"La esencia del Dakar se mantiene y eso me enorgullece"

Marc Coma, director deportivo de la carrera, considera que la esencia de la competencia es la misma de hace 40 años, cuando empezó todo.

El regreso de Perú, la dificultad en la navegación y otras decisiones deportivas le aportaron al Dakar 2018 el atractivo que había perdió en los años anteriores.

Tal vez eso explica el rostro de satisfacción del español Marc Coma, director deportivo de la carrera y encargado de diagramar el recorrido de esta cuadragésima edición, que también tiene a Bolivia y Argentina como países anfitriones.

"Yo creo que si miramos un poco en perspectiva y comparamos esta competencia con la de hace 40 años, más allá de algunos cambios lógicos, su esencia se mantiene y eso a mí me enorgullece mucho", dijo Coma en entrevista con dpa.

"Trabajamos muy duro en Perú para entender muy bien el terreno y descubrir nuevas zonas. Se hizo un muy buen trabajo con los funcionarios de los ministerios tanto de Cultura como de Medio Ambiente para validar nuestros trazados", añadió.

""Todo ese tiempo y kilómetros recorridos allí dieron sus frutos. En la previa de la carrera siempre dije que sería una semana mágica y para mí lo fue. Creo que pudimos reencontrar de nuevo esos valores que permiten disfrutar de un verdadero Dakar", agregó el español.

Coma se sumó a la organización en 2015 después de un paso exitoso como motociclista con cinco triunfos en esta mítica prueba (2006, 2009, 2011, 2014 y 2015). Su llegada sucedió en un momento complicado para diseñar la carrera ante la negativa de Chile y Perú a ser parte de la ruta.

En 2016, por ejemplo, Perú desistió a último momento de hacerlo anticipándose a los posibles efectos climáticos generados por la Corriente del Niño (que finalmente no ocurrieron). Frente a la eventualidad, se trazó un recorrido de "emergencia" en Argentina y Bolivia sobre caminos de todo terreno y casi nada de arena.

En 2017 se sumó a Paraguay para la largada en Asunción, su capital, pero los caminos bolivianos y argentinos no difirieron mucho de los utilizados un año antes, con el agravante de las condiciones climáticas adversas que llevaron a acortar y cancelar etapas.

De algún modo, esta edición resulta una especie de revancha para Coma, que por fin pudo incluir a la arena en la ruta gracias al retorno del desierto incaico luego de cinco años. Pero el recorrido no es todo en un Dakar, porque la navegación también cumple un papel fundamental para que esta aventura se transforme en una carrera.

"He intentado que la navegación esté presente, que haya un gran nivel de dureza pero que, al mismo tiempo, sea factible. Desde que llegué a la dirección deportiva de la carrera mi lucha siempre fue llevar el Dakar hasta aquí, hasta el punto donde estamos ahora", aseguró.

Este año, además, se sumaron otros atractivos deportivos que sirvieron para distinguir la edición sobre las anteriores.

"A la arena de Perú le agregamos el orden de salida inverso (en la segunda etapa, Pisco-Pisco) y la largada en línea (en la etapa 4, San Juan de Marcona-San Juan de Marcona). Todas estas cosas también sumaron para que el interés deportivo se incremente", explicó.

Coma evaluó como positivo el paso por Bolivia pese a la cancelación de la etapa nueve, que comenzaba en Tupiza y terminaba en Salta. "Estoy muy contento, aunque el nivel de gestión es muy complicado porque corremos en época de lluvia y hace mucho frío, sobre todo por la noche. La etapa cancelada no tenía demasiado atractivo y era la menos interesante de la carrera", apuntó.

"Pero si miramos la etapa maratón entre La Paz, Uyuni y Tupiza fue brutal, con mucha exigencia física, navegación y tramos de fuera pista. Lógicamente, el tema de la altitud desgasta mucho, por eso creo que la cancelación de la etapa Tupiza-Salta sirvió para que todos se recuperaran bien", analizó.

Con la competencia ya en la Argentina, para el ex motociclista aún quedan muchos atractivos por ver. "Tenemos un recorrido de mucha calidad. Si bien estamos en una zona de confort, porque la carrera lleva diez años en el país, no quiere decir que vaya a disminuir el interés deportivo. Por el contrario, queda un último bloque de carrera en que veremos muchas cosas todavía", expresó.

Coma quedó tan satisfecho con este recorrido que le hubiera gustado participar de esta edición. "Me hubiese encantado, lástima que ahora ya pasé la página. El de este año es un Dakar en estado puro y en el que se intentó estar a la altura de su 40° aniversario", señaló.

Lucas Rocca (DPA)


Opiniones (0)
24 de junio de 2018 | 09:05
1
ERROR
24 de junio de 2018 | 09:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"