El formador de policías mendocinos: "Aún existe una cultura del dolor"

Alejandro Antón, director general del Instituto Universitario de Seguridad Pública de Mendoza, reflexionó sobre lo ocurrido con los cadetes de La Rioja y aseguró que esas prácticas están erradicadas en la provincia.

Luego de que doce aspirantes de la Escuela de Cadetes de la Policía de La Rioja fueran hospitalizados con severos cuadros de deshidratación y lesiones producto de una intensa jornada de entrenamiento y de que uno de ellos falleciera, desde Mendoza se aseguró que tales prácticas responden a una "cultura del dolor" instalada en muchos institutos formadores a partir de la cual se considera que "un joven que sufre será un mejor policía".

En una entrevista con MDZ Verano, ciclo que se transmite por MDZ Radio, Alejandro Antón, director general del Instituto Universitario de Seguridad Pública de Mendoza, reflexionó: "Si me preguntan por qué sucede esto es porque existe todavía en el plantel de docentes civiles o policías esta cultura del dolor, bajo la cual se cree que si el alumno sufre va a hacer un mejor policía; esto viene de la policía militarizada y no sirve absolutamente para nada. En Mendoza, de hecho, lo tenemos absolutamente erradicado". 

Para el formador de policías de Mendoza, el caso de La Rioja demuestra que dentro del elenco de instructores aún hay gente que vivió la realidad de la "policía militarizada" y simplemente la reproduce. "De víctima pasa a ser victimario", remarcó Antón. 

También llamó la atención sobre que la escuela de La Rioja, en medio del durísimo entrenamiento, dejó a varios alumnos a cargo de otros alumnos. "Eso es una barbaridad", calificó Antón; y continuó: "Desde la semana pasada empezamos a hacer una reflexión sobre este caso porque lo llamativo también es que los alumnos no lo denunciaron, el alumno es un civil y no un policía y hay que tratarlo como un civil". 

Asimismo, sostuvo que castigar al alumno con ejercicio físico hace que aquél empiece a tener una valoración negativa de la actividad física. 

Repasá la nota completa aquí:

Opiniones (6)
18 de junio de 2018 | 01:46
7
ERROR
18 de junio de 2018 | 01:46
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El miembro de la fuerzas de seguridad del Estado ,deberian ser linces , sabuesos, elegantes en sus proceder , instruidos ,entrenados . Y para eso , hacen falta manuales de formacion adecuados . Si pensamos como latinoamericanos solo tendremos esto .
    6
  2. Lamentablemente, las "fuerzas del orden" siguen siendo el camuflaje ocupacional para muchos trastornados. Pero de quién es la culpa: del chancho o...?
    5
  3. señor, pida al su gobierno que lo manden por unos días a las escuelas de policías, de Londres, EEUU o de Alemania y vendrá aturdido de tanto dolor y disciplina que aquí no saben ni cómo se escribe, comenzando por usted. De hecho la inseguridad en el primer mundo (Alemania y Londres) está controlada "sin armas". ¿Entendió? SIN ARMAS. Si habla de policías, vaya y presencie un robo armado en Manhattan y verá que el ladrón sale en una bolsa.
    4
  4. san ignacio.- Impecable su comentario.-
    3
  5. La verdad que la Policía de Mendoza es todo un ejemplo en su formación, salen de ahí super-policias, especializados en ciencias varias, después de técnicos son todos licenciados, y parece que este es el mejor titulo para los integrantes de la fuerza, ya que están todos licenciados, el mayor índice delictual de todo el país está en Mendoza, solo están para sacar servicios extraordinarios, no tienen ni la más mínima formación, no tienen capacitación don Antón, no tienen especialización, no tienen sentido de pertenencia y de servicio, son empleados del estado todos disfrazados de Rambos, que no saben diferenciar lo que es la prevención o represión del delito Ud. señor los sabrá señor, me gustaría que lo explique. La reforma del 99 que permite que un señor como Ud. sin la capacitación suficiente, este al frente de un instituto universitario de seguridad pública, que de instituto no tiene nada, de universitario menos y ni hablar de seguridad pública. La formación militar y o castrense no es mala en si misma, la tiene que impartir quien sepa del tema, eso de la cultura del dolor son palabras sin sentidos puestas en su boca para adornar una explicación de la que ni siquiera está convencido. Ud. esta allí solo para hacerse de un sueldo como militante político y nada más, Ud. No aporta nada señor al menos por lo que he leído ahora y he leído en otras notas que le han hecho. Mucho gre gre para decir Gregorio. Esto que digo, para nada justifica lo que se hizo en La Rioja, pero Mendoza y su fuerza Policial no es ejemplo de nada para opinar de nada, primero veamos los resultados, después hablen de que para lograr buenos resultados en materia de seguridad, es porque se los formo como se los formo, hasta ahora ha sido todo un desastre, vio don Antón. No le da señor un poquito de pudor ser el responsable de mandar a la calle jóvenes hombres y mujeres que se enfrenten con la realidad de la calle sin estar capacitado para ello. Y todavía tiene el tupe de habar de un Policía de otra provincia con la autoridad que le da el oráculo de la corrupta política. Por favor amigo quédese calladito, trabaje o haga que trabaja y vea como puede contribuir a mejorar lo suyo que da mucha vergüenza y pena.
    2
  6. Por experiencia mi marido dice que si están con el traste para arriba, es porque llevan mucho tiempo bailando. Por otra parte, hace tres décadas que la ciudadanía no ve, ni sabe nada de policías y militares y su necesaria instrucción. No olvidemos que nadie quiere un policía panzón que no pueda correr lo necesario para atrapar un delincuente, ni un militar de oficina para que nos arrasen cuando quieran, o unos marinos que salen por no perder su trabajo y mueren en el intento dentro de un submarino. Las cosas en su lugar y si un empleado no sirve, lo echan, si un principiante de las fuerzas debe decir me voy a tiempo, porque esto no es lo mío. Estamos acostumbraos a que las fuerzas de seguridad sean un curro más, y no debe ser así. Debe ser gente de élite que sirva ante cualquier circunstancia.
    1