El camión argentino perdió la punta pero no la esperanza

El cordobés Federico Villagra habló tras la compleja especial que finalizó en San Juan y reveló que seguirán dando batalla por la victoria.

Pasó, para muchos, la etapa más compleja y extensa de lo que va del Dakar. La variedad de caminos, los ríos secos, las pocas huellas y el calor extenuantes hicieron de esta especial muy cuesta arriba pero en los camiones ocurrió algo muy curioso en la lucha por la general. 

Villagra, quien conduce el camión argentino que tiene como navegantes al Chino Yacopini y Ricardo Torlaschi, arrancó el día como líder y lo terminó como escolta a sólo un segundo de Eduard Nicolaev (Kamaz). Algunos problemas durante la especial le hicieron perder terreno aunque lejos de bajar la guardia se harán más fuerte ante la adversidad. 

"Me siento bien. Fue una etapa muy difícil para nosotros, con muchos problemas. Hemos roto una cubierta, se nos ha cortado un caño de aire que hemos tardado mucho en reparar y durante los últimos 25 kilómetros el motor no respondía bien así que hemos rodado lento".

"Ahora vamos a tratar de terminar con fuerza y pelear por la victoria. Sería fantástico ganar el Dakar, pero veremos qué pasa. Cuando empecé a competir en la categoría de camiones nunca pensé que lograría pelear por los puestos de honor tan rápido", dijo el Coyote incentivado para lo que viene. 

Y lo que viene será la especial que arrancará a metros del santuario de la Difunta Correa y terminará en Córdoba. Serán 369 km de especial, en los que deberán superar un paso de fesh-fesh que pondrá a prueba su sangre fría. 

Los conocedores de las pistas del WRC hallarán entonces un terreno a su gusto, donde, no obstante, hay mucho que perder y poco que ganar, y sin lugar a dudas, el Coyote puede marcar la diferencia.

Opiniones (0)
28 de mayo de 2018 | 04:58
1
ERROR
28 de mayo de 2018 | 04:58
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"