Desarrollaron en Chile un nuevo tratamiento para el cáncer

El caso de Jaime Lagos ocupó los principales espacios en la prensa chilena. En qué consiste el tratamiento efectuado.

 Hace nueve años, Jaime Lagos, un hombre de 50 años de Concón, Chile, fue diagnosticado con cáncer tipo melanoma en etapa de metástasis fase IV.Los médicos le dijeron que le quedaban seis meses de vida, escenario que empeoró cuando su cuerpo no pudo seguir resistiendo la quimioterapia.

"Ni siquiera se sabía dónde había comenzado el cáncer porque tenía la mayoría de los órganos cubiertos de tumores. La estadística, me dijo el doctor, decía que me quedaban solo seis meses de vida", señaló Lagos al diario trasandino Las Últimas Noticias.

En enero del 2010, el médico que lo atendía le habló de un tratamiento experimental que valía la pena probar. "Me dijo que sabía de un tratamiento que hacían en la Universidad de Chile, que lo probara, pero que era experimental. Me habían dicho lo del veneno del alacrán, los gorgojos y no sé qué más. Yo me hacía hasta reiki. Y ahí me dice: el único tratamiento alternativo, que yo en tu posición haría y si tienes los recursos, es este de los científicos de la Universidad de Chile", recordó en el diario chileno.

Fue así como probó suerte con dicho tratamiento de inmunología, realizado por el equipo del doctor en Inmunología Flavio Salazar , director alterno del Instituto Milenio de Inmunología e Inmunoterapia.

"La terapia que le hicimos al paciente consiste en una terapia de inmunología llamada Tapcell. Consiste en sacar a una buena cantidad de monocitos del cuerpo, que son un subtipo de glóbulos blancos encargados de fagocitar o comerse a las proteínas del tumor, para entrenarlos en el laboratorio para que así puedan volver a cumplir su función que estaba bloqueada debido al estrés celular provocado por el cáncer", explica Salazar.

Jaime estuvo en tratamiento durante tres meses y funcionó. "Primero me dijeron que la metástasis se había reducido y luego, en septiembre (de 2010), el scanner arrojó que no existía ninguna metástasis detectable. Todo había desaparecido, no había más tumores. Seguí con controles cada seis meses hasta el 2014 y desde esa fecha que me controlo una vez año. Estoy sano, al menos de cáncer. Aunque no canto victoria", agregó.

Según explicó Salazar, para entrenar los monocitos en el laboratorio, se les entregan señales de peligro, "que son extractos tumorales de células humanas, pero de otras personas. Finalmente entre 48 y 72 horas, logran transformarse en células dendríticas, que son las que se comen a los tumores".

Luego de eso se inyectan en dosis de un centímetro cúbico, cada 10 días en un principio, luego cada 20 hasta llegar 30 días. "Es un proceso que dura aproximadamente dos meses", dijo.

Según reveló Salazar a LUN, ha seguido trabajando en el tratamiento que ya ha sido aplicado a 350 personas con melanoma de fase avanzada y a 50 hombres con cáncer a la próstata.

"De ese total, el 60% ha mostrado una respuesta inmune positiva, lo que significa que la sobrevida de aquellos con melanoma avanzado aumentó de 10 a 36 meses. Además, tenemos unos 30 pacientes que no han tenido recaída en cinco años", comentó el médico.

"-El tratamiento- Está aprobado y es seguro. Hicimos estudios clínicos de Fase I y dos de Fase II que se encargan de medir la seguridad de la vacuna. El estudio Fase III, que nos permitiría transferir la tecnología hacia otros lados, por ejemplo, al sistema público, es bastante caro y aún falta financiamiento", dijo.

Opiniones (0)
22 de mayo de 2018 | 23:20
1
ERROR
22 de mayo de 2018 | 23:20
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"