Correas deberá cubrir un "hueco" en la estructura de la DGE

A fin de mes se va la subsecretaria de Gestión Educativa y todavía no hay definiciones sobre el esquema de autoridades del Gobierno Escolar para este año. Las actividades comenzarán el 9 de febrero y la meta más importante consistirá en superar los 180 días de clase que fija la ley.

El año que ha comenzado plantea desafíos importantes en materia educativa. Aunque antes de aplicar los proyectos, el Gobierno provincial deberá cubrir un puesto vacante en la grilla de funcionarios.

Sucede que, a fines de este mes, dejará su cargo la subsecretaria de Gestión Educativa, Mónica Coronado. Tal como adelantó este diario a fines de noviembre, una de las dos funcionarias más importantes en la estructura que lidera el Director General de Escuelas, Jaime Correas, confirmó su dimisión a partir del 31 de enero. Esto ocurrirá apenas 9 días antes del inicio formal del ciclo lectivo 2018.

Coronado coordina a las directoras de línea, quienes tienen a su cargo todas las escuelas de nivel inicial, primario y secundario. Su área también maneja las escuelas especiales y las artísticas. Son 600 escuelas primarias y 250 CENS, entre otras instituciones. Si bien hace meses se habla de su renuncia, aún no se sabe quién la remplazará. Incluso es posible que haya reestructuraciones.

Según pudo saber este diario ayer, el esquema en la segunda línea de la DGE todavía "está por definirse" y apenas han habido algunas conversaciones de Correas con el gobernador Alfredo Cornejo sobre el año escolar que se viene.

Eso sí, se sabe que junto a Correas continuará la otra subsecretaria de la DGE. Se trata de Emma Cunietti, una histórica que conduce el área de Planeamiento e Investigación y maneja los terciarios de la provincia.

Las metas de 2018

El equipo de funcionarios de la DGE deberá cumplir una meta en cuanto a días de clase: 186 en total. O sea, por arriba del mínimo de 180 días que se debe garantizar, según el artículo 1 de la Ley nacional Nº 25.864, que rige desde 2004.

Las clases comenzarán el 5 de marzo y terminarán el 7 de diciembre. Cunietti explicó hace poco a MDZ Radio que, para conseguir los 186 días de clases, "hemos intentado eliminar las jornadas institucionales que tienen que ver con suspensión de actividades".

Pero al desafío de los 186 días de clases, se agregarán otros objetivos de tipo conceptual. Se empezaría a aplicar en Mendoza el proyecto Secundaria 2030, que es impulsado por el Ministerio de Educación de la Nación. 

En este sentido, la DGE apunta a generar cambios "graduales". Entre ellos, la eliminación de la repitencia para aquellos chicos que se llevan tres materias en la secundaria, según indicó Cunietti.

Sin embargo, estos cambios no serán inmediatos: las conversaciones entre la Provincia y la Nación sobre la aplicación del plan Secundaria 2030 se extenderán hasta noviembre de este año. O sea que poco de lo que se planea hacer se convertiría en realidad en 2018.

Por ejemplo, en el marco del plan Secundaria 2030, también se quieren eliminar los "profesores taxi" y que los docentes trabajen en una escuela o dos solamente. Pero en Mendoza, una medida de ese tipo exigiría incrementar el 30 por ciento el presupuesto de la DGE, por lo cual, para este año, prácticamente lo han descartado.

A trabajar en febrero

Aunque las clases comenzarán recién en marzo,  la resolución 2900, del 19 de diciembre pasado, fija una serie de actividades para supervisores, directores y docentes, entre otros, que se extenderá durante todo febrero. 

IMG 20180115 WA0029

Entre ellas, una jornada para docentes de salas de cinco años y primer grado, a quienes se les hará conocer una propuesta de alfabetización basada en el libro "KLOFKY y sus amigos exploran el mundo". 

El libro pertenece a una investigadora del Conicet y el plan en desarrollo es una de las apuestas fuertes de Correas para este año.

Opiniones (2)
17 de agosto de 2018 | 14:21
3
ERROR
17 de agosto de 2018 | 14:21
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Si sabés tanto eugis, denuncialo
    2
  2. No dicen nada de por qué se fue la subsecretaria de Gestión Educativa Mónica Coronado. Ella quiere ir a fondo con la investigación de las aberraciones del Instituto Próvolo y su vinculación con la DGE, y Jaime Correas, junto con el Arzobispado de Mendoza, quieren poner paños fríos y desviar la investigación. Por favor, sean más claros en la información, sino parecen cómplices.
    1