J. Catalá

El negociador de Cornejo que sueña con ser gobernador

Ulpiano Suárez, sobrino del intendente Rodolfo Suárez, es el funcionario al que le toca lidiar con los gremios y se anima a hablar de todo.

"Si me dan elegir entre un decreto y un acuerdo que no se puede cumplir, prefiero un decreto". La definición es del subsecretario de Gestión Pública y Modernización del Estado, Ulpiano Suárez (47), el hombre que Cornejo eligió para sobrellevar las discusiones paritarias con los gremios.

Tras cerrar 18 acuerdos salariales, se siente optimista respecto de su próxima pulseada con el SUTE y en un mano a mano con MDZ se anima a hablar de (casi) todo: desde su relación con Cornejo, pasando por la crisis gansa, hasta su sueño como Gobernador.

-¿Cómo es ser el negociador de un Gobierno que no le teme al decreto?

-En primer lugar, es una gran responsabilidad y un gran desafío integrar el equipo paritario del Gobierno. La paritaria 2016 fue muy complicada. Estábamos en una crisis financiera gravísima en la provincia. Veníamos de una política de negociación paritaria en la que la agenda era manejada por los gremios. Se negociaban porcentajes que después no se podían cumplir y hubo que poner en orden las cosas. Desde un comienzo nos sentamos a negociar advirtiendo que las propuestas que íbamos a hacer iban a ser cumplibles. En el primer año logramos acuerdos en un 75 por ciento, tuvimos sólo cuatro rechazos; al año siguiente, logramos un 90 por ciento de acuerdo, los rechazos se limitaron a Juegos y Casinos y al SUTE y cerramos el 2017 con casi un 100 por ciento de acuerdos.

-¿Como es la relación con Cornejo? ¿Está todo el tiempo encima?

-Él está siempre totalmente informado de todo.

-¿Eso quiere decir que le suena el teléfono cada dos por tres y es Cornejo?

-Sí, que está en todo. En todos los detalles. Contar con la información como él la tiene le permite ejercer un liderazgo para hacer grandes cambios. Obviamente delega en sus ministros y ellos en nosotros en las segundas líneas.

-Respecto de la negociación que se viene con el SUTE, único gremio con el que aún no hay acuerdo, ¿Cornejo le ha pedido algo en concreto?

-El SUTE ya sabe que la negociación se va a dar en el marco del 15,7 por ciento y en tramos, que vamos a plantear la cláusula de ajuste automático, que vamos a hacer una propuesta de incremento desde enero y que, como en el resto de los sectores, se va a plantear seguramente alguna ayuda en materia de útiles y demás. Soy optimista, entiendo que hemos sido transparentes y sinceros en las propuestas que hemos hecho.

-¿El 15,7 por ciento es la última oferta o se podría incrementar?

-Es la última oferta en lo que hace a porcentaje. Además, la cláusula de ajuste automático viene a garantizar que el sueldo del empleado público no va a perder poder adquisitivo, si la inflación fuera menor al porcentaje, habrá ganado el incremento; si llega a ser mayor garantizamos que no haya pérdida.

-¿Una negociación que termina en decreto es una frustración para usted?

-Bueno, si me dan a elegir entre un decreto y un acuerdo, prefiero un acuerdo; pero si me dan elegir entre un decreto y un acuerdo que no se puede cumplir, prefiero un decreto.

-¿Considera, como Cornejo, que el titular del SUTE, Sebastián Henríquez, está para el psiquiátrico después de haber pedido una recomposición salarial del 50 por ciento?

-Entiendo que es irracional su pedido. Por lo menos es no tener fresca la historia reciente.

-¿Qué le pediría a Henríquez teniendo en cuenta que se vienen las reuniones técnicas a fines de enero?

-Razonabilidad. Necesitamos que el SUTE acompañe el esfuerzo que han hecho todos los otros sectores y empezar a mirar para adelante.

-¿Apuestan, entonces, a que la tercera paritaria con el SUTE sea la vencida?

-Sería muy importante. Pensamos en los docentes y en los celadores. Vamos a llevar a la mesa paritaria la mejor propuesta y ojalá les llegue.

-En relación a la modernización del Estado, ¿el balance también es positivo?

-En lo que hace a la modernización administrativa hay tres hitos: la digititalización de los bonos de sueldo de los estatales, del boletín oficial que fue el primero de las provincias y la implementación en todas las áreas del Poder Ejecutivo del expediente electrónico, en donde la provincia también fue pionera.

-Teniendo en cuenta que es una de las dependencias con las que más le toca comunicarse, ¿qué reflexión le merece la denuncia en contra del subsecretario de Trabajo, Alejandro Jofré, a quien acusan de manosear a las empleadas?

-Desconozco cómo está la causa. Me extrañó muchísimo la denuncia en contra de Jofré. En estos años he estado más en la Subsecretaría de Trabajo que en mi casa y jamás advertí nada. Pero en todas estas cuestiones que avance la investigación es lo mejor para el sistema.

-Mirando el escenario político del momento, ¿qué piensa de lo que está pasando en el interior del Partido Demócrata y que repercute en el Frente Cambia Mendoza?

-Tanto Cambiemos como Cambia Mendoza están fortalecidos por los resultados electorales y de la gestión. En el caso de Mendoza se dijo que tras las elecciones de medio término el Gobernador iba a perder poder; muy por el contrario, Cornejo sigue demostrando que ejerce un liderazgo para grandes transformaciones. Y respecto del Partido Demócrata veo que no entendieron lo que significa ser parte de un frente en donde se tiene que priorizar el interés general porque sino la alternativa es funcionar como partido individual.

-Virtud de Cornejo:

-Es una persona muy inteligente.

-Un defecto de Cornejo:

-Demasiado pasional; atributo éste que si deriva en acciones concretas termina siendo una virtud.

-Virtud y defecto de Macri

-Como virtud, su visión de futuro; como defecto, la forma de comunicar algunas decisiones.

-¿Le gustaría llegar a la Gobernación?

-Obviamente para cualquier mendocino ser gobernador sería el máximo orgullo. Igualmente estoy muy conforme en el lugar en donde estoy aportando mi granito de arena.

***Ulpiano Suárez (47), casado y dos hijos. Sancarlino como Cornejo, viene de una familia muy política. Su bisabuelo fue militante radical a principios de siglo XX, su abuelo y papá fueron legisladores provinciales y él dio sus primeros pasos en la función pública como apoderado de las comunas de Tupungato y Capital en donde supo cruzarse, además, con su tío, el actual intendente de la Ciudad de Mendoza, "Rodi" Suárez. Se recibió como abogado en la Universidad de Mendoza. Mucho tiempo después fue convocado por Cornejo para trabajar en sus equipos técnicos de cara a su Gobernación y de ahí saltaría a su función actual, cabeza visible del equipo paritario del Gobierno***. 

Opiniones (2)
24 de mayo de 2018 | 07:00
3
ERROR
24 de mayo de 2018 | 07:00
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Señor Gobernador, la provincia podría vivir solo del turismo, pero para eso hay que apostar, con mejores rutas, mejores hoteles mejores lugares atractivos para los que nos visitan, en cada departamento debe haber algo para visitar, no solo que haga referencia al vino, sino algún otro tema, que se debería hasta inventar... Haga trabajar su ministro de cultura, con las universidades, con el secretario de deportes, etc...invente algo!!
    2
  2. Claro puede ser obsoleto, pero a mi me educaron maestros vocacionales, que venían a la escuela en micro, no habían estufas ni aires acondicionados, y el edificio era de una escuela Nacional, antiquísimo. Recuerdo que mi maestra Georgina, una vez me pidió acompañarla, para hablar con la Madre de un compañero que no asistía a clase, para indicarle la dirección. Disciplina férrea, inculcaban valores, se valoraban a los héroes de la Independencia. Quizás todo esto suene a viejo "gaga", pero es lo que siento como deber comunicar.
    1