Si lo terminaste de leer, cambialo

Hay movidas mendocinas en las redes que vale la pena viralizar, ¡esta sin dudas es una de ellas!

 Habiendo escrito un libro y decidido distribuirlo de manera personal, tengo la enorme suerte de conocer todas las librerías del Gran Mendoza y sus respectivos dueños. Hay algunas más nuevas, otras más viejas, algunas más grandes, otras más chicas, algunas más lindas, otras no tanto, pero hay una distinta: Antü Espacio de Lectura.

Antü es mucho más que una librería, es, como su nombre lo indica, un espacio de lectura donde además de comprar libros comunes, muchos especiales y difíciles de conseguir, nos podemos relajar y quedar leyendo ahí, escuchando buena música y disfrutando de un lugar creado para el goce de este arte tan especial como son las letras. Y lo mejor de todo es la gente que atiende el local, personas apasionadas por la cultura, la lectura y comprometidos con hacerte pasar un buen momento mientras elegís el mejor libro o disco para vos.

Luego de esta pequeña introducción, les comento sobre la movida espectacular que están haciendo en redes; han creado un grupo de Facebook que se llama "Si lo terminaste de leer, cambialo" donde los miembros comentan qué libro quieren cambiar y en los comentarios otros miembros del grupo ofrecen por cuál cambiarlo, una vez que llegan a un acuerdo tienen disponible todos los martes de 10hs a 22hs el espacio físico de Antü como punto de encuentro para el trueque. De esta manera los miembros del grupo se pueden quedar tranquilos y confiar que "el trueque" se hará en un lugar público y seguro.

Sin fines de lucro y por el mero hecho de transmitir esta pasión y fomentar la cultura por la lectura, los muchachos de Antü le están metiendo con todo a esta movida que ya ha sumado varios seguidores.

¿Y vos que estas esperando? ¡Si lo terminaste de leer, cambialo!

Hagan "click" en la imagen para sumarse al grupo de Facebook:

1

Opiniones (1)
25 de mayo de 2018 | 18:51
2
ERROR
25 de mayo de 2018 | 18:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si cada escritor hiciera eso, no habría manera de encontrar uno que no se mire el ombligo las 24 hs. Una cosa es una lectura literaria del autor a sus fans; otra la de firmar los libros que vende, y otra fomentar su lectura y venta en un círculo que definitivamente es cerrado. Mi esposo escribió y vendió un libro y los siguientes no los editó, porque simplemente no acepta el show mediático que la editorial le exige para la promoción de los ejemplares. "Simplemente están allí, guardados los escritos, para cuando él, ya no se encuentre entre nosotros". Dijo textualmente. O sea, lo que siente al escribir, él siente que se ensucia al editar. Dice: "Que esa parte comercial, la hagan mis hijos, yo no la necesito, mi ego está en paz conmigo mismo". De hecho lleva escritos cinco y más de trescientos poemas. Nadie los lee, excepto alguna vez uno para una circunstancia especial.
    1