López no quiere vender aviones, casas y autos de alta gama

El empresario K detenido presentó un escrito para que un nutrido número de activos no sean incluidos en la venta del Grupo Indalo.

Mientras aguarda que se resuelva su pedido de excarcelación durante la feria judicial y la posible venta de Grupo Indalo al fondo de inversión OP Investiment, Cristóbal López busca conservar algunos de sus bienes más preciados y que la Justicia no los use para pagar la enorme deuda contraída con el Estado.

Autos de alta gama, aviones, un coqueto restaurante con vista al mar en la Patagonia y unas casas de lujo, entre otros, son los bienes e inmuebles que López y su socio Fabián De Sousa, también detenido, esperan retener su titularidad. La decisión de su remate o no está a cargo de los jueces Julián Ercolini, quien fue el autor del procesamiento y detención de los empresarios por defraudación al Estado; y Javier Cosentino, el magistrado en lo Penal Económico encargado de supervisar el concurso de acreedores de Oil Combustibles, principal activo del grupo.

Según publicó Clarín, luego de la feria judicial habrá avances en el proceso de venta del Grupo Indalo a OP Investiment, de Ignacio Rosner y Santiago Dellatorre, por el cual Ercolini deberá decidir si autoriza o no la venta y traspaso del conglomerado de 170 empresas al fondo de inversión. Luego de dos negativas, ahora el magistrado pidió a los tres veedores judiciales que se expidan sobre la viabilidad de la venta, su finalidad, el rol de Rosner y Dellatorre y sus antecedentes. Ello despertó cierta esperanza en López y De Sousa, dado que el magistrado abrió la posibilidad de concretar la operación.

A su vez, los empresarios K intentan retener una serie de activos de importante valor para que no sean incluidos en la operación de venta del Grupo Indalo a OP Investments, ya sea porque son bienes "personales" o están inscritos en otras empresas que no pertenecen al holding.

La lista de bienes "excluidos" que presentaron los defensores de López y De Sousa ante Ercolini incluye dos aviones King Air C 90 (uno de 1982 y otro de 2013, con un alto valor de mercado) y otra aeronave modelo Barón 58 (de menor costo). También, ocho vehículos entre los que se encuentran dos autos BMW, uno inscripto bajo la titularidad de Alcalis de la Patagonia y otro a nombre de Oil Combustibles S.A. (OCSA). De ésta última compañía hay también dos Jeep: un Cherokee PAT y un modelo Wrangler. Propiedad de la constructora CPC, no quieren entregar una Toyota Hilux y una Toyota Prado, al igual que otra camioneta Hilux, propiedad de Oil M&S SA.

En el caso de inmuebles, los empresarios detenidos pidieron no tener en cuenta en la operatoria, tres "unidades funcionales" en el Edificio Madero Center (Puerto Madero), siendo uno de esos departamentos donde vivía Cristóbal López. Entre las propiedades, también se encuentran dos casas en el coqueto barrio cerrado y golf club Arelauquen, de San Carlos de Bariloche, que pertenecen a CPC. En esta zona privilegiada las propiedades no bajan del medio millón de dólares.

Al menos tres empresas no fueron incluidas en la venta a OP: Inverco del Cono Sur, en Comodoro Rivadavia, una financiera cuyo capital inicial cuando se constituyó fue de $ 612.000 y sus principales accionistas son De Sousa e Inversora M&S (usada como parte de la maniobra defraudatoria contra el Estado, junto a OCSA).

Tampoco se incluyó la venta del Parador 10, en Rada Tilly, Chubut, un distinguido restaurante que fue inaugurado a toda pompa en 2014, con fuegos artificiales e invitados especiales. Finalmente, López y De Sousa planean quedarse también con la empresa Promet, que produce aceite de oliva en la provincia de Catamarca.

Por otra parte, en el extenso escrito presentado ante la Justicia se reconocieron deudas millonarias con acreedores privados, "garantizados por accionistas". Se compone de: 223 millones de pesos, cuyos principales afectados son Marcelo Tinelli (con $137 millones), y Héctor Colella, el "heredero de Yabrán", con $ 75 millones. También se consignó ahí una deuda en dólares, por US$ 50 millones, de los cuales el conductor de televisión tiene US$ 12,9 millones y Colella US$ 1,8 millón, entre otros.

Opiniones (1)
21 de mayo de 2018 | 08:57
2
ERROR
21 de mayo de 2018 | 08:57
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. obvio, eso pasa con los TESTAFERROS, no quiere vender lo que no es suyo, 2+2..
    1