U. Naranjo

Con ustedes, una genuina y extraordinaria maravilla

Todo parece haber sido contado. Sin embargo, cada tanto, aparece alguna maravilla que nos llena de estupor. Preparate para lo sencillo y lo majestuoso, lo hermoso y lo inolvidable.

"Todas las historias son ficciones. Lo que importa es en qué ficción crees", Orson Scott Card.

"Fácilmente aceptamos la realidad, acaso porque intuimos que nada es real", Jorge Luis Borges. 

Le creemos a la ficción, porque no es cierta; le creemos porque parece que no es cierta. O mejor: le creemos a la ficción porque es la única vía transitable para hacer más soportable la verdad: somos leves criaturas estúpidas rodeadas de ausencia y de la inmensidad del tiempo, que apenas nos concede un bocado antes de arrojarnos, malolientes y fríos, a una fosa del olvido.

Quijote molinos de viento

Por eso, buscamos abrigo en la ficción, consuelo en ese montón de mentiras ordenadas con estilo y somos, en el fondo, tan ingenuos, que en estas fantochadas encontramos el asombro que ofrecen las historias, aunque no sean ciertas, especialmente, si no son ciertas.

Es así: todo parece haber sido contado y, no obstante, nos predisponemos del mejor modo a escuchar y leer de nuevo las tramas ficcionales, porque es un hecho que necesitamos de ella para no enloquecer.

Sin embargo, y he aquí la maravilla, hay ocasiones en que la ficción y la realidad se potencian en un entramado que combina lo insólito, lo hermoso, lo genuino y lo verdadero.

Es el caso del extraordinario video filmado -hace unos años- por unos niños chilenos, mientras juegan a hacer saltos relatados con bicicletas. La grabación se volvió viral y muchos la disfrutaron.

No diremos más, para que lo vean y disfruten, si es que no lo conocen, especialmente, y si lo conocen, para que vuelvan a disfrutarlo.

Aquí les va: 

Como se observa, "Tarro se sacó la chucha" es una pieza admirable y grandiosa; al mismo tiempo es tan real y tan ficcional, que supera las posibilidades protocolares de análisis.

El video lo tiene todo: un héroe, un dramatismo inusitado, una puesta impar, personajes encantadores que evolucionan sin perder credibilidad, filmación en una sola toma -cámara en mano- ajustada al dramatismo, diálogos ajustados, desenlace inespereado y dramático y epílogo jubiloso.

Tarro y amigos

"Tarro se sacó la chucha", filmado en Talca, Chile, además, nos comunica con lo mejor que tenemos, nuestro mayor tesoro: la infancia, ese paraíso perdido, ese territorio de desafíos, generador de cicatrices y negador del olvido.

En menos de cinco minutos, estos hermosos niños chilenos enarbolaron una verdadera pieza de arte, que debiera ser estudiada en escuelas, círculos y universidades, por todos aquellos que aman las ficciones y las historias, la verdad y los ornamentos, el amor y la amistad.

La vida es hermosa, porque niños como Tarro y sus amigos siempre están corriendo riesgos para dejar el mundo mejor que como lo hallaron.

Ulises Naranjo.

El tarro

Pd.

Lo que vino después...

La publicidad de Tarro y sus amigos

El informe periodístico de Tarro

Opiniones (3)
20 de agosto de 2018 | 00:40
4
ERROR
20 de agosto de 2018 | 00:40
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Una maravilla de nota Ulises ... Sublime
    3
  2. ¡Che, che, che! ¡Momentito! ¿Quéseso de "maloliente"? Mira weón que ió cada feriado y día de guardar menjuago las partes, weón... Preciosa nota. Abrazo
    2
  3. ¡GRACIAS ULISES NARANJO.....!....ME REÍ....SENTÍ COSAS EN EL ALMA....QUE NI SÉ DONDE ESTÁ......PERO FUÉ TAN HERMOSA TU PUBLICACIÓN....!AUNQUE NO SIEMPRE ESTÉ DE ACUERDO!
    1