Así fue la vigilia en el Parque O'Higgins

Cientos de fieles pasaron la noche en el parque de Santiago donde Francisco celebrará la primera misa masiva de su visita.

 El papa Francisco celebrará hoy a las 10:30 una misa que se anticipa multitudinaria en el Parque O'Higgins, en el centro de Santiago de Chile. Y la expectativa por el evento es tal que varios fieles decidieron dormir en el lugar para asegurarse su ubicación.

Se esperan 400.000 personas en la misa que oficiará el sumo pontífice en el parque, de 74 hectáreas. Las puertas del lugar se abrieron a la madrugada de hoy, pero ya desde la noche del lunes comenzaron a llegar los primeros fieles.

Fabiola cuenta a la agencia de noticias dpa que el lunes por la tarde vio al papa pasar en el papamóvil, el día de su llegada a Chile, y su emoción fue tanta que partió directamente hacia el parque, para ser la primera en llegar. La noche es fría en Santiago, pero ella dice que el esfuerzo vale la pena: "¿Cuándo voy a volver a ser parte de un evento tan importante?"

Además, agrega: "Aquí hay baños públicos, una tienda que vende café, traje mantas para el frío y ya me hice dos amigas. No necesito nada más".

A su lado, José cuida la entrada a una carpa, que colocó al lado de la pequeña tienda. "Somos seis personas encargadas del negocio: vendemos café, galletas, agua y comida caliente".

"Nuestra expectativa es conseguir una buena ganancia con la gente que hará hoy la vigilia. Es la primera vez en mi vida que paso una noche vendiendo y por eso trajimos la carpa: dormiremos apretados, tres y tres, por turnos, para poder trabajar hasta el mediodía", añade.

Esperando a que se abran las puertas y a medida que pasa la noche, cada vez son más los grupos parroquiales, repletos de jóvenes, que llegan al Parque O'Higgins. Y entre todas las canciones que cantan, una se repite más que el resto: "Chi chi chi, le le le, viva el papa y Chile".

"Con este ambiente, no creo que podamos dormir", dicen a dpa Yemilson y Grace, una pareja de venezolanos que llegaron a Chile hace dos meses y que portan la bandera de su país. "Trajimos sacos de dormir, mantas, pan, queso, ensalada de frutas y barritas de cereal para pasar la noche: estamos bien preparados".

Delmira describe su situación: "Hoy mi empleadora me dejó salir antes para que me venga a pasar la noche aquí. Está fresco, pero vale la pena: Francisco es muy importante en mi vida, llena mi corazón, y por eso es que puedo hacer este esfuerzo por él".

La de hoy será la segunda vez que el Parque O'Higgins albergará una misa papal. En 1987, la que oficiaba Juan Pablo II fue interrumpida por manifestaciones contra el gobierno militar de Augusto Pinochet y el pontífice pronunció una muy recordada frase: "El amor es más fuerte".

"Ése era otro Chile, muy diferente", recuerda Pamela, que representa a la capilla San Gregorio. "No me tocó presenciar esa misa en particular, pero ese año sí lo vi a Juan Pablo II en otro evento. Ambos papas me resultan similares porque tienen muchísimo carisma".

"Con las mujeres de la iglesia, trajimos mantas, abrigos, café y mate, pero en termos de metal, ya que no sabíamos si iban a dejarnos entrar con los de vidrio", aclara. Y complementa: "En 1987 éramos jóvenes y guapas: hoy tenemos más experiencia y algunas hasta vinimos con nuestros hijos".

Al abrigo de la noche y cubierta por una cobija, Judith, de la parroquia Santos Apóstoles, rememora: "Ésta no es la primera vigilia que hacemos y hubo otras mucho más frías. Dicen que en Chile el cristianismo está muerto, pero acá estamos para mostrar que no es así".

"Ojalá que el papa pueda dar un mensaje de paz, que nos una como cristianos pero también como chilenos", añade.

Así, entre música parroquial, vendedores que quieren aprovechar la desacostumbrada demanda nocturna, café, cigarrillos, comidas rápidas, golosinas, bolsas de dormir y muchos atuendos abrigados, los fieles católicos pasan la noche en vela para ver al papa a la mañana siguiente.

El pensamiento de todos ellos es resumido por Noelia, una más de las tantas asistentes que espera acurrucada en su cobija: "Hoy, las estrellas serán nuestro techo. Y también dios, que siempre nos protege".

dpa

Opiniones (0)
19 de agosto de 2018 | 01:05
1
ERROR
19 de agosto de 2018 | 01:05
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"