R. Valle

Liliana Franco: "A Casa Rosada entran muy amables y cuando ya se sienten seguros muestran su verdadera cara"

Con más de 30 años en el periodismo, dejó de ser la vecina anónima gracias a la pantalla de "Intratables". Conocedora como pocas de los entresijos del poder, la histórica acreditada en Casa Rosada cuenta cómo fue develar sus secretos en un libro y cuál es el precio a pagar en las trincheras del oficio.

En el panel de Intratables, Santiago del Moro la presenta como "la Señora de Casa Rosada". Para otros, ella es "la Di Sandro de las mujeres", en referencia al decano de los acreditados en la sede del Poder Ejecutivo, que lleva más de 70 años cubriendo la cocina de las noticias.

En tiempos donde los egos mediáticos cotizan más que el rating, Liliana Franco es de las que aún no se las comió el personaje. En pantalla, en sus notas en Ámbito Financiero o en esta #Entrevista Wok con MDZ, sigue siendo la misma. Amable, educada, temperamental, con ideas claras y un indisimulable amor por un oficio al que ni la grieta ni los tóxicos de las redes han podido derrocar.

La reciente publicación de su primer libro, Los secretos de la Casa Rosada, nos invita a descorrer el velo del poder, ese que termina revelando el verdadero rostro de los políticos y su temible entorno. Con su voz autorizada, Franco comparte una visión del periodismo que busca tanto ser genuino como evitar convertirse en cómplice de los feligreses de la grieta.

-Pese a la importancia de la Casa Rosada no había un libro que la contara así, en su trastienda. ¿Qué buscabas mostrar o descubrir con este trabajo?
-Quería llevar a la gente adentro de la Casa Rosada. Que vean cómo son los presidentes en la CR. Contar anécdotas que no se conocían. Yo soy periodista de gráfica, y uno siempre escribe la noticia, pero lo que hoy se conoce como breves de color, antes no era tan usual. El periodismo de color, si se quiere. Quería compartir esos pequeños secretos. Y pude hacerlo porque fui a buscar a muchos empleados ya retirados, porque en general son una tumba. Si uno quiere obtener información del personal de planta, por ahí no va la cosa. Es parte de su función ser muy discretos, porque están asistiendo a presidentes, a ministros. Generalmente, en CR a la información la obtenés de los propios funcionarios. On the record u off the record.

- Las anécdotas no son la historia oficial, pero a veces pueden ser más reveladoras. Cuentan aquello que la historia con mayúsculas no supo o no quiso ver. Con esas breves de color a las que te referís, por ahí le estás dando forma a un relato mayor...
-Es un poco eso de "Pinta tu aldea y serás universal". Este no es un libro en el sentido de un análisis político o económico de las distintas presidencias, sino que muestra cómo se comportaron los presidentes en la Casa Rosada. De alguna manera, uno puede hacer un paralelismo. Por ejemplo, los olvidos de De la Rúa, que a la mañana le preguntaban qué quería almorzar, elegía algo y cuando se lo traían decía "yo no pedí esto". O convocar una conferencia de prensa y no saber para qué. Eso también te pinta el presidente que tuvimos.

-En ese trato cotidiano con los empleados también se revela la verdadera personalidad de los poderosos, ¿no?
-Claro. Los que estamos acreditados desde hace tantos años en CR tenemos un elevado nivel de escepticismo. Porque uno los ve ingresar a casi todos con buenísimas intenciones y luego ves cómo van cambiando a medida que van transitando el poder. Y eso nosotros lo vemos claramente dentro de CR. Al principio entran muy amables y cuando ya se sienten seguros muestran su verdadera cara.

"El poder revela a la verdadera persona. Yo trabajo en un lugar donde se concentra la suma del poder. Si hay un símbolo que representa eso en la Argentina es la Casa Rosada".

Los secretos de la casa rosada liliana franco sudamericana D NQ NP 681804 MLA26457932224 112017 F jpg 809×1200

-Me imagino que los "amigos del poder" pueden resultar tanto o más peligrosos...
-Hay funcionarios que se terminan creyendo más que el propio presidente. Si me preguntás qué es lo peor que se ve en los sistemas presidenciales, te digo que los entornos. Y los aislamientos. Termina ocurriendo que ese entorno aísla al presidente. Son el famoso diario de Yrigoyen. Empiezan todos a escucharse a sí mismos. Uno lo percibe hasta en pequeñas cosas. Un simple comentario muestra que no recepcionan siquiera el más mínimo comentario que les hacés, y eso que no llega ni a ser una crítica. Ahí se empiezan a cerrar.

"Si escuchás una sola campana, seguro vas a cometer errores. Por eso le tengo más miedo a los entornos que a los presidentes".

-Hablás de la actual etapa de gobierno con cierta desilusión. Decís que arrancó bien, pero después cambió su relación con la prensa. Pero a su vez reconocés que los acreditados recuperaron el contacto con un presidente después de una etapa de escasa relación con la prensa.
-Vos te referís a la "no relación" con los acreditados. En el gobierno de Cristina llegamos a ser sólo 7 periodistas en la sala de acreditados de CR. No tenía sentido que los medios perdieran ahí un recurso que no producía. Yo me especialicé en escribir toneladas de tinta con los discursos de ella. Sobreviví gracias a sus kilométricos discursos. Pero a pesar de que eramos pocos, fue importante permanecer allí. Pensá que somos como unos inquilinos dentro de un edificio. Y si no estás, no te repone nadie. Si la sala se hubiera cerrado, te apuesto que el macrismo no la hubiera reabierto. De hecho, históricamente tuvimos credenciales que nos permiten pasar a CR. Ahora no las renuevan, lo hacen de palabra. Yo, como llevo tantos años acreditada y soy conocida por la tele, me dejan pasar. Pero no corresponde. El macrismo no las renueva.

-Sin dudas, el oficio periodístico se está transformando profundamente por el impacto tecnológico. ¿Cómo te afecta en lo profesional este fenómeno?
-Soy una enamorada de las redes sociales. Considero que gracias a las redes sociales hoy a un gobierno le resultaría casi imposible imponer censura. Ahora con las redes sociales tenés millones de "periodistas" mandando información, fotos o lo que fuere. A pesar de eso, no quiere decir que el periodismo muera, sino que el periodismo se adecua, trabaja, convive con redes sociales. Pero el trabajo de un periodista cubriendo, yendo al Patio de las Palmeras, o viendo si entra alguien que no estaba en agenda (porque la agenda no te la suelen dar, ni este gobierno ni anteriores), es irreemplazable. Ese trabajo, esos ojos quién te lo quita. Casi toda mi carrera ha sido en gráfica y radio, pero internet me benefició porque tengo acceso a todo en el momento. Eso mejoró la calidad de la información que puedo tener.

"Como soy una persona que tiene experiencia y he leído bastante, sé distinguir las buenas fuentes. El problema es que internet es un gran océano informativo y convive el mentiroso con el serio. Si no sabés distinguir, sí podés comerte una información incorrecta".

EQxqYO9d

#El futuro de un oficio en crisis. Yo les digo a los periodistas jóvenes que la carrera nuestra debe cambiar en la Argentina. No deberíamos formar periodistas, que es un oficio. A mí me gusta el modelo europeo, por el cual elegís la carrera de grado que te gusta, lo que quieras, y luego hacés un máster en Periodismo, donde vas a aprender las herramientas fundamentales. Ya no es lo mismo el periodismo con el que yo empecé a trabajar que el actual. Ha cambiado mucho. Tenemos que ir hacia eso, porque si no se da la paradoja que cuando un medio busca a alguien para que hable de Economía busca a un economista para que haga periodismo económico. Esto es un oficio, que te lo dan los años. Ese master lo deberían dar periodistas que hayan trabajado muchos años como periodistas, como editores.

-En el libro contás cómo te dolió la falta de solidaridad de los colegas ante un hecho violento que padeciste. ¿Qué opinión te merece al periodismo militante que creció y se arraigó en los años del kirchnerismo? ¿Sentís que quedó una suerte de campo minado entre los colegas?
-Te cuento una anécdota. En la época de Cristina, presenciaba un acto en el Patio de las Palmeras y cuando su gente me vio empezaron a abuchearme. Fue una situación muy violenta. Gracias a un tuit de una colega que lo denunció -porque en la sala de acreditados no hubo solidaridad, había muchos kirchneristas, ni siquiera hubo espíritu de cuerpo ya que si me pasaba a mí también le podría pasar a otro- el hecho tomó trascendencia y se supo.

"En cuanto al periodismo militante, para mí es una cosa que no existe. O sos periodista o sos militante. Pero periodista militante, no. Podés ser periodista y simpatizante del partido tal o cual, pero que lo sepa tu familia. Al lector no le interesa".

Si a lo que voy a cubrir lo enfoco como militante, pierdo objetividad. Si lo único que quiero es mostrar que lo que hace mi gobierno es bueno, no estoy bien enfocado. Yo trato de informar lo que ocurrió y que el lector saque sus propias conclusiones si es bueno o malo. Mi obligación es contar los hechos como ocurrieron. Para mí, el periodismo militante es la deformación del periodismo. Esto que parece tan básico, hoy debo aclararlo y antes no me pasaba. Hoy persiste esto en CR, hay colegas que nacieron con el kirchnerismo y están convencidos de que está bien así, o que los ministros no informen o lo hagan cuando quieran. Están convencidos de que cualquier cosa que uno diga es tendencioso. La verdad es que tengo un nivel de escepticismo que por eso no soy nada. Se puede no ser ista.

-Te llevo a tu salto a la televisión. Venías con un perfil de periodista "seria" y de pronto pasaste a ocupar el lugar de panelista en Intratables, donde has logrado que el show nunca te saque de tu rol. ¿En qué te cambió o afectó esta exposición?
-Santiago (del Moro) me llama "la Señora de Casa Rosada". La televisión me trajo perder mi intimidad. A mí el anonimato me servía a veces para juntar información. Pero la tele también me puede abrir otras puertas. Hay mucho cholulismo en la política. Lo lindo que me da la televisión es el reconocimiento de la gente. Con la gráfica es muy difícil tener ese feed back con la gente. En Intratables yo me muestro tal cual soy. Quienes me conocen saben que no cambié en nada.

"Hace 40 años que vivo en el mismo barrio, pero cuando empecé a salir en Intratables se me acercaban y me decían 'ah, vos sos la periodista'. Dejé de ser la vecina anónima. La devolución de la gente es muy linda. Yo viajo en transporte público y son muy respetuosos".

Liliana franco.1

-¿Sos optimista en que algún día se logre superar la grieta del "ellos y nosotros", a pesar de que la historia argentina siempre ha estado marcada por los bandos bien definidos?
-Sí, es cierto lo de la historia argentina, pero no tanto como ahora. Cuando yo era chica me crié con "el tirano prófugo", que era el general Perón. Pero ya en mi época esa división entre peronistas y radicales se iba limando un poco. Del nivel de división como el que generó el kirchnerismo, yo no tengo recuerdo. Creo que va a ser difícil superarlo, porque ese gobierno duró más de una década; o sea es una generación. Mucha gente se crió en el kichnerismo y eso marca mucho. Espero que por el bien del país la grieta se vaya diluyendo, pero también veo del lado del gobierno actual que varios sectores la alimentan. Claramente polarizar con el gobierno de Cristina te sirve, pero para que la grieta desaparezca los dos lados deben poner algo. Para bailar un tango se necesitan dos, no te podés pelear solo. Y no veo eso.

"Hay un bando como el kirchnerismo que sigue alimentando esa grieta y no puedo decir que el macrismo no contribuya, aunque lo haga de menor manera. Los fanatismos del macrismo me preocupan. No lo veo en esa al Presidente, pero sí a sus colaboradores".

Liliana Franco lilianafranco20 Twitter

-¿Cómo ves al peronismo de hoy que, en realidad, es muchos peronismos? ¿Creés que puede dar pelea en el 2019?
-El peronismo debería empezar por hacer una autocrítica. Te puedo asegurar que más de un gobernador al que veía aplaudiendo como foca los discursos de Cristina, son los mismos que antes la mataban, le decían de todo y después estaban con ella. El peronismo decayó por culpa de sus propios errores, por eso está como mareado, a los tumbos. Fueron el sostén del kichnerismo y hoy ellos también cargan con la derrota. Ahora muchos parece que nunca fueron kirchneristas, no sé dónde estuvieron durante 12 años.

"El peronismo debe hacer una profunda autocrítica y seguramente resurgirá de las cenizas porque es un partido que todavía representa mucho de la identidad argentina".

-¿Habrá una segunda parte de estos secretos de la Casa Rosada?
-Me quedó mucho material afuera, casi otro libro entero, pero dependerá del interés de la editorial. La verdad es que está funcionando muy bien, ya va por la segunda edición. Es que van surgiendo más recuerdos, se va jubilando gente que trabajaba ahí. Tuve que ir a buscar a los que se habían jubilado porque no voy a afectar a los que están trabajando actualmente. Fueron dos años de mucho trabajo.

- Para ser una mujer "que emana periodismo", como te define Del Moro en el prólogo, ¿cómo es tu vida fuera del trabajo? ¿Existe esa vida o sos de las que está siempre en "modo periodista"?
-No, me cuesta desenchufarme. Estoy casada hace más de treinta años, tengo dos hijas, dos nietos, me gusta mucho la lectura, leo mucho de Historia, me encanta cocinar. ¿Ves?, la única manera en que me desenchufo -aunque relativamente, porque escucho radio- es cuando cocino. Soy de las que les gusta mirar programas de cocina o esos en los que decoran casas. Como Cristina, en otra vida debo haber sido arquitecta egipcia. Marcos Cytrynblum, el editor que revolucionó Clarín, decía que yo no tengo sangre sino tinta en las venas. Debo reconocerlo, y es un reproche que a veces me hace mi familia, siempre estoy pendiente de lo que pasa. Las noticias no tienen sábados, domingos, ni horarios. Trato de descansar, no soy un robot, pero siempre estoy atenta. El oficio del periodista es como el del médico, el del enfermero. Es una pasión.

-------------------------------------------

9789500760119

#Biopic. Liliana Franco es periodista y docente. Desde hace casi treinta años viene reflejando la realidad política y económica de la Argentina desde las páginas de Clarín y Ámbito Financiero, medio por el que continúa como acreditada en el Ministerio de Economía y la Casa de Gobierno. Durante dieciséis años también lo fue por el Rotativo del aire de Radio Rivadavia. Estudió economía y periodismo en Alemania, y por más de una década dictó materias sobre temas macroeconómicos. Brinda seminarios y conferencias en la Argentina. Actualmente es panelista de Intratables (América).



Los secretos de la Casa Rosada

Liliana Franco
Sudamericana
216 páginas
$329

 ------------------------------------------- 

* Si querés leer un fragmento de libro, hacé clic aquí

Opiniones (4)
21 de agosto de 2018 | 20:52
5
ERROR
21 de agosto de 2018 | 20:52
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. A Menem le gustaba escaparse . LLamaron a la seguridad de Olivos ,preguntando por el Presidente . Esta durniendo dijeron. Durmiendo? , el Presidente esta en una pizzeria en la calle Corrientes ! salieron volando .
    4
  2. Peron madrugaba mucho .A las 7 ya estaba en el despacho
    3
  3. De la Rua tiene anecdotas mejores, lo estaban sacando para subirlo al Helicoptero y en el camino le preguntaba a su secretaria ,se llevaba la jabonera del toilet del despacho.
    2
  4. Interesante . Cualquiera que lo haya conocido personalmente a De la Rua se preguntaria , como llegue el pelotudo ese a Presidente , es un interrogante . Interesante esto que dice que el peronismo deberia hacer una autocritica . No todo el que diga General ,General, entrara al Reino de los cielos. LO mismo la UCR ,nadie en ese partido se habia dado cuenta ,lo que era De La Ruina? . Lo conoci en una siesta enuna heladeria en pleno centro de Cordoba , entro con la Sra Pertine y el Hermano Jorge y su mujer .Los cuatro pidieron helados y los atendi yo. Nos pusimos a charlar de Politica ,muy amable eso si. Pero te debas cuenta , que el tipo no la veia . Cuando se fue ,le digo a mi companiera , lo conoces a este Sr? . No. quien es ? Este Sr, es De La Rua . Este Sr, sera el Futuro Presidente de este Pais, este sera el que desturya este Pais . NO me equivoque.
    1