Deportes

Vélez: el infierno tan temido

El Fortín transita una crisis que, en el peor de los casos, podría terminar con el descenso a la B Nacional.

Con margen positivo todavía en relación con los cuatros hundidos en la tabla de los promedios, Vélez Sársfield atraviesa una crisis que invita a desandar los archivos y que en el peor de los casos podría desembocar en el descenso a la B Nacional.

Así de inquietante se presenta el escenario de un club que hasta no hace tanto destacó como un modelo institucional que expresado en el plano deportivo lo tuvo siempre en una confortable zona de pugna por los títulos y alejado de todo riesgo.

En esa perspectiva deviene pertinente poner sobre la mesa números y referencias.

Acumula Vélez 98 temporadas en Primera, 12 en la era amateur y 86 en la era profesional, de ellas 76 de forma consecutiva, lo cual supone que escolte a Boca en el escalafón de equipos argentinos que más veces han intervenido de forma ininterrumpida en la máxima divisional.

Vélez estuvo apenas tres temporadas en Primera B, desde 1941 a 1943, año en que consumó un sprint de 14 partidos invicto que el 5 de diciembre coronaron con el título y el consiguiente ascenso.

Desde entonces Vélez ha sido un permanente animador de Primera con un meteórico crecimiento que entre otros pilares consta de un estadio para casi 50 mil espectadores, una masa societaria que hacia 2016 superó la barrera de los 73 mil y la conquista de 16 títulos oficiales, la quinta marca más ganadora del fútbol argentino, sin contar que es uno de los 28 clubes que ha sido campeón internacional entre los más de 300 mil registrados en la FIFA.

En 2015 terminó el campeonato en el puesto 27mo. entre 30 participantes, pero lejos de las zozobras de un eventual descenso que hoy, sin estar a la vuelta de la esquina, tampoco deja de ser una amenaza real, tal como lo confesó hace unos días Mauro Zárate, un hijo de la casa que ha vuelto para aportar a la causa con buen rendimiento y goles.

Zarate

Sin embargo, pese al regreso de Zárate y al concurso de un entrenador respetable, como Gabriel Heinze, Vélez viene de perder con Chacarita y Patronato y quedar en el límite que separa a los equipos que en mayo seguirán en Primera o habrán descendido a la B Nacional.

En esa adversa condición hoy están, en orden creciente, Chacarita, Arsenal, Temperley y Olimpo, un poco más arriba Vélez, otra vez comprometido Huracán luego de ser goleado por Racing y caer con Rosario Central, y con algo más de oxígeno Tigre, Patronato, San Martín, Belgrano y Newell's.

Pero si hoy descendieran los cuatro últimos de la tabla de promedios, Velez arrancaría la temporada próxima de la Superliga del fútbol argentino en el grupo de los más expuestos, junto con Tigre, Belgrano, Huracán, San Martín y Patronato.

Con un plantel poblado de jugadores formados en la divisiones juveniles del club, un total de 19 que van desde los adolescentes a Francisco Ortega y Nazareno Bazán, de 18 años, hasta el patriarca Fabián Cubero de 39 y dueño del récord de presencias, Vélez deberá afrontar un calendario por demás exigente.

Será visitante de Belgrano, Racing, Arsenal, Colón, Temperley y San Martín de San Juan; y recibirá a River, Rosario Central, Estudiantes, San Lorenzo, Banfield y Argentinos Juniors.

Walter Vargas (Télam)


Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 06:51
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 06:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"