Trump defendió su política proteccionista en Davos

El presidente de Estados Unidos habló de su política de "Estados Unidos primero" durante un discurso que duró apenas 15 minutos y 50 segundos.

El presidente estadounidense, Donald Trump, aprovechó hoy el Foro Económico Mundial de Davos para animar a las empresas a invertir en su país y reiteró su intención de poner a "Estados Unidos primero", aunque aseguró que eso no exlcuye la cooperación con otros países.

"Nunca hubo un mejor momento para contratar, crecer e invertir", aseguró. "Ahora es el momento perfecto para traer sus empresas e inversiones a Estados Unidos", dijo Trump ante los cientos de representantes empresariales y del mundo de las finanzas reunidos en Davos.

Muchos empresarios, entre ellos el jefe de Siemens Joe Kaeser, alabaron poco antes a Trump por su reciente reforma fiscal. El fundador del Foro Económico Mundial, Klaus Schwab, aseguró también que la rebaja fiscal estadounidense impulsará la economía mundial.

Trump, cuyo proteccionismo fue criticado en los últimos días en Davos, defendió hoy de nuevo su política de "Estados Unidos primero" durante un discurso que duró apenas 15 minutos y 50 segundos.

"Como presidente de Estados Unidos siempre pondré a Estados Unidos primero. Al igual que los líderes de otros países deberían poner a sus países primero. Pero Estados Unidos primero no significa Estados Unidos solo", dijo desde la localidad alpina.

"Cuando Estados Unidos crece, el mundo también. La prosperidad estadounidense ha generado incontables puestos de trabajo en el mundo y la búsqueda de excelencia, creatividad e innovación en Estados Unidos llevó a importantes descubrimientos para ayudar a la gente en todas partes a vivir vidas más prósperas y sanas", añadió.

Como presidente de Estados Unidos, aseguró que uno de sus principales papeles es actuar como un "cheerleader" (animador) nacional. "Creo que he sido 'cheerleader' de nuestro país y todo aquel que represente a un país o a una compañía tiene que serlo, o lo que haga no funcionará", explicó.

Por otro lado, Trump no descartó que su país vuelva al Acuerdo Transpacífico de Cooperación Económica (TPP), de donde lo sacó hace un año en una de las primeras decisiones de su mandato.

Estados Unidos podría volver a las conversaciones sobre libre comercio con muchos países, entre ellos también los del TPP, afirmó. "Consideraremos negociar con ellos por separado, o quizás como grupo" si los términos comerciales pueden ser más beneficiosos para Estados Unidos que el pacto planeado originalmente, añadió.

A principios de semana, los 11 países que conformaban el TPP alcanzaron un acuerdo sobre comercio regional sin Estados Unidos. Está previsto que sea firmado en marzo bajo otro nombre por México, Canadá, Japón, Australia, Nueva Zelanda, Chile, Perú, Vietnam, Malasia, Brunei y Singapur.

Trump anunció también hoy una línea dura en el control de las reglas para el libre comercio. "No seguiremos mirando para otro lado", advirtió. "No podemos tener un comercio justo y libre cuando algunos países rompen las reglas", dijo el mandatario estadounidense.

El presidente abogó también por un nuevo sistema migratorio en Estados Unidos, pues considera que el actual "está anclado en el pasado".

En medio de la disputa entre su Partido Republicano y los demócratas por la cuestión, Trump apostó por cambiar a un planteamiento en el que la gente sea escogida sobre todo por sus capacidades, en línea con el plan presentado pocas horas antes por la Casa Blanca.

Ese plan abre la vía a nacionalizar en un período de 10 o 12 años a 1,8 millones de jóvenes indocumentados que entraron en Estados Unidos ilegalmente siendo niños. La vía a la nacionalidad de los jóvenes indocumentados estaría condicionada por aspectos laborales y educacionales, entre otros.

A cambio pide 25.000 millones de dólares para seguridad fronteriza, destinados no solo al muro en la frontera con México, sino también a deportaciones de otros inmigrantes sin papeles y a una profunda restricción de la reagrupación familiar de los inmigrantes que obtienen la nacionalidad tras años viviendo en Estados Unidos.

El esperado discurso de Trump fue recibido con menos aplausos que los de los líderes que hablaron los últimos días en Davos. En un punto fue incluso abucheado cuando arremetió contra la prensa durante un turno de preguntas.

"Cuando me convertí en político me di cuenta de lo asquerosa, odiosa, mezquina y falsa (fake) que puede llegar a ser la prensa", dijo Trump. Desde el público se escucharon protestas y abucheos, pero Trump los ignoró y siguió hablando.

Opiniones (1)
18 de junio de 2018 | 05:53
2
ERROR
18 de junio de 2018 | 05:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Que está bien y que está mal Trump protege cierra la economía de su país ,Macri sale abrir algo que nunca estuvo cerrado ¿cual es la verdad Macri? hace dos años se tiraba contra los arreglos comerciales que se estaban haciendo con Rusia y China y hoy sale desesperado a querer recomponer lo negocios que ya se habían abiertos con el anterior gobierno y los cerro se acuerdan TROLL andate ha vivir ha China ha Rusia a Cuba o Venezuela , cuanta saliva gastadas al pedo es como dice el dicho EL PEZ POR LA BOCA MUERE
    1