Las 10 razones para visitar Budapest

La capital húngara se encuentra en la lista de destinos más bellos del mundo. ¿Por qué?

¡Recibí nuestro Newsletter!
Enterate de promociones, sorteos y los mejores consejos para hacer tus viajes mucho más placenteros y económicos.

Budapest es una ciudad que posee muchos motivos para ser visitada: mestizaje, elegancia y esplendor olvidado que la hacen muy atractiva.

A continuación vamos a definir varios de los puntos de interés que son imprescindibles para descubrir el encanto de Budapest. Algunos son muy conocidos, otros no tanto, pero todos ellos nos abrirán una ventana a las singularidades de esta fascinante ciudad

1. Tres ciudades en una. Budapest nació en 1873 de la suma de tres ciudades: Buda, Pest y Óbuda. Las dos primeras son las dos zonas principales de la ciudad, razón que le dan el nombre. Buda es la zona más antigua y elevada a lo alto de una colina; Pest es la zona nueva y con más vida por la noche.

2. Los leones del Puente de las Cadenas no tienen lengua. Y es que según dice la leyenda, la apertura de este puente generó mucha expectación -ya que unía las antiguas Buda y Pest por primera vez- y la inauguración fue todo un éxito hasta que un niño se percató de que los leones no tenían lengua. El pueblo comenzó a abuchear al arquitecto y éste se sintió tan avergonzado que se suicidó lanzándose al Danubio.

Leon sin lengua

3. El tercer parlamento más grande del mundo. El Parlamento de Hungría está tan solo por detrás del rumano y del argentino en cuanto a tamaño. Su construcción demoró el desarrollo económico del país a principios del XX y el interior está decorado con más de 40kg de oro.

4. La Gran Sinagoga, en el libro de los Record Guiness. A los húngaros les iban las cosas a lo grande, por eso también construyeron la que es la mayor sinagoga de Europa y la segunda más grande del mundo, por detrás de la de Nueva York. ¿Un detalle? Se destruyó durante la Segunda Guerra Mundial, pero gracias a incontables donativos -incluso de personalidades famosas- se pudo restaurar.

5. Autobús sobre aguas. Si hablamos de transportes, hay varias curiosidades, y una que nos llama la atención es el Amphicoach. Este autobús acuático inicia su recorrido en la Plaza Roosevelt y recorre los principales monumentos de la ciudad hasta llegar al Danubio... ¡Pero no para! Se lanza al agua y continua la visita.

Autobus sobre agua

6. Bicicleta de... ¡cerveza! Si el autobús era para dejar los ojos como platos, esta bici es para quitarse el sombrero. Las bicicletas cerveceras tienen una capacidad de 10 personas, que pedalean acompañados de un gran barril de cerveza. Resulta que Budapest no está muy lejos de ocupar el título a la ciudad donde más cerveza se bebe... un "honor" que ahora merece Praga.

7. Una auténtica Spa City. En 1994 mereció este título y eso es debido a la multitud de manantiales que alberga la ciudad. Las aguas termales han propiciado la creación de muchas termas y spas, de los mejores de Europa. ¿El más famoso? Géllert, de visita obligatoria.

8. Una panorámica que te dejará sin aliento. Se puede observar desde el Bastión de los Pescadores, un lugar perfecto para pasear tanto de día como de noche, y hasta para pararse a tomar algo y disfrutar de las vistas.

Budapest

9. Hospital secreto entre rocas. El Hospital militar de la Roca se construyó durante la Segunda Guerra Mundial bajo tierra, creando túneles para protegerse de los bombardeos. Este recinto permaneció intacto y hasta sirvió de refugio durante la Guerra Fría, ante el miedo a un ataque nuclear. Permanecería cerrado durante años pero, por suerte, hoy se puede visitar. ¡Está intacto!

10. Estatuas y monumentos curiosas. Por ejemplo, en Október Ucta hay la estatua de un policía imperial muy barrigón y dicen que quien les frota la barriga... ¡no engordará jamás!


Opiniones (0)
28 de mayo de 2018 | 02:54
1
ERROR
28 de mayo de 2018 | 02:54
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"