"¿Sigo vivo?": las últimas palabras de un despiadado asesino

John David Battaglia mató a sus hijas en el 2001. Fue ejecutado mediante inyección letal. Sus últimos momentos fueron escalofriantes.

  John David Battaglia, un hombre de 62 años que había sido condenado a muerte por el asesinato de sus dos hijas, fue ejecutado el jueves a la noche en Texas.

"¿Sigo vivo? Oh, ahora lo noto", fueron las últimas palabras de Battaglia, quien en el 2001 disparó a sangre fría contra sus dos hijas, Faith y Liberty, de 9 y 6 años, mientras su madre escuchaba por teléfono la aterradora escena.

Antes de ser ejecutado Battaglia, de 62 años, no se disculpó ni mostró remordimientos por el crimen de sus pequeñas.

El homicida, que trabajaba como contador, saludó a su exesposa, Mary Jean Pearle, quien estuvo presente para verlo morir. Al notar su presencia dijo: "Bueno, hola, Mary Jean. Los veré más tarde. Adiós. Adelante, por favor".

Cerró los ojos un momento y, poco después de que se le administrara la inyección letal, miró al capellán a los pies, sonrió y preguntó: "¿Sigo vivo? Oh, ahora lo noto", expresó en referencia a la solución que le fue suministrada. Pero 22 minutos después falleció. Fue declarado muerto a las 21:40 horas (local) en la prisión de Huntsville, Texas, reportó la prensa estadounidense.

Battaglia fue condenado luego de haber asesinado a sus dos hijas de 9 y 6 años en mayo de 2001. Fue durante una violenta discusión telefónica que mantuvo con Pearle, mientras él tenía acordado un encuentro con las pequeñas. Él estaba furioso porque la mujer lo había denunciado por haber violado la libertad condicional que gozaba. El hombre había sido condenado por abuso y violencia doméstica en 1999 y tenía una orden de restricción que no cumplía.

La escena fue dramática. Pearle escuchó cómo sus niñas le rogaban a su padre que no les disparara. "¡No, papito, por favor, no, no hagas eso!", suplicó Faith. Battaglia había colocado el teléfono en altavoz para que todo fuera más claro para la mujer, que del otro lado de la línea solo intentaba que sus hijas escaparan de allí. "Feliz... Navidad". Fueron las palabras del asesino, quien luego comenzó a disparar.

Opiniones (8)
20 de agosto de 2018 | 00:45
9
ERROR
20 de agosto de 2018 | 00:45
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. No puedo creer que piensen, y además lo digan, que EEUU es más seguro porque tienen pena de muerte, no ven los tiroteos y muerte en escuelas, en teatros, en supermercados, en las calles, no sean tan p........
    8
  2. Igual el haberlo matado sigue siendo un premio para este tipo de lacras..
    7
  3. Comparto los comentarios anteriores. La diferencia es que en EEUU no existen los Zafaroni ni toda la caterva de acólitos que lo siguen.
    6
  4. Excelente. Asi se limpia una Sociedad imperfecta. Gracias a la Pena Capital, se evitan muchisimos violadores y asesinos, y los que incurren en esos delitos, terminan muertos y asi la Sociedad logra sobrevivir y depurarse.
    5
  5. Habría que implementar esa pena acá, y empezaríamos ser un país más ordenado y menos peligroso,
    4
  6. Aca mandariamos en cana al verdugo.
    3
  7. que hijo de puta
    2
  8. bien muerto esta este hdrp
    1