12 cosas rarísimas que solo hacemos con nuestra mejor amiga

Little Star nos cuenta algunas actitudes sin mucho sentido que las mujeres hacen con sus amigas. ¿Para vos cual falta?

 Que se conozcan después de 10 años o algunos meses, una mejor amiga es como una hermana. Juntas se sienten super bien, podrían permitirse de decir o hacer todo lo que se les pase por la cabeza que ella te seguirá en el delirio. Acá les dejo una lista no exhaustiva de 12 cosas que podemos hacer sólo con nuestra mejor amiga y no con otra persona:

1. Decirse « te amo » cuando se abrazan

Con nuestra familia o nuestro hombre, estas palabras están permitidas y son casi obvias. Evidentemente, con ella surgen de manera natural y sin hesitación ya que la consideramos como parte de nuestra familia.

2. Ir al baño juntas

En general esto ocurre cuando las dos están completamente borrachas y cuando no hay muchos baños a disposición. Hay una larga fila de espera y como no quieren esperar, entran las dos juntas y hacen sus cosas cada una a su tiempo... Y es ahí cuando seguramente criticás a la ex de tu ex y sacamos conclusiones de temas profundos.

3. Decirse las cosas de manera extraña

No existe una persona sobre ésta tierra a la que le permitamos esto sin que lo tomemos a mal. Ejemplo:

"Te adoro, zorra!" como respuesta a alguna cosa casi siempre cierta, que nos ha dicho o como un simple saludo.

"Estás chapa!" cuando alguna sobre analiza una situación simple, cuando hace una dieta super estricta, cuando se quiere mudar a vivir en una colonia Hammish o partir en un road-trip así como así, sin pensarlo, entre otras cosas. Y aún así, sabiendo que está del tomate somos las primeras en prendernos en sus delirios porque somos así de locas también.

"No seas hincha huevos" cuando estás cansada y no querés salir y ella insiste en ir a tomar algo nomás. En general, surge como respuesta a "Dale, estás hecha una vieja chota!" Entonces, nuestra mejor amiga termina por elegirnos esa ropa de trola que nos queda genial y unos buenos zapatos y nos hace salir a solamente "tomar algo y volvemos". Al final, terminamos pasando una noche épica de esas que terminan llena de recuerdos y risotadas, y que son mucho mejor que quedarse en casa viendo La casa del lago.

4. Abrazarse en el sofá o compartir la cama

Las mejores amigas adoran hacerse mimos, es así. Y no hay nada de perverso en eso. Cuando tuviste una semana super dura en el laburo, cuando estás saliendo de esa relación complicada o cuando estás con una resaca horrible, compartir una mantita de polar en invierno o un buen momento bajo el aire acondicionado y/o ventilador y sentadas y abrazadas en el sillón, miramos una película boba juntas es lo mejor que nos puede pasar. El contacto físico no es siempre necesario pero solo el hecho de estar juntas, al lado, nos hace bien.

5. Entrar a la casa de la otra sin siquiera golpear la puerta

Aun cuando nos hayamos visto varias veces en la semana, cuando la invitamos a nuestra casa, ella sabe que la puerta no estará cerrada con llave, que puede entrar sin pedir permiso, que la estamos esperando ansiosas para compartir unos mates o para pintarnos las uñas. O las dos cosas. O alguna mejor. Finalmente, tu casa es como su segundo hogar!

6. Utilizar las cosas de la otra sin permiso

No es algo que nos genere problemas! Normalemente, si un hermano/a toma algo nuestro sin pedir una audiencia primero, se genera la tercera guerra mundial. Si de todas maneras se va a querer llevar ese vestido para salir, o se va con tus zapatos o tu palo de amasar y vos se lo prestarías igual, que te lo pida prestado con tanta parsimonia sería una pérdida de tiempo.

7. Decir las cosas « sin pinzas »

Si vamos a hacer shopping las dos juntas y ella nos hace la pregunta fatídica "Cómo me queda?" no tenemos otra chance que decirle la verdad: "Para el culo, mami... Parecés un matambre! Busquemos otra cosa mejor". A cualquier persona, ésta frase podría ofenderla pero ella no se pone mal; muy por el contrario, aprecia nuestra honestidad brutal aun cuando decida de todas maneras comprarse esa cosa que le queda tan mal.

8. Retomar las mismas conversaciones una vez y otra vez

Las mejores amigas aman debatir, debatir, debatir y debatir infinitamente sobre el mismo tema. No importa cuál sea el tipo de encuentro, si nos conocemos del trabajo o de la facultad o de la esquina. Las personas cambian pero las conversaciones siempre terminan siendo las mismas.

9. Reírse de la otra cuando hace una tontería

Si no sos una top model caminando en tacos altos y andas por la vereda como pisando huevos, si llevás tu remera puesta al revés o todavía tenés pegada la etiqueta de compra en el outlet, tu mejor amiga te lo va a decir, después de 15 minutos, obvio y se reirá de vos por un buen tiempo, y seguramente tomó una foto que subió a las redes sociales.

10. Comer como cerdas sin juzgarse

A veces podemos sentirnos culpables de las gordadas que comemos pero estamos seguras que delante de ella podemos pedirnos el lomo completo, la cerveza de litro, las papas grandes con huevo y panceta y después comernos un helado de chocolate suizo que obviamente, ella nos acompañará. Y reventará con nosotras. Delante de nuestra mejor amiga, la ensalada no funciona. Nada de hacernos las light! Es hermoso comer sin ser juzgadas... verdad?

11. Hablar de depilación y de vellos encarnados

A ver... Esto es claro. Todas sabemos que ninguna mujer es lampiña. Para mal nuestro, existió una atorranta a la que se le ocurrió depilarse alguna vez. Y a partir de ese momento aparecieron todos los males del universo. Y los sistemas alternativos de eliminación del vello corporal. Y los vellos encarnados. A nadie le confesaríamos cuál es el secreto de nuestra hermosa y suave piel, de por qué siempre lucimos micro bikinis de las cuales NADA se escapa. A nadie se lo diríamos, pero hay alguien que lo sabe y esa es únicamente, tu mejor amiga. Y vos también sabés su secreto.

12. Tomarse fotos dandose besos

Poco importa si es un beso fraternal en la mejilla o un pico. Cuando nos tomamos fotos juntas adoramos demostrarle a ella y al mundo que nos queremos mucho y lo subimos en todas las redes sociales con efectos diversos. Sentimos que nos queremos tanto que nos vemos obligadas a capturar ese momento y postearlo. No se hace solamente para mostrarse sino como una muestra de amor.

Seguramente, ustedes, muchachas, tendrán un par de cosas más que hacen solamente con esa desquiciada de la vida que es su mejor amiga. Y esto también es para ustedes, muchachos, para que sepan que cuando el cariño es sincero y verdadero, no somos tan complicadas.

(Dedicado a mis zorras del alma, esas que siempre están y a las cuales extraño mucho)

Opiniones (0)
22 de julio de 2018 | 02:35
1
ERROR
22 de julio de 2018 | 02:35
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"