El Papa volvió a hablar de pedofilia en la Iglesia

Por segunda vez en el día Francisco hizo referencia al "doloroso mal" de los abusos en el clero, al hablar en la Catedral de Santiago de Chile.

El papa Francisco insistió esta tarde, en Santiago de Chile, con sus críticas al "doloroso mal" de la pedofilia en el ámbito de la Iglesia, tras haber expresado esta mañana su "dolor y vergüenza" por los abusos sexuales de sacerdotes a menores.

"Conozco el dolor que significaron los casos de abuso a menores de edad y sigo con atención cuánto hacen para superar ese grave mal", aseveró el Pontífice en su discurso a sacerdotes, religiosos, consagrados y seminaristas.

"Dolor por el daño y sufrimiento de las víctimas y sus familias, que vieron traicionada su confianza en los ministros de la Iglesia", planteó en su mensaje en la catedral de la capital chilena, en su segunda intervención del día dedicada a mostrar su fuerte rechazo a los casos de abuso que sufrió el país trasandino y que golpearon con fuerza la imagen de la institución.

Francisco: "Conozco el dolor que significaron los casos de abuso a menores de edad y sigo con atención cuánto hacen para superar ese grave mal".

Y continuó: "Dolor también por el sufrimiento de las comunidades eclesiales y por ustedes, hermanos, que además del desgaste por la entrega vivieron el daño que provoca la sospecha y el cuestionamiento, que en algunos o muchos pudo haber introducido la duda, el miedo y la desconfianza".

Durante todo el día, medios chilenos se habían hecho eco de sus fuertes declaraciones contra los abusos, como el diario "El Mercurio", que tituló "Papa Francisco pide perdón por 'daño irreparable' a víctimas de abusos de sacerdotes".

Luego, llovieron críticas sobre el Pontífice por la presencia durante su misa en el Parque O'Higgins del obispo de Osorno, Juan Barros, acusado por un grupo de víctimas del sacerdote Fernando Karadima de haber sido "testigo" de los ataques sexuales.


En su discurso, Francisco mostró también un tono contemplativo hacia las agresiones que sufren algunos sacerdotes por los hechos de corrupción, en un contexto de ataques a diversas Iglesias en el país.

"Sé que a veces sufrieron insultos en el metro o caminando por la calle, que ir 'vestido de cura' en muchos lados se está pagando caro", señaló.

Y agregó: "Por eso los invito a que pidamos a Dios que nos dé la lucidez de llamar a la realidad por su nombre, la valentía de pedir perdón y la capacidad de aprender a escuchar lo que Él nos está diciendo".

Esta mañana, en su primer discurso en suelo chileno, Francisco expresó su "dolor y vergüenza" por los abusos a menores por parte de curas y pidió "que no se vuelva a repetir el daño irreparable" que provocaron miembros de la Iglesia a niños de ese país.

Opiniones (0)
23 de mayo de 2018 | 06:39
1
ERROR
23 de mayo de 2018 | 06:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"