J. Albornoz

Fin para otro conflicto histórico con la Nación

La Legislatura provincial deberá ratificar a la vuelta de las vacaciones el desestimiento del juicio que el propio Cornejo le había hecho a Macri en 2016 por las retenciones de ANSES. Los términos del acuerdo y las razones para evitar la vía judicial.

Mendoza desistió hace 12 años de un juicio millonario contra la Nación por los efectos negativos de la promoción industrial, pero hace apenas unos días, gracias al laudo arbitral de Mauricio Macri a favor de la construcción del dique Portezuelo del Viento, empezó a vislumbrar la posibilidad de tener algún beneficio por ello.

Está a punto de darse un caso parecido y los funcionarios de Alfredo Cornejo aseguran que la Provincia no volverá a sufrir los sinsabores del pasado.

Esta vez, a Mendoza le toca desistir del juicio que había iniciado el propio Cornejo en 2016, por las retenciones de ANSES y AFIP que la Nación aplica sobre los montos de la coparticipación federal desde los lejanos años `90. A cambio, no hay una obra: el Gobierno recibirá desembolsos de dinero en efectivo durante 11 años.

Cornejo ya firmó el desestimiento de este juicio en noviembre del año pasado, junto al grueso de las provincias. Después, el acuerdo con los gobernadores fue ratificado por el Congreso Nacional.

El fin de la demanda era uno de las condiciones del pacto de consenso fiscal, paquete que incluía, entre otras cosas, la controvertida reforma previsional y un ajuste de alícuotas de impuestos provinciales para "reactivar la economía" que le hará resignar unos 700 millones de pesos en recaudación a la Provincia en 2018.

Pero para que el abandono del juicio de las retenciones de ANSES sea definitivo, falta todavía un paso más: el visto bueno de la Legislatura provincial.

La ratificación del consenso fiscal con la Nación será uno de los puntos importantes de la agenda legislativa de 2018. El proyecto está en Diputados desde fines del año pasado y se tratará cuando finalice el receso.

Seguramente, en ese ámbito se discutirán casos como el de Santa Fe, que tiene a su favor una sentencia en firme por el juicio de las retenciones de ANSES y ahora negocia con la Nación el pago de una deuda millonaria, cercana a los 50.000 millones de pesos.

La compensación para Mendoza es muy inferior a esa suma. En 2018, la Nación entregará a Mendoza 300 millones de pesos, y a partir de 2019, durante una década, 700 millones de pesos cada año.

¿Por qué le conviene entonces a la Provincia el arreglo con la Nación? El ministro de Hacienda, Lisandro Nieri, explica que, a diferencia de Santa Fe, al juicio "todavía hay que ganarlo". 

Además, según el funcionario, en 2016 ya era tarde para arrancar con la demanda, que sólo habilita a reclamar los cinco años anteriores, es decir, desde 2011. A su juicio, distinto habría sido el panorama si el litigio hubiera comenzado en 2011, cuando los radicales eran oposición. 

En aquel tiempo, los roles políticos eran muy diferentes: la UCR quería hacerle juicio a Cristina por los recortes nacionales, y el PJ, que era gobierno, lo impidió.

Mendoza, acreedora de la Nación

Para pagar la compensación acordada, el mecanismo elegido por la Nación es un poco complejo. El consenso fiscal ordena a la Nación "emitir un bono a 11 años, que genere servicios por 5.000 millones de pesos en 2018, y por 12.000 millones de pesos por año a partir de 2019".

IMG 20180123 111642912

Estos bonos serán distribuidos entre las jurisdicciones que aprobaron el consenso fiscal, en función de los criterios de la coparticipación federal. Mendoza se convertirá, así, en acreedora de la Nación durante varios años.

El gabinete de Cornejo se prepara para defender el arreglo. Señala que es el complemento del "acuerdo histórico" de 2016, año en que las provincias empezaron a recibir la devolución escalonada de los viejos recortes del 15 por ciento para ANSES.

Para 2018, está previsto que Mendoza recupere el 9 por ciento de aquellas retenciones. En 2020, la polémica retención que el Gobierno Nacional aplica desde 1992 habrá desaparecido en forma total.

Lo que hoy se discute es la deuda antigua de ese régimen, en un marco de armonía política con la Nación que la habilita a recibir concesiones. 

Al fin y al cabo, ha sido el propio Macri quien empezó a cerrar la herida abierta desde 2006, cuando Néstor Kirchner se comprometió con Julio Cobos a financiar un dique que todavía no se convierte en realidad.


Opiniones (1)
23 de mayo de 2018 | 13:42
2
ERROR
23 de mayo de 2018 | 13:42
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. sigamos regalando guita para la que se la den a Larreta y Vidal mientras nosotros alcanzamos endeudamiento record en Mendoza
    1