Casos

El niño que se ahogó en Tunuyán salvó cinco vidas

En medio de la desolación, los papás del pequeño decidieron donar sus órganos. Desde Incaimen, confirmaron que salvó la vida de cinco niños.

El pasado 14 de diciembre, Bruno Rios de 4 años cayó a una pileta en Tunuyán y tras permanecer internado varios días en el Hospital Pediátrico Humberto Notti se le diagnosticó muerte cerebral. En ese contexto de desolación, sus papás decidieron donar sus órganos y salvaron la vida de otros cinco niños. 

En un primer momento, luego de que su mamá lo sacara del agua, el pequeño fue atendido en el Hospital Scaravelli desde donde se decidió su traslado, en el Halcón III de la Policía, al Notti debido a la gravedad de las lesiones que sufrió. Allí permaneció durante varios días en terapia intensiva, en donde finalmente se le diagnosticó muerte cerebral. 

Sumidos en un mar de tristeza y desconsuelo infinito, los papás del niño decidieron donar sus órganos y según confirmó la coordinadora del Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza (Incaimen), Gabriela Hidalgo, gracias a su honrosa acción se consiguió mejorar la calidad de vida de cinco niños.

Mediante una nota de agradecimiento, la familia Rios Ullrich enumeró a todos los que intervinieron en la asistencia del pequeño e hizo hincapié en la labor de Incaimen: "Que nos guió en el proceso de honrar la premisa del compartir que siempre pregonaba Bruno". 

"Por el tipo de fallecimiento que tuvo el niño que fue por hipoxia por inmersión pudo donar hígado, riñones y córneas y mejoró la calidad de vida y ayudó a vivir a cinco niños quienes hoy están en perfectas condiciones de alta en su casa", confirmó Hidalgo ante la consulta de MDZ

Comentó que los papás del niño siguen siendo asistidos psicológicamente por Incaimen. "El dolor no se los va a sacar nadie porque la pérdida de un hijo es algo irreparable pero colabora en poder elaborar mejor el duelo y saber que su hijo no falleció en vano sino para ayudar a otras personas", remarcó la profesional. 

Especificó, asimismo, que sólo 4 personas en 1.000 mueren cerebralmente por lo que este tipo de casos se vuelven extraordinarios. En Mendoza, el año pasado se registraron 24 donantes por millón de habitantes, cifra que no es suficiente para achicar la lista de espera. "Tendríamos que tener por lo menos 40 donantes por millón de habitantes", apuntó Hidalgo. 

Agradecimiento papas bruno rios

Donar órganos, seis puntos a tener en cuenta

1-¿Quiénes pueden ser donante de órganos?

La donación depende de las características del fallecimiento. Llegado el momento, los médicos determinan cuales son los órganos y/o tejidos aptos para trasplante. Para poder donar órganos, la persona debe morir en la terapia intensiva de un hospital. Sólo así puede mantenerse el cuerpo artificialmente desde el momento del fallecimiento hasta que se produce la extracción de los órganos. En el caso de los tejidos, no es necesario que la muerte se produzca en una terapia intensiva.

2-Luego del fallecimiento de una persona ¿la familia puede informar sobre su voluntad de ser donante?

Sí. Esta información es de gran importancia, sobre todo en el caso de la donación de córneas, que pueden extraerse a las personas fallecidas en su domicilio hasta varias horas después del deceso. El familiar debe comunicarse directamente con el INCUCAI o con el organismo jurisdiccional correspondiente.

3-¿La donación de órganos modifica la apariencia de la persona fallecida?

No. Los órganos se extraen mediante un procedimiento quirúrgico que no altera el aspecto externo del cuerpo, que es tratado con suma consideración y profundo respeto.

4-¿Cómo se distribuyen los órganos donados?

Existe una lista de espera única en todo el país para cada tipo de órgano, controlada y fiscalizada por el INCUCAI. La asignación de órganos y tejidos se hace exclusivamente en base a criterios médicos objetivos: la urgencia según la gravedad del paciente, la compatibilidad entre donante y receptor, la oportunidad del trasplante, el tiempo en lista de espera y demás criterios médicos aceptados. Este sistema asegura la equidad y transparencia en la distribución.

5-¿Cuál es la posición de las religiones en relación a la donación de órganos?

La mayoría de las religiones se han pronunciado a favor de la donación de órganos y tejidos como un acto de solidaridad con la comunidad.

6-¿Se pueden donar órganos en vida?

Sólo ante una necesidad extrema, frente a la falta de donantes cadavéricos, se plantea la posibilidad del donante vivo, debiendo existir un vínculo familiar de acuerdo a la legislación vigente. Esta alternativa se refiere únicamente al caso de trasplantes renales y hepáticos. El órgano más común que se dona en vida es el riñón, ya que una persona puede desarrollar una vida normal con un solo riñón en funcionamiento. Parte del hígado también puede ser trasplantado. La donación de órganos entre familiares está permitida exclusivamente cuando se estima que no afectará la salud del donante y existan perspectivas de éxito para el receptor.

Informe de Incucai.

Opiniones (0)
16 de julio de 2018 | 15:57
1
ERROR
16 de julio de 2018 | 15:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"