Comienza el juicio por las narcovalijas

Ocho acusados, entre ellos dos españoles y un colombiano, comenzarán a ser juzgados en el día de hoy por el contrabando a España de 60 kilos de cocaína que llegaron en valijas al aeropuerto de Madrid en un vuelo de la empresa Southern Winds, y terminaron dando vueltas en una cinta de equipajes sin que nadie las recogiera.

El Tribunal Oral Penal Económico 3 juzgará la responsabilidad de cuatro ex empleados de la empresa aérea: Walter Beltrame, Claudio Baudino, Fernando Arriete y Ariel Tamburrini.

Y también serán juzgados Elena Toimil Batán y José Ramón González Villar, los españoles acusados de ser quienes iban a recibir la droga y que fueron especialmente extraditados de España, donde ya fueron condenados, para ser juzgados aquí.

A la lista se suman Guillermo Sardi, supuesto nexo con el matrimonio español, y el ciudadano colombiano Juan David Aristizábal Tabares.

Los encargados de escuchar a los más de cien testigos que desfilarán en las audiencias serán los jueces Ernesto Gandolfi, Clelia Oliva Hernández y Jorge Pisarenco.

Y la acusación estará a cargo del fiscal Mariano Borinsky, quien solicitó la colaboración de quien instruyó la causa, Gabriela Ruiz Morales. En este caso la Aduana también es querellante.

El 16 de septiembre del 2004, el vuelo 6420 de la empresa SW llevó a España valijas sin dueño con 58,900 kilos de cocaína de máxima pureza.

Las valijas quedaron dando vueltas en el aeropuerto de Barajas y al abrirlas apareció la droga.

La investigación llevó a la cárcel a Walter Beltrame, ex encargado de atención a pasajeros frecuentes de SW e hijo del ex jefe de aeropuerto de Ezeiza, quien estuvo prófugo durante cinco meses.

Según la investigación, Beltrame había viajado a España dos días antes del envío de las cuatro valijas para presuntamente acordar su recepción, pero el imputado siempre sostuvo que se dirigió a aquel país para gestionar una inversión.

También están acusados otros tres empleados de la empresa SW: Claudio Baudino, ex supervisor de tráfico; Fernando Arriete, ex gerente de ventas, y Ariel Tamburrini, ex jefe de base de la aerolínea en Madrid.

En tanto, Tabares, un remisero detenido en Colombia, está acusado de llevar una de las valijas con droga a Ezeiza para su despacho, mientras que los españoles serían los que tenían que recibir el cargamento y que cayeron presos poco después por otro caso de narcotráfico.

Apenas el caso se conoció en los medios, en febrero de 2005, el Gobierno relevó al jefe de la Fuerza Aérea, disolvió la Policía Aeronáutica y creo la Policía de Seguridad Aeroportuaria (PSA).

Las autoridades de la empresa SW -Juan Maggio, Enrique Montero y Christian Maggio, presidente, vicepresidente y gerente general de la aerolínea- quedaron con falta de mérito en la investigación.
Opiniones (0)
19 de julio de 2018 | 00:48
1
ERROR
19 de julio de 2018 | 00:48
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"