Casos

El drama de un niño mendocino que espera un trasplante de riñón

Jesús Ortubia padece una enfermedad renal crónica que deteriora aceleradamente su estado de salud. Piden ayuda para mejorar su calidad de vida.

Jesús Adrian Ortubia Zeta es un niño de 5 años al cual el 10 de noviembre del 2016, durante un control de rutina, le diagnosticaron una insuficiencia renal crónica y anemia severa. Desde entonces, el pequeño ha sido sometido a varias operaciones y transfusiones de sangre; sin embargo, su estado de salud no ha mejorado y, por el contrario, ha ido deteriorándose aceleradamente.

Jesús espera un trasplante y su familia familia pide que aceleren el proceso, debido al  deterioro de la salud del pequeño, que ya sufre discapacidad motriz. Además, piden que el Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) les gestione la obtención de una casa adecuada para que el nene pueda sobrellevar mejor sus tratamientos.

Debido a la enfermedad, Jesús debe hacerse diálisis cada seis horas, aplicarse inyecciones y tomar medicamentos para atenuar complicaciones, como presión alta. Además padece debilitamiento en sus piernas, por lo que no puede estar parado mucho tiempo y sufre de fatigas extensas, entre otros problemas derivados.

 

En el Instituto Coordinador de Ablación e Implante de Mendoza (INCAIMEN) indicaron a MDZ que, por mandato de la Ley Nacional 24193, no pueden brindarse datos sobre los integrantes de las listas de espera para recibir trasplantes de órganos, y sólo los receptores, apoderados o (en el caso de menores de edad) padres pueden solicitar información al respecto, acercándose personalmente a la sede del organismo.

"Hace más de siete meses que en el hospital y desde el INCAIMEN nos vienen diciendo que Jesús está primero en la lista, pero hay gente que se ha hecho la prueba de compatibilidad para donar un riñón y les dicen que tienen que ir con una orden judicial porque Jesús no está en ninguna lista", contó su hermana Jazmín Quiroga. A su vez, comentó que ofrecieron ponerle a Jesús una silla de ruedas, pero como viven en un tercer piso no pueden utilizarla. Cabe mencionar que el niño reside allí con su madre y su hermana Jazmín, quienes están muy preocupadas por la salud del pequeño y esperan alguna respuesta por parte del Estado.

En ese sentido, reclamaron al Instituto Provincial de la Vivienda (IPV) que "se haga cargo" con la asignación de una vivienda para Jesús debido a su condición de discapacitado, e incluso después de ser trasplantado, el niño necesita un lugar digno donde vivir.

Desde noviembre de este año la madre de Jesús percibe un ingreso mensual fijo bajo la forma de una pensión por la discapacidad de Jesús, y con ese dinero adquieren los medicamentos y pagan los costos adicionales de los tratamientos. La mujer tampoco puede trabajar, dado que necesitan estar permanentemente pendiente de su hijo, especialmente en las sesiones de diálisis, ante lo cual Jazmín se convirtió en el sostén económico de la familia.

"No estamos pidiendo plata ni nada relacionado, sino que se nos escuche y nos ayuden desde las instituciones para poder mejorar la salud de Jesús", aseveró Quiroga.

Opiniones (0)
25 de junio de 2018 | 04:18
1
ERROR
25 de junio de 2018 | 04:18
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"