muchas cosas, al menos en estas áreas involucradas. Lo que viene tendría que ser dar la cara, dar vuelta como una media los organismos y terminar con un sistema pernicioso que le abre las compuertas a los negociados.

Inundados. Numerosas cuestiones laterales surgen a raíz del caso. Las empresas están preocupadas y ni qué hablar los consultores que empiezan a revisar sus bonos de sueldo y vasos comunicantes, con tal de que no se levante la perdiz en torno a sus incompatibilidades, si no legales, al menos éticas. Pero por otro lado, empresas manchadas, ¿pueden seguir optando por ser contratistas del Estado? 

Opiniones (10)
24 de mayo de 2018 | 04:12
11
ERROR
24 de mayo de 2018 | 04:12
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Para ?jodago?. Hay una larga lista de notas que lo invito a revisar. Sobre su advertencia, le sugiero esta: https://www.mdzol.com/video/780770-quien-es-el-funcionario-senalado-por-beneficiar-a-empresas-mendocinas/
    10
  2. "..es que el tal Gomensoro, amigo íntimo del empresario Fernando Porreta pero también afín al peronismo azul y hasta hace unas horas, de confianza de Marinelli,." - Que hay a$untos que están por encima de la coyuntura partidaria/parroquial, es una realidad que aquí tampoco muestra la excepción.
    9
  3. La gran ciencia de realizar zanjas.
    8
  4. Jodago Absolutamente de acuerdo con usted
    7
  5. TODO ESTO ERA UN SECRETO A VOCES, DESDE HACE AÑOS. EL ESPOSO DE PATRICIA GIMENEZ TAMBIEN CURRO BASTANTE POR AHI ME HACE ACORDAR A ROQUE GUIMENEZ Y MASTRASCUSA CON SU CONSULTORA INGE (O INCO)
    6
  6. Si hay algo que me satisface del Lic Cornejo, es que no se casa con nadie. Apenas aparece tufillo en alguna repartición, funcionario emanante, go out. Ahora leer que la Superintencia de Irrigación Mendocina, exhala honestidad, probidad, conocimientos que puede "exportar a otros países", como expresa la nota, es de ciencia ficción.
    5
  7. Nadie en Mza investigara nada porque la corrupción esta instalada en el Poder Judicial. Averiguen que paso con el contrato para informatizarlos por 4 millones de dólares y encontraran solo excusas.
    4
  8. Es inevitable que cada seis meses la corrupción de entes como irrigación salga a la superficie. Es tal el nivel de gangrena que es inevitable verlo cada poco tiempo.
    3
  9. Que laberinto, revisen, investiguen, sanciones, a los que corresponden. El Prosap-UCAR, fue y es una fuente de recursos muy bien utilizados, para la RURALIDAD, y con una unidad que ejecutó y ejecuta muchas obras. El medio se ha quedado en la triste pelea de entrecasa, si el funcionario es o no vendedor de influencias y pasan por alto que ni mencionan al artífice de los últimos 15 añosel ex director de UCAR JORGE NEME, que por sus decisiones pasaron más de US 30.000 millones, y decidio solo? Extraño que el Medio ni lo mencione al menos para poner la vara alta de investigar, NEME, decidió con los que administraron la obra pública nacional y con los Gobernadores COBOS, JAQUE, PEREZ, GIOJA, ALPEROVICH, ZAMORA, FELLNER, INSFRAN, COLOMBI. y más. QUE LA PELEA POR CEOSA no les nuble la visión, vamos a investigar en serio para que el PROSAP UCAR, continúe y mejore ese es el desafío BASTA DE MENDOPELOTUDECES
    2
  10. Esto es el resultado del cohecho, ni más, ni menos.
    1