Cómo era "la sartén", el lugar donde entrenaba el cadete fallecido

El abogado defensor de la familia de Emanuel Garay, José Nicolás Azcurra, dialogó con MDZ Radio y brindó detalles sobre el avance de la investigación sobre lo ocurrido en la Escuela de Policía de La Rioja.

José Nicolás Azcurra, el abogado defensor de la familia del cadete fallecido tras un brutal entrenamiento para ingresar a la Escuela de Policía de La Rioja, dialogó con MDZ Radio y brindó detalles sobre el avance de la investigación sobre lo ocurrido.

"Los policías detenidos son 8. Ayer ampliamos la denuncia contra 6 cadetes de grado superior que eran los que ejecutaban las órdenes de estos policías", señaló Azcurra, quien no descartó que puedan sumarse nuevas detenciones.

Con respecto a la causa de muerte del cadete Emanuel Garay, Azcurra explicó que falleció por una "deshidatración extrema que provocó una insuficiencia renal aguda y llevó a una falla multiorgánica". "Ha habido varios casos en otros lugares del interior de La Rioja y en otras provincias. En Córdoba hay un cadete que está grave por un entrenamiento similar. Son prácticas habituales", agregó el letrado. 

"En el predio había una cancha de basquet a la que se llamaba 'la sartén', por el calor que concentraba en el suelo. Hacían que los cadetes entrenaran ahí, los obligaban a tirarse al piso y quemarse las manos y otras partes del cuerpo. Vamos a pedir una inspección ocular de ese lugar en particular", añadió Azcurra.

Por último, el abogado descartó que existiera alguna condición médica previa no detectada que pueda haber contribuido a la muerte de Garay. "Las pericias mostraron que era absolutamente apto; no tenía ningún tipo de patología preexistente. Murió por la deshidratación que le provocó el entrenamiento", cerró Azcurra.

Escuchá la entrevista completa:


Opiniones (3)
17 de agosto de 2018 | 16:36
4
ERROR
17 de agosto de 2018 | 16:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. El entrenamiento militar y quiza el policial es en muchos casos muy duro pero si bien sirve para formar fisica y mentalmente a la tropa jamas debe ser tal que la deje fuera de combate. Para eso basta con el enemigo. La formacion no debe infligir lesiones, la tropa debe estar sana para poder combatir. Cualquier entrenamiento que no contemple eso es inadecuado y el superior que lo imparte es o un inutio o un sicopata. El entrenamiento debe ser gradual y siempre con una fuerte carga moral, la que llevara al hombre a la fortaleza de rechazar una coima y si fuera necesario a entregar su vida en cumplimiento del deber. El entrenamiento debe ser acorde a la mayoria y el entrenamiento especial sera dado a los cuerpos especiales y de elite, quienes lo completaran en etapas posteriores a las de cadete. Señores de las policias, el mejor entrenamiento a sus cadetes debe ser el moral. Eso los llevara a cumplir con su deber mas alla del limite. El entrenamiento fisico adecuado y gradual que se requiere no implica lesionarlos y debe mantenerse durante toda la carrera policial, nada ganamos con que 5 años despues de salir de las escuelas se pongan tan gordos que no puedan moverse.Ya es hora de entender que el mando es un don que lleva al subalterno a seguir al jefe hasta la muerte y ese don no lo otorga un grado, se gana entre otras cosas con el respeto y el cuidado al subalterno. Los abusos y los errores en el ejercicio del mando suponen un gravisimo daño a las instituciones y se pagan muy caro, sobre todo por que terminan con la injerencia civil e los ambitos militar y policial.
    3
  2. Ningún civil y menos de las nuevas generaciones, jamás entenderá lo que es entrenamiento policial o militar. Más, cuando venimos de décadas enteras de desmantelamiento y desacreditación de esas instituciones y de un populismo vergonzante que queda al descubierto en éstos casos, por su incomprensión, ignorancia y desconocimiento de todo aquello que está fuera del ámbito civil. Si comenzaran con el servicio militar obligatorio, podrían acostumbrar a los civiles que entiendan que hay otras formas de vida, que les son ajenas y desconocidas. Parece que ver por TV una escena policial o militar sí les satisface y parece normal, pero cuando toca de cerca, ya no lo aceptan ni entienden. Este hecho aislado, es como pedir a un ciego que identifique colores.
    2
  3. Imagino que en Mendoza estas torturas están erradicadas. De todos modos, sería bueno que la preparación física la dirija un profesor de educación física.
    1