Familia a bordo: alimentos para llevar en el auto

¿Qué comer en los viajes largos? Alternativas saludables y prácticas para chicos de todas las edades. Tips para enfrentar la ruta con la mejor actitud.

Recibí nuestro Newsletter
Recibí la mejores recetas e ideas de cocina, descuentos e invitaciones a restaurantes.

 A menudo se complica decidir qué vamos a hacer para cenar o cómo armaremos la vianda de los chicos para el cole al día siguiente, ni qué hablar de cómo la comida queda relegada en los planes de viaje, cuando estamos a un día de las vacaciones, armando valijas, decidiendo itinerarios y planificando de qué manera mantener a los chicos quietos a bordo por tantas horas. 

Pero, sin duda, cuando alguien manifieste lo inevitable en plena ruta con un demandante "¡tengo hambre!", habrá llegado el momento de frenar en la estación de servicio y decidirse por algo empaquetado o por una de esas parrillas, donde el padre de familia se tienta, aunque Bromatología no pase hace tiempo por allí. ¿Por qué entonces no proponerse como un ítem más de viaje el tema de la comida, tanto como llevar el cepillo de dientes o la cámara de fotos? 

Viajes 2

1# En primer término, se debe pensar en alimentos que aporten energía y escasa azúcar, que no necesiten demasiada refrigeración y que sean sencillos de transportar. 

2# Una advertencia más: siempre hay que llevar agua en el auto, porque hidratarse es esencial, sobre todo cuando el cuerpo no está activo por muchas horas. 

3# Todo sobre ruedas El plan de viaje puede incluir especialmente a los chicos, visualizar lugares potenciales donde parar a comer (puede ser una plaza de pueblo o un descanso bajo los árboles al costado de la ruta); preparar con ellos la canasta de comida; y decidir cuáles serán los aperitivos para saborear andando. 

 "La comida para el viaje se debe planificar de acuerdo al gusto de los niños y hacerlo con ellos es una buena forma de que se preparen mentalmente para lo que podrán exigir luego. La preparación de los refrigerios, en participación total de la familia, suele ser la situación idónea (si se realiza con entusiasmo) para comenzar con el disfrute del viaje. Por eso, es importante aprovechar al máximo los beneficios de la alimentación consciente que es la que evita los malestares producidos por el exceso de azúcares y sodio y aumenta el rendimiento físico e intelectual", explica la licenciada en nutrición, Patricia Robiano.

 4# Según Robiano, hay que tener como objetivo mantener el buen humor en el auto. Muchos alimentos ayudan a lograrlo como, por ejemplo, las pasas de uvas, el maní natural, las castañas, las barras de cereal o bolsitas de cereales, las cookies que no se rompan fácilmente, y si van refrigerados, los sandwiches en medidas pequeñas. 

Viajes 4

5# "Siempre se recomienda prepararlos sin mayonesa ni huevo porque estos exigen mantener la cadena de frío. Por otra parte, también los alimentos como el queso, el jamón, los postres o yogures deben ir debidamente refrigerados y por eso, como los viajes en tiempos de vacaciones suelen extenderse por mucho más de 30 minutos, es mejor evitarlos o colocarlos en una conservadora totalmente confiable", agrega. 

6# En el auto no deben faltar una conservadora de dimensiones modestas, fácilmente ubicable en cualquier espacio, recipientes plásticos con tapa para diferenciar los distintos alimentos, un termo con agua caliente, un mantel, un cuchillo y toallas antibacteriales para higienizarse antes de comer. 

Viajes auto

7# "Si la mamá le va a dar la teta a su bebé, debe frenar, buscar un espacio cómodo y esperar unos 15 o 20 minutos para subirlo al auto nuevamente después de finalizada la toma. Ayudará a la digestión que el bebé viaje inclinado en su sillita, atado y atrás; en eso no hay concesiones -apunta-. Los chicos deben mantener sus hábitos, no comer apurados y tener un relax después de ingerir los alimentos". 

8# Si el movimiento les provoca mareos o vómitos, el lugar en el auto para ese niño debe ser el asiento del medio, siempre atrás. "Si va mirando atento el camino hacia adelante, se reducirá esa sensación. Si el mareo desemboca en vómitos, hay que rehidratarlo un rato después con líquidos bien fríos y fraccionados para que se recupere". Cuando se viaja fuera del país, la inquietud de qué darles de comer a los chicos sin que extrañen demasiado la comida vernácula no es tan grande como parece. 

9# "Para lo más pequeños, basta con comprar comidas envasadas para bebés de marcas reconocidas, que no necesitan refrigeración mientras están cerradas. En cambio, para los más grandes, el viaje resulta una gran oportunidad de probar nuevos sabores, de conocer otra cultura a través de las comidas", concluye.

Opiniones (0)
24 de abril de 2018 | 18:39
1
ERROR
24 de abril de 2018 | 18:39
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"