Deportes

Ljubicic, el hombre clave en la revolución de Federer

Una de las primeras personas a las que abrazó Roger Federer después de conquistar en Australia su vigésimo título de Grand Slam fue Ivan Ljubicic.

Una de las primeras personas a las que abrazó Roger Federer después de conquistar en Australia su vigésimo título de Grand Slam fue Ivan Ljubicic. El ex tenista croata es un hombre de perfil bajo y prefiere escapar a las luces, pero ya nadie duda de que es un factor fundamental en la revolución que el suizo está viviendo en el último tiempo.

Ljubicic se incorporó al equipo de Federer a partir de la temporada 2016, tras la salida de Stefan Edberg. El croata llegó a ser número tres del mundo y tuvo una destacada carrera como tenista, pero no contaba con los pergaminos de la leyenda sueca y no pocos se preguntaban qué podía aportarle realmente a Federer.

Dos años después, Ljubicic ya puede jactarse de haber ganado tres títulos de Grand Slam junto al suizo -Edberg no consiguió ninguno en sus dos temporadas con Federer- y, sobre todo, de haber colaborado en el mágico relanzamiento de su carrera.

El croata, desde ya, no es el único que merece crédito. Junto a Federer continúa el suizo Severin Lüthi, el entrenador de toda la vida de la leyenda. Pero es la llegada del croata lo que parece haber cambiado la ecuación.

Ljubicic es considerado, en primer lugar, el cebrero detrás del perfeccionamiento del revés de Federer, el golpe históricamente más débil del campeón. La renovada versión del helvético ya no abusa del slice, aunque sigue siendo un recurso valioso ante jugadores altos como el croata Marin Cilic, y golpea bien adelante la bola, con "top spin". La evolución en ese aspecto del juego ha sido un factor clave para que Federer pudiera derrotar al español Radal Nadal, su "bestia negra", las cuatro veces que se midieron en 2017.

"Constantemente está pensando cómo puede hacerme un mejor jugador. Él cree que yo debería jugar, ya sabes, un tenis agresivo. Severin pensó lo mismo", señaló Federer en Melbourne. "Encajó muy bien. Era amigo de todos, también, antes de comenzar a trabajar con nosotros, lo que es claramente muy útil".

Pero el trabajo de Ljubicic no acaba ahí. El croata era un jugador muy inteligente y sus conocimientos y estudio de los rivales son fundamentales en la preparación de cada partido de Federer.

"Ya cuando era jugador era muy profesional" afirmó en Australia su compatriota Goran Ivanisevic. "Fue el número tres del mundo, ganó la Copa Davis casi solo y era un gran rival de Federer cuando jugaban. Uno de los mejores sacadores de todos los tiempos, un jugador increíble. Pero también un gran entrenador. Ha tenido mucho éxito entrenando a Milos Raonic y ahora con Roger", analizó el ex tenista croata. "Desde que está con Roger está jugando un tenis increíble".

El ex tenista australiano Mark Philippoussis cree que la amistad entre Federer y Ljubicic ha sido fundamental para que el vínculo tenga tanto éxito.

"Primero eran amigos. Para Roger era importante tener alguien con el que se sienta cómodo. Eso te hace la vida más fácil. Uno puede sentirse así más relajado y disfrutar. Ellos ya entrenaban mucho juntos incluso cuando Ljubicic jugaba en el tour", indicó Philippoussis, que también destacó la inteligencia y visión de juego de Ljubicic.

"Era un jugador muy inteligente cuando jugaba, además de tener grandes golpes y un bonito revés. Y ahora está aportando esto al equipo de Roger. Es una gran mente para el juego", indicó el australiano.

A sus 36 años y pese a haberlo ganado todo en su carrera, Federer sigue siendo un estudioso del juego y de sus rivales. Se vio por ejemplo en Australia, donde demostró tener bien analizado a jugadores como el joven surcoreano Hyeon Chung pese a no haberlo enfrentado nunca.

"Como equipo, estamos hablando de tácticas mucho antes de los partidos. Necesito que me recuerden algunas cosas, pero esas pequeñas cosas pueden ser cruciales. A veces puede hacer una gran diferencia en el juego", comentó Federer.

En su momento, la incorporación de Ljubicic al equipo de Federer motivó incluso cierta molestia de Novak Djokovic. "Él (por Ljubicic) conoce mi juego, de hecho, conoce el juego de todos los rivales de Roger. Creo que esa es una de las razones por las que Federer lo ha incluído en su equipo de trabajo", dijo antes de que el suizo renaciera junto a Ljubicic. Dos años después, y vistos los resultados conseguidos, el serbio aún debe estar tomándose la cabeza.

Opiniones (0)
18 de junio de 2018 | 20:07
1
ERROR
18 de junio de 2018 | 20:07
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"