Video

Así huyeron los ladrones del tiroteo porteño

Una cámara de seguridad captó el momento en que los delincuentes salían de la joyería que intentaron asaltar. Una jueza, un empleado judicial y un ladrón resultaron baleados en el cruce con la Policía.

Una jueza laboral, un empleado judicial y un ladrón resultaron heridos esta tarde durante un tiroteo que se produjo en la zona de los Tribunales porteños, luego de que una banda que usaba sombreros de cowboy asaltara una joyería y se efectuaran unos 30 disparos, informaron fuentes policiales.

El hecho comenzó alrededor de las 14.15, cuando tres delincuentes robaron la joyería "Yoni", situada en Libertad 395, casi Corrientes, y al salir comenzaron a disparar contra dos policías de la seccional tercera que concurrieron al lugar porque habían sido alertados del hecho.

El video de la huida de los delincuentes:

Mientras los efectivos, que resultaron ilesos, pidieron refuerzos, el asaltante que había ingresado al local, otro que estaba de "campana" y un tercero que se encontraba a bordo de una camioneta Ford EcoSport negra iniciaron la fuga por la calle Libertad hasta Talcahuano.

En esa esquina, los asaltantes se cruzaron con efectivos en moto de la Policía de la Ciudad, chocaron con un auto y se produjo un tiroteo donde resultaron heridos la jueza María Alejandra D'Agnillo (60), titular del Juzgado de Trabajo número 63, y Ezequiel Eduardo Allende (27), empleado del Juzgado Civil número 9.

La magistrada, que recibió un balazo en la ingle y otro en un muslo apenas salió de su juzgado a comprar comida y pasar por un cajero automático, fue atendida por un médico que pasaba por el lugar quien le efectuó un torniquete para detenerle la hemorragia.

Por su parte, Allende fue baleado debajo de la rodilla cuando estaba a bordo de una moto, dijeron fuentes judiciales.

Mientras tanto, los ladrones se bajaron del rodado, se escaparon corriendo y se subieron a una camioneta Peugeot Partner que robaron.

Poco después, uno de ellos descendió del vehículo e ingresó en un edificio de la Procuración General de la Nación, situado en Uruguay 440, donde se cambió la ropa y se escapó.

Mientras tanto, otro ladrón que se quedó dentro del vehículo, se tiroteó con los efectivos policiales y resultó herido de un balazo en el tórax y detenido; el tercer cómplice también huyó.

El asaltante herido, que permanecía internado esta tarde en gravísimo estado, fue trasladado al Hospital Argerich, mientras que la jueza y el empleado fueron llevados al Hospital Ramos Mejía, donde la magistrada fue operada e iba a ser derivada a una clínica privada.

En tanto, esta tarde se revisaban edificios de la zona en búsqueda de los prófugos.

"Yo vivo en la esquina de Corrientes y Talcahuano y desde el balcón escuché un tiro, pensé que era de esas motos que tienen caños de escape que suenan como balas, y alcancé a ver una camioneta negra que atravesaba Corrientes con el policía detrás, que no tenía arma, apenas tenía el radio, siguiéndolos", relató una vecina llamada Luz.

La mujer aseguró que "se subió (a la camioneta) uno de los chorros, de remera blanca y manga corta".

"Un empleado de la joyería salió a decir que habían entrado dos y que otros dos se quedaron afuera. Debían tener unos veintiocho o treinta años. Hay como treinta tiros en toda la joyería y en esa parte de la calle", detalló la vecina.

Por su parte, Fermín, dueño de un local de la zona, contó que estaba atendiendo su comercio, ubicado a metros de Corrientes y Paraná, cuando comenzó a escuchar los disparos.

"Yo estaba en el negocio atendiendo gente, de repente escuché los tiros, me tiré al piso y después vi dos personas heridas sobre Corrientes que ya fueron trasladadas por la ambulancia", relató el comerciante.

El hombre dijo que "los disparos duraron como cuatro o cinco minutos", que "fueron como cuarenta tiros" y que los delincuentes pasaron por la puerta de su negocio cuando huían.

En tanto, Ana, que trabaja en un teatro sobre la avenida Corrientes, relató que un grupo de personas que pasaba caminando ingresó a la sala para refugiarse de los disparos y le contó lo que ocurría, mientras se escuchaban los tiros.

"Cerré la puerta del teatro, esperé a que se calmara un poco todo para que la gente saliera sana y salva. La gente estaba desesperada, no sabían si estar agachados, parados, los tiros volaban", afirmó la mujer, que dijo que entraron unos ochos transeúntes al teatro.

Otras personas que se encontraban en colectivos que pasaban por la zona también se tiraron al piso de los ómnibus y relataron a través de las redes sociales cómo escuchaban los disparos y debían guarecerse de la balas.

La causa quedó a cargo del juez en lo Criminal y Correccional 10, Fernando Caunedo, y los peritajes los realizará la Gendarmería Nacional por encontrarse involucrada en el hecho la Policía de la Ciudad.

Opiniones (0)
25 de mayo de 2018 | 06:25
1
ERROR
25 de mayo de 2018 | 06:25
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"