Por qué sería inimputable el autor de la masacre de San Martín

La justicia analiza la salud mental del acusado, quien tendría una enfermedad psiquiátrica. Cuál sería su destino.

 San Martín está conmocionado por la tragedia de Montecaseros, donde ayer un hombre mató a su madre y a su hermano. 

El único sospechoso está detenido y se entregó autoincriminándose. El hombre tendría un problema psiquiátrico severo y en el momento del hecho habría estado afectado por un brote. Justamente esa es una de las claves el futuro del caso: el acusado sería inimputable. 

El fiscal Jadur, que investiga el caso, comenzará a transitar el camino pericial para determinar si es imputable o no. Ese proceso demorará algunos días. En caso de que se confirme, el hombre no podrá ser condenado por el hecho, pero eso no implica que quede libre. 

El artículo 34 del Código Penal determina que no son punibles quienes tengan sus facultades mentales alteradas. "No son punibles:  El que no haya podido en el momento del hecho, ya sea por insuficiencia de sus facultades, por alteraciones morbosas de las mismas o por su estado de inconciencia", dice el Código Penal. A pesar de no poder ser juzgado, la Justicia sí debe avocarse y puede determinar su internación en un centro psiquiátrico. "En caso de enajenación, el tribunal podrá ordenar la reclusión del agente en un manicomio, del que no saldrá sino por resolución judicial, con audiencia del ministerio público y previo dictamen de peritos que declaren desaparecido el peligro de que el enfermo se dañe a sí mismo o a los demás", indica el Código Penal.

Los peritajes se realizarán en estos días. En paralelo debe determinarse si el acusado estaba bajo tratamiento o no y si hubo alguna negligencia. 

El caso

El ruido de los disparos alertó a los vecinos, en la ruta 43 de Montecaseros. Apenas estaba oscureciendo y los mismos vecinos vieron salir de una casa a un hombre armado. Llamaron al 911 y no pasó mucho tiempo para descubrir la tragedia. 

Primero vieron la escena por una ventana. Al ingresar a la vivienda hallaron a una mujer muerta en la cocina y a un hombre en otra habitación. Una niña lloraba en el lugar, luego de, aparentemente, haber presenciado todo lo que ocurrió.

No hizo falta que los policías buscaran al sospechoso. Mario Sisterna se presentó en la comisaría 55 y declaró haber matado a su hermano Ariel y a su madre. Dijo que lo maltrataban, que le robaban. Pero a los mismos oficiales detectaron que tenía problemas mentales. Ahora la Justicia deberá determinar si es o no imputable por la tragedia que ocasionó. 

En Mendoza hubo otros hechos similares. En 2014 Paula Giglio fue asesinada a puñaladas por Ezequiel Pallares, quien fue declarado inimputable y fue puesto en tratamiento psiquiátrico. 

Opiniones (3)
16 de agosto de 2018 | 18:51
4
ERROR
16 de agosto de 2018 | 18:51
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Karma
    3
  2. Terrible...primero que hace un enfermo asi viviendo con gente, dos...armas en la casa? armas con un potencial asesino sin culpas que no mide nada ....la familia clavo su propia tumba.....
    2
  3. Dejense de joder con inimputable o no, eso es lo que no entiendo de la justicia Argentina. El que mata tiene que pagar este loco o no, si quito la vida de una o varias personas debe ir preso de por vida. Asi cualquiera se hace el loco total no va en cana, un desastre las leyes de este pais. Ahora las minas con el niunamenos tienen la excusa perfecta para matar y que no les hagan nada, amparandose en que el marido les pegaba cuando en muchos casos no es asi, sino al reves. Una joda este pais.
    1