Personajes que se quedan en Mendoza durante enero

Otro lector del mendolotudo que nos viene a deleitar con literatura enerística menduca, para toda la gilada que se tuvo que quedar acá.


Mendoza tierra del sol y del buen vino, nunca mejor dicho "tierra del sol", con 40º de sensación térmica casi todos los días del bendito mes de enero se hace casi imposible subsistir. La gran mayoría se encuentra veraneando en cualquier parte del mundo donde le dé el presupuesto, pero yo quiero hablar de la otra parte, la que se queda en Mendoza... Los personajes típicos que encontramos son:

Kiosqueros: sufridos los pobres comerciantes se quedan y prácticamente deben abrir las 24horas del día para no padecer marea roja. Su caso es bastante frustrado porque durante el día no va nadie a sus negocios donde padecen aburrimiento total y cuando llega alguien a comprar al mismo tiempo lo aburren comentando cosas sobre el calor que nos acedia. Lo peor sucede cuando estos se dignan a almorzar, cenar, bañarse o dormir es el momento en el que gente extraña recuerda que se olvido de comprar esa cosa tan innecesaria que dan ganas de matarlo a mano limpia, yo también entro en esta categoría de insensatos rompe huevos.

Taxistas: al igual que los comerciantes sufren horrores en las vacaciones porque deben quedarse para suplir el servicio a todos los visitantes que generalmente ocupan estos autos. Su gran problema es que el motor despide un calor inhumano y deja los huevos rojos como ciclistas. Distinto es el tema si poseen aire acondicionado aunque si se sube un mochilero que no se baña desde el 2010, o el típico oficinista estresado con olor a la popu del Malvinas, o algún personaje que no se dignó a lavarse bien sus partes intimas, el tema se complica bastante.

Estudiantes: en esta parte me incluyo yo y es un garrón. Se trata de los que deben rendir en las mesas que comienzan en febrero y debemos estudiar horas y horas, hasta que se nos borre la raya del traste. En este momento me siento más frustrado que Krilin que no puede hacer nunca nada (para los entendidos en dragon ball z, Krilin=estorbo). La única solución es romperse el lomo en estos días para poder ser alguien decente mañana y no terminar mendigando en las plazas.

Laburantes de comercio: tipos desdichados si los hay. Estas personas sufren a más no poder su horario partido más que la hermana de un amigo, de 4 en 4. Un dolor de cabeza con el calor y el aumento del bondi que todo se hace cuesta arriba como si estuvieses escalando el monte Everest.

Trabajadores de piletas: estos cabrones son los que mejor la pasan, están en las piletas ven los mejores culos y no hacen más que mirar desde su posición que ningún pelele que se mande alguna. No encuentro nada de negativo en estas personas solo la envidia que generan en el resto de los mortales.

Gente clase media baja / baja: últimamente todo está tan caro que es casi imposible llegar a fin de mes si te vas a veranear, aunque hay personajes que no tienen ni puerta y se van a punta del Este como si fuera un vuelto, misterios de la vida.

Para cerrar la nota quiero que sepan que va a llegar el día en que nosotros, los obsoletos personajes que se quedan a sufrir el verano en su provincia natal, dejemos de largo todas las malditas obligaciones y partamos a algún lugar, aunque sea el cementerio de enfrente.

Escrito por Mohamed Alí para la sección:

Opiniones (2)
20 de mayo de 2018 | 17:36
3
ERROR
20 de mayo de 2018 | 17:36
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Estudiante: Hasta donde sé, nadie obliga que estudie a nadie. Que un título sirve sólo para abrir más puertas que no tenerlo, es un hecho. Pero hacerse el mártir, sólo porque es estudiante, pues deje de estudiar y haga otra cosa. Luego, cuando sea nadie, quéjese ante usted mismo. Recuerde que en este país es muy barato estudiar carreras que luego permiten llegar a puestos, cargos, o conseguir objetivos muy altos, hágase un favor y no estudie si no le gusta. Luego... no se queje.
    2
  2. Estimado lector ¿de verdad es usted estudiante? Si es así supongo que es una persona muy joven ¿cómo puede ser que ya esté pensando en el cementerio de enfrente? Hago lo que debe durante el invierno, así llegará al 31 de Diciembre con todas las materias rendidas, y podrá en Enero conseguir trabajo como el guardavidas objeto de su envidia, o si el presupuesto lo permite, irse a alguna playa. ¡¡Arriba ese ánimo juvenil! Nuestra sociedad los necesita.
    1