Catherine Deneuve pidió disculpas a las víctimas de abusos

Tras firmar una solicitada con una postura crítica a movimientos como #MeToo, o #balancetonporc ("Denuncia a tu cerdo"), la actriz fue muy cuestionada.

Tras firmar una solicitada con una postura crítica a los movimientos como #MeToo, o #balancetonporc ("Denuncia a tu cerdo"), por los cuales en los Estados Unidos y en Francia las mujeres señalan a sus abusadores sexuales,Catherine Deneuve hizo su descargo. "Nada en el texto afirma que el acoso es bueno, de lo contrario no lo habría firmado", explica en una carta que se publicó hoy en el diario Liberation.

Así, la actriz se disculpa con las víctimas de abusos por la solicitada que suscitó cientos de críticas en su contra. En la misiva, Deneuve admite que hay abusos de poder y pide que se haga justicia contra los agresores cuyo accionar abusivo está demostrado. Además, aclara que tiene toda una historia en el feminismo como cuando defendió la legalización del aborto en Francia.

Sin embargo, la actriz vuelve a aclarar su postura por la que afirma que los hombres se están convirtiendo en víctimas de un "linchamiento mediático" y que el clima actual amenaza la libertad sexual e incluso a "las artes".

Recordemos que la solicitada que había firmado la actriz, también fue rubricada por 100 mujeres francesas. En ella se afirma que la oleada de acusaciones contra hombres poderosos desde el escándalo de Harvey Weinstein ha ido demasiado lejos. Esto provocó muchas críticas tanto en Francia como en el extranjero en momentos en los que mujeres y hombres están empezando a señalar públicamente a sus agresores sexuales.

Aquí, la carta que publicó hoy Deneuve:

Firmé la petición titulada en el periódico Le Monde, "Defendemos la libertad ...", una petición que generó muchas reacciones, y que requiere una aclaración.

Sí, me gusta la libertad. No me gusta esta característica de nuestro tiempo cuando todo el mundo se siente con derecho a juzgar, arbitrar, para condenar. Es un tiempo de meras denuncias desde las redes sociales que generan castigo, renuncia, y, a veces, y a menudo, linchamiento mediático. Un actor puede ser borrado digitalmente a partir de una película, el director de una gran institución de Nueva York puede ser separado de oficio por poner las manos en unas nalgas hace treinta años, sin más preámbulos. No excuso nada. Yo no decido sobre la culpabilidad de estos hombres, porque no estoy calificada para eso. Y pocos lo son. No, no me gustan estos efectos de paquete, demasiado comunes hoy en día. Por lo tanto mis reservas ya en octubre al hashtag "Denuncia a tu cerdo".

No, no soy ingenua, aunque más hombres son propensos a estos comportamientos que las mujeres. Pero, ¿cómo es que este hashtag no es una invitación a denunciar? ¿Quién puede asegurarme que no habrá manipulación o malicia? ¿Que no habrá suicidios de inocentes? Debemos vivir juntos sin "cerdos" o "zorras" y tengo que confesar que he encontrado el texto "Defendemos la libertad ..." muy enérgico, pero no perfectamente justo.

Sí, he firmado esta petición y, sin embargo, hoy me parece absolutamente necesario enfatizar mi desacuerdo con la forma en que algunos peticionarios reclaman individualmente el derecho a difundirse en los medios, distorsionando el verdadero espíritu de esta petición. Digamos que decir en un canal de televisión que se puede disfrutar durante una violación es peor que escupir en la cara de todos los que sufrieron el crimen. No sólo estas palabras le sugieren que no es tan grave hacerlo a los que están acostumbrados a usar la fuerza o utilizar la sexualidad para destruir, porque finalmente sucede que la víctima disfruta. Pero cuando firmamos un manifiesto en el que se compromete a otras personas, uno se evita que se embarquen en su propia incontinencia verbal. Es indigno Y, por supuesto, nada en el texto afirma que el acoso es bueno, de lo contrario no habría firmado.

He sido actriz desde que tenía 17 años. Podría, por supuesto, decir que me pasó de ser testigo de más situaciones, o sé de otras actrices sobre las que realizadores cobardes abusaron de su poder. Simplemente, no debo yo hablar en el lugar de mis hermanas. Esto crea situaciones traumáticas e insoportables, siempre es poder, la posición jerárquica, o una forma de control. La trampa se cierra cuando se hace imposible decir ´no´ sin poner en riesgo el trabajo, o sufrir burlas humillantes y degradantes. Entonces, creo que la solución no sólo será educar a nuestros niños y niñas. Sino también, posiblemente, crear protocolos en empresas que si hay acoso, la persecución se inicie inmediatamente. Yo creo en la justicia.

Finalmente firmé este texto por una razón que, en mi opinión, es esencial: el peligro de ´las limpiezas´ en las artes. ¿Quemaremos a Sade en Pléyades? ¿Diremos que Leonardo da Vinci es un artista pedófilo y borraremos sus pinturas? ¿Sacaremos a Gauguin de los museos? ¿Destruimos los dibujos de Egon Schiele? ¿Prohibimos los registros de Phil Spector? Este clima de censura me deja sin palabras y preocupada por el futuro de nuestras sociedades.

Algunas veces fui criticada por no ser feminista. ¿Recuerdan que fui una de las 343 zorras con Marguerite Duras y Françoise Sagan que firmaron el manifiesto "Tuve un aborto" escrito por Simone de Beauvoir? El aborto se castigaba con enjuiciamiento criminal y encarcelamiento en ese momento. Es por eso que me gustaría decir a los conservadores, racistas y tradicionalistas de todo tipo que han considerado estratégico apoyarme, que no me engañen. No tendrán mi gratitud ni mi amistad, al contrario. Soy una mujer libre y lo seguiré siendo. Saludo fraternalmente a todas las víctimas de los actos odiosos que puedan haberse sentido agredidas por la solicitada publicada en Le Monde, es a ellas y a ellas solas con las que me disculpo.

Fuentes: La Nación y Liberation

Opiniones (1)
17 de julio de 2018 | 16:37
2
ERROR
17 de julio de 2018 | 16:37
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Totalmente sensato. Saludos
    1