Nazaret Castro y el acto político de consumir

La periodista española radicada en Argentina habló con "Estar mejor" sobre su oficio, el consumo y su "Carro de Combate". Reivindicó la investigación profunda y el papel de los ciudadanos-consumidores en el cambio del sistema.

Nació en un pueblo de Extremadura, pero se crió en Madrid. La vocación periodística la acompaña desde la infancia, los medios escritos la apasionaron al comienzo de su carrera y la sensibilidad social floreció en Latinoamérica.

Vivió en Londres y Bruselas, y en 2008 llegó a Brasil, donde comenzó su carrera corresponsal. Ha sido colaboradora de medios como Le Monde Diplomatique, Público, eldiario.es y Equal Times.

En 2012 cocreó el colectivo periodístico Carro de Combate, que estudia los impactos socioambientales de las mercancías en cada fase de la cadena productiva. Con sus compañeras ha estudiado la caña de azúcar y la palma aceitera en Guatemala, Colombia, Ecuador, el sudeste asiático y Camerún.

Estudió la Maestría en Economía General Sarmiento en Buenos Aires y cursa un doctorado en Ciencias Sociales. Es autora, entre otros, del ensayo La dictadura de los supermercados y coautora de Carro de Combate. Consumir es un acto político.

Foto: Nazaret Castro, archivo particular

Foto: Nazaret Castro, archivo particular

En Brasil descubres una línea de trabajo relacionada con la justicia social y los derechos humanos. ¿Cuáles son las primeras historias que te conmueven y comienzas a contar?

Una de las experiencias más bonitas de mi carrera fue haber escrito sobre los saraos, reuniones en butecos (bares populares) donde se comparte poesía. Empezaron en las periferias de Sao Paulo, luego se extendieron a otras periferias y a varias ciudades también. A estos bares iba la gente a leer poesías propias o de autores a quienes se les vino a llamar "marginales". Este movimiento se convirtió en boom tremendo.

Cuando llegué a Brasil, conocí unas personas que estaban haciendo un documental. Iba con ellos de un lado a otro, y fue una experiencia hermosa, porque sentí que la literatura y la tradición oral llevaban al frente los problemas del día a día, la vida en la periferia. En las favelas puede darme cuenta de la profunda desigualdad, pero a la vez vi cómo los actos de protesta se convertían en arte y en una posibilidad de elevar la autoestima. Quienes se avergonzaban de decir de qué barrio provenían, de repente se sintieron orgullosas de su origen.

En las favelas puede darme cuenta de la profunda desigualdad, pero a la vez vi cómo los actos de protesta se convertían en arte

¿Cómo surge el interés en la problemática ambiental y cuáles son los inicios de Carro de Combate?

Además de los saraos, en Sao Paulo comencé a escribir sobre el trabajo en condiciones de esclavitud, específicamente en los talleres textiles en la ciudad y en las plantaciones de caña de azúcar. En ese momento, la periodista Laura Villadiego, quien trabajaba como periodista freelance en Camboya, me escribió para decirme que estaba trabajando temas similares y me propuso trabajar juntas.

Empezamos a escribir artículos en un blog y en 2012 comenzamos la investigación sobre la caña de azúcar. Ese fue el primer intento de lo que después sería nuestra metodología de trabajo: estudiar las distintas fases y cuáles son los impactos sociales y ambientales. Para mí ha sido interesante mostrar dos cosas: la primera, los impactos sociales y ambientales van de la mano: cuando llega el cultivo o la minería a un territorio afecta el ecosistema y además las comunidades campesinas o indígenas pierden su propia identidad. La segunda, la forma de producir derrocha recursos.

Foto: Libro Amarga dulzura


Con Carro de Combate han hecho hincapié en la necesidad de conocer el proceso de los productos y han planteado el consumo como un "acto político". ¿Qué alternativas proponen para comenzar a ser responsables con nuestra forma de adquirir?

Proponemos buscar alternativas de la economía social y el trabajo de las cooperativas. En América Latina existen ferias donde es posible comprar directamente al productor, que en ocasiones tiene frutas y verduras agroecológicas. Sin embargo, hay cuestiones relacionadas con modificar hábitos de consumo. Por ejemplo, en Europa, donde en general se consume y derrocha, se han creado movimientos con el interés de reparar y arreglar las cosas, en lugar de tirarlas en cuanto dejan de funcionar; volver a los mercados de segunda mano, o el intercambio con amigos. A veces nos aburrimos con una prenda, pero sabemos que esa prenda está en buen estado. En lugar de ir a un shopping a comprarse una prenda nueva, a lo mejor es posible intercambiarla con los amigos. Así tendremos "armario nuevo", pero más económico y sostenible.

Desde 2012 hasta la fecha, ¿cuáles han sido las transformaciones de Carro de Combate y qué cambios las inspiran a seguir?

Nos ha cambiado la vida. Ahora somos tres, pues se ha unido al equipo Aurora Moreno, quien conoce África. Luego del azúcar, comenzamos a investigar la palma, crowdfunding y eso supuso por primera vez tener recursos para hacer la investigación. Viajé a Colombia, Guatemala y Ecuador; Laura fue a Indonesia y ahora está por viajar a Malasia, y Aurora fue a Camerún.

Foto: Portada del libro La dictadura de los supermercados

¿Cuáles son los proyectos que vienen para Nazaret y Carro de Combate?

Por un lado, continuar compartiendo mi libro La dictadura de los supermercados. Cómo los grandes distribuidores deciden lo que consumimos (Akal, 2017), publicado en Madrid y de próxima edición en Latinoamérica. Esta es una reflexión sobre el sistema alimentario y agrícola mundial, y cómo no resuelve los problemas del hambre hoy. Además, estudiar el tema de la soja es uno de los propósitos del año y Argentina es un lugar privilegiado para dicha investigación. También estoy trabajando en mi tesis doctoral, que está dedicada a la palma aceitera en Colombia.

Por otro lado, este año queremos hacer un libro con Carro de Combate que reúna investigaciones. Laura y yo editamos Carro de Combate. Consumir es un acto político (Madrid, Clave Intelectual, 2014) y Amarga dulzura sobre la investigación de la caña, y hemos publicado informes de investigación sobre la palma.

Más información: Carro de Combate