"Fika": El secreto sueco del bienestar laboral

Este término tiene su propia página en Wikipedia y describe una práctica empleada ahora en empresas del mundo para aumentar la felicidad laboral.

Los países nórdicos aparecen en los primeros lugares de los listados internacionales de bienestar, equidad, educación, libertad y transparencia. Por ello, tratamos de aprender de ellos, conocer sus prácticas y tratar de develar sus secretos. Su rendimiento depende de diversos factores, entre los que se cuentan los pactos sociales, la homogeneidad, el reducido tamaño de su población y la protección social, entre otros. Sin embargo, existen prácticas culturales de esas naciones que han contribuidos a su calidad de vida y podrían ser claves para transformar hábitos en nuestras vidas y comunidades.

Una de estas prácticas es fika, palabra sueca que se le asigna a la pausa para beber café y comer pastelería dulce. Es tan popular que incluso tiene su propia página en Wikipedia y se ha exportado como práctica para mejorar las relaciones laborales y el rendimiento empresarial. Seguramente algunos pensarán que ellos también se detienen a tomar una bebida, pero la diferencia radica en la forma como se asume la práctica, la identidad que genera y la importancia que las empresas otorgan a este tiempo de sus trabajadores.

En Suecia los empresarios alientan las pausas e incluso tienen estipulado que sus empleados tengan tiempo para "hacer fika

La propia palabra fika (pronunciada fii-ka) proviene de un intercambio de la sílabas de la palabra kaffi, una antigua forma del sueco para café. Hoy se emplea el término para referirse a la bebida, a la acción de tomarlo y, sobre todo, a la práctica de consumirlo. Esta última acepción es la más popular. Implica beber café y acompañarlo con pasteles, frutas o sandwiches ligeros; servirlo y consumirlo con calma, y tomar pausas para este ritual durante uno de los dos descansos laborales diarios, alrededor de las 10h y las 15h. Además, como lo afirma la empresa Ikea (uno de los emblemas suecos) en una de sus promociones: "Hacer fika definitivamente con amigos (viejos y nuevos)".

Fuente: Pexels photo

Fuente: Pexels photo

Mientras en nuestros países suspender la jornada laboral para tomarnos un café con lentitud y conversar podría ser considerado un acto de ineficiencia, en Suecia los empresarios alientan las pausas e incluso tienen estipulado que sus empleados tengan tiempo para "hacer fika". Un estudio de la Universidad de Linköping (Suecia) concluyó que una de las causas de la alta productividad del país se debe a estos tiempos de esparcimiento. Por su parte, la gran encuesta empresarial International Business Report sitúa a los trabajadores suecos en una escala de bajos niveles de estrés. Y el Foro Económico Mundial ubica a esta nación como una de los más competitivas del mundo.

Fika es una oportunidad para descansar, prevenir el agotamiento, dejar ir la presión del trabajo, socializar y disfrutar de un momento de calidad con amigos o compañeros de trabajo. Pero también fika es el espacio para compartir proyectos individuales, desafíos y nuevas ideas. En análisis de recursos humanos se ha encontrado que estas pausas estimulan el pensamiento lateral, la creatividad y el diálogo. Sobre este último aspecto es necesario aclarar que el estilo de gestión sueco es más horizontal que jerárquico, y hace parte de la cultura organizacional la escucha de los directivos a los empleados. No obstante, la introducción de fikas en diferentes contextos al sueco (por ejemplo en Norteamérica) ha evidenciado un mejor desempeño profesional, una mayor motivación en el trabajo y una mejoría en la relación de confianza entre trabajadores y superiores.

Fika es el espacio para compartir proyectos individuales, desafíos y nuevas ideas

Fuente: Rawpixel

Fuente: Rawpixel


Si sos empleado, directivo o manejás tu tiempo, estos son algunos pequeños pasos para comenzar a incluir fikas en tu rutina:

  • Destiná un horario y un espacio para disfrutar de tu bebida favorita.
  • Compartí el fika con compañeros o amigos.
  • Planeá un tiempo fijo para duración de la pausa y vuelve a tu actividad.
  • Despojá de clandestinidad o culpa la actividad.
  • Invitá a tus superiores o subordinados a compartir el fika.
  • Evitá alargar las pausas más de lo planeado.
  • Procurá percibir las sensaciones (gusto, temperatura, tono de voz), para tener una experiencia estética y consciente.