Dieron detalles de la toma de rehenes en Quilmes

El delincuente aseguró a los policías que lo capturaron que "la droga lo está matando".

 Un joven con antecedentes penales permaneció ayer casi tres horas atrincherado con un rehén en una juguetería de pleno centro comercial de la localidad bonaerense de Quilmes a la que ingresó cuando era perseguido por la Policía tras escapar de un local de ropa en el que quiso robar a una empleada que se resistió y lo mordió en un dedo.

Fuentes judiciales informaron a la agencia de noticias Télam que el delincuente, identificado como Claudio Damián Mariani (22) y domiciliado en la villa quilmeña El Monte, se entregó luego de exigir la presencia de personal de la fiscalía de turno y del Patronato de Liberados y que le den de almorzar una hamburguesa.

"La droga me está matando", le dijo el muchacho a los efectivos policiales que lo detuvieron, detallaron a Télam dos fuentes de la fuerza.

Según relataron a la prensa el titular de la Unidad Funcional de Instrucción (UFI) 2 de Quilmes, Leonardo Sarra, y el jefe de la Superintendencia Zona Sur, comisario general Nicolás Ordaz, el hecho se inició poco antes de las 10, cuando un delincuente armado, aparentemente fuera de sí por el consumo de alguna sustancia, ingresó a un local de ropa situado en calle Moreno, entre la peatonal Rivadavia y Alem, en pleno centro comercial de dicha localidad.

El comisario Ordaz relató que el asaltante simuló ser un cliente y primero comenzó a mirar prendas de vestir que quiso probarse, momento en que la empleada le pidió saber si tenía dinero y él se puso agresivo e intentó robarle.

El fiscal Sarra explicó que ante esa circunstancia, y con el fin de resistirse al robo, la mujer mordió al delincuente en un dedo, por lo que éste salió del local a la carrera y huyó entre la muchedumbre que transitaba por la peatonal Rivadavia, donde fue visto por policías que comenzaron a perseguirlo.

"Cuando empieza la persecución y se siente acorralado ingresa en una juguetería donde toma a un rehén", dijo el fiscal, quien aclaró que la víctima era un cliente ocasional ya que en ese momento los empleados del local estaban sentados en un banco que hay en la vereda.

Una vez en el interior del negocio, el joven extrajo un arma -que resultó ser un revólver calibre .22 con cinco proyectiles en el tambor y apto para el disparo- que apoyó en el cuello y en el abdomen del rehén, al tiempo que comenzó a realizar una serie de demandas a cambio de entregarse.

A los pocos minutos, y por orden del fiscal Sarra, que se trasladó de inmediato al lugar junto su instructora Carla Abramovski, la Policía rodeó el lugar y arribó el Grupo Halcón con un mediador que tomó contacto con el delincuente para hacerlo desistir de su actitud.

Tanto el funcionario judicial como el jefe policial coincidieron con que inicialmente el joven -vestido con un pantalón largo color negro y un buzo de camuflaje con capucha- estaba "muy nervioso" y parecía estar "bajo los efectos de alguna sustancia", lo que se determinará en las próximas horas con los estudios médicos de rigor.

El negociador accedió a alguno de los pedidos, como la entrega ante el fiscal con algunas garantías y se le dio un almuerzo, el cual se adquirió en un local de comidas rápidas situado a pocos metros, sobre la peatonal Rivadavia.

Cerca de las 12.30, luego de mencionar varias veces que quería contactarse con personal del Patronato de Liberados y con sus familiares de la villa Monte, lo que finalmente no ocurrió, el delincuente se entregó, dejó su arma y fue trasladado a la comisaría 1ra. de Quilmes.

Por su parte, el rehén fue asistido por personal médico de una ambulancia apostada en el lugar ya que si bien resultó ileso se encontraba bajo un fuerte cuadro nervioso, dijeron los informantes.

Tras recibir asistencia médica, la víctima prestó declaración esta tarde en la seccional 1ra. al tiempo que el detenido, que contaba con una probation -suspensión de juicio a prueba- por un caso de robo, será trasladado mañana a los tribunales de Quilmes para ser indagado por el fiscal Sarra.

El propio instructor judicial indicó que le imputará los delitos de tentativa de robo con arma de fuego, por el primer hecho; privación ilegítima de la libertad, por la toma del rehén; y tenencia ilegal de arma de uso civil.

En tanto, los peritos secuestraron en la juguetería asaltada no sólo el revólver utilizado por el acusado sino también las imágenes de las cámaras de seguridad del local que grabaron todo el hecho en vivo y que serán analizadas e incorporadas al expediente, agregaron los voceros.

Para los investigadores, el detenido actuó todo el tiempo solo, sin cómplices, y se movilizaba a pie, ya que la villa El Monte está ubicada entre el centro de Quilmes y la Autopista Buenos Aires-La Plata.

Es más, una fuente judicial detalló a Télam que el personal de la comisaría 1ra. de Quilmes tenía señalado al acusado como sospechoso de otros robos cometidos en los comercios de la zona, la cual a la hora en que ocurrió la toma de rehenes de hoy presenta un intenso tránsito peatonal y vehicular, el cual se vio alterado por el fuerte operativo policial montado en los alrededores al lugar del hecho.

Télam

Opiniones (0)
24 de mayo de 2018 | 07:53
1
ERROR
24 de mayo de 2018 | 07:53
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"