Usá la bici y reducí el estrés

Según recientes estudios quienes usan la bicicleta para ir a trabajar o estudiar mejoran su salud y sienten menos estrés.

Quienes usamos la bici en las ciudades lo sabemos: es un medio de transporte rápido, limpio y eficiente, pero además ayuda a dejar atrás los problemas y, por lo menos a mí, me conecta con la libertad de la infancia. Claro que existen riesgos, relacionados con la falta de cultura ciudadana, el predominio de autos, la impaciencia de los conductores, la infraestructura reducida y, por supuesto, la imprudencia de los ciclistas. Sin embargo, usar la bici parece ser uno de las pocas alternativas de movilidad sostenibles y económicas a futuro.

Fuente: Dreamstime

Fuente: Dreamstime 

Para muchas personas, el sedentarismo y las largas jornadas de sus labores son obstáculos para ir al gimnasio, salir a correr o encontrarse a jugar un partido, pero usar la bici o caminar en sus desplazamientos podrían ser formas de mantenerse activos y prevenir enfermedades. Recientes estudios han demostrado no solo los beneficios físicos de pedalear, sino su poder para mejorar la salud mental.

El riesgo de estrés disminuye cuando el entorno urbano es más amigable para el uso de bicicletas

En una investigación realizada en Barcelona por el Proyecto TAPAS (Transporte, Polución del Aire y Actividades Físicas, por sus siglas en inglés) se encuestaron cerca de 800 personas adultas y sanas de la ciudad de Barcelona, entre 18 y 69 años, que estudian o trabajan. La investigación encontró que quienes usaban la bici en sus desplazamientos al trabajo o estudios al menos una vez por semana tenían un 20% menos de riesgo de padecer estrés que quienes no pedaleaban nunca. Y quienes usaban la bici cuatro días a la semana reducían el riesgo de estrés hasta el 52%, en comparación con aquellos que nunca pedaleaban.

La investigación apareció a mediados de este año en la prestigiosa revista médica BMJ Open. En la presentación de los resultados, la investigadora de ISGlobal y primera autora del estudio, Ione Avila-Palencia, afirmó : "Tenemos una sociedad bastante estresada y las conclusiones de esta publicación señalan que la bicicleta puede ayudar a reducir los niveles de estrés en la población". Otro de los datos interesantes arrojados por el estudio es que el riesgo de estrés disminuye cuando el entorno urbano es más amigable para el uso de bicicletas; es decir, cuando hay bicisendas, bicicleteros, espacios verdes o respeto por parte de los conductores de automóviles.

Fuente: Pexels Photo

Fuente: Pexels Photo 

Si aún tienes dudas sobre el uso de la bici, leé estos otros beneficios:

1. Claridad del pensamiento:

El ejercicio hace que el cerebro se oxigene mejor, lo cual permite pensar con mayor claridad.

2. Reducción del riesgo de infarto en un 50%:

La bici es un excelente ejercicio cardiovascular. Al pedalear el ritmo cardíaco máximo aumenta y la presión arterial disminuye; así el corazón trabaja de manera económica.

3. Adiós a los dolores de espalda

Con el torso inclinado hacia delante, los músculos de la espalda se tensan y se ven obligados a estabilizar el tronco. Esto fortalece la zona lumbar y previene la aparición de hernias de disco.

4. Disminución del colesterol "malo" (LDL)

Pedalear no sólo ayuda a disminuir los niveles de colesterol "malo" (LDL), sino que contribuye a aumentar tu colesterol "bueno" (HDL).

5. Protección de las rodillas

Contrario a lo que se piensa, la bici hace que tus rodillas funcionen de manera protegida. A diferencia de correr o saltar, en la bici entre el 70 y el 80 por ciento del peso del cuerpo cae sobre el asiento. Ni articulaciones ni los cartílagos deben soportar cargas pesadas.


La bici mejorará nuestra salud, nos llenará de vitalidad y reducirá el estrés. Pero además pondremos nuestro grano de arena para lograr una mejor movilidad, un transporte más equitativo y un menor impacto ambiental.

¡Sacá la bici a rodar!

Lala Córdoba: Amante de la bici, la cocina, la alimentación consciente y el fútbol. Es la Coordinadora de Comunicaciones del centro de crecimiento Ser Consciente de Buenos Aires. Ha acompañado talleres de sanación energética y meditación con Verónica Aquistapace en Buenos Aires, Mendoza y Playa del Carmen (México).