¡Muchas gracias por participar del concurso del día de la madre!

Te recordamos que el sorteo se llevará a cabo el 20 de octubre.

Seguí visitando el especial del Día de la Madre haciendo click aquí.

 

Opiniones (5)
24 de febrero de 2018 | 23:50
6
ERROR
24 de febrero de 2018 | 23:50
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. Creo que a las madres les debemos a diario la comprension y el cariño que tienen por sus hijos que darian hasta su vida para salvar a un hijo. Son luchadoras, son las primeras en estar al frente de problemas, no le tienen temor a nada, la historia a diario lo demuestra. El feliz dia creo que es todos los dias decirles te quiero mucho y gracias por lo que haces....
    5
  2. Aparte de que no sale un lugar para completar el teléfono, me parece que las bases del concurso son las del año pasado, que había que escribir una anécdota o historia de las madres. Pero no sería este el caso de este año ¿no?
    4
  3. Corría el año 1981, yo tenía 6 años y viviamos en Córdoba, iba con mi mamá y mis hermanos al zoológico que quedaba a solo 6 cuadras de casa. Mientras caminabamos y mirabamos los animalitos yo le digo a mi mamá que me hacía pichí, ella me lleba hacia el baño, donde colgaba de la puerta un cartel que decía fuera de servicio. Yo cada vez me ponía mas insistente, hasta que mi mamá se da vuelta y yo corro hacia la salida, cruzo rapidamente las 6 cuadras de pleno centro cordobés hasta llegar a mi casa, donde me recibe la empleada y se da cuenta que estoy sola. Me toma del brazo y me lleba nuevamente hacia el zoológico. Caminando hacia allá la veo a mi mamá de frente "Dios que cara" pensé que me mataba. Me miró y me abrazó fuerte fuerte fuerte y me dijo: pensé que te habían lastimado los animales o secuestrado, mientras lloraba. Le dije mami no lo vuelvo a hacer mas pero me hago pichí. Tratando de llegar a casa pasó lo inevitable me hice pis. Anégdota que es contada por ella cada vez que tiene que comentar una travesura de sus hijos. Gracias Mami por tanto amor!!!
    3
  4. siempre estoy particpando y me parece una idea genial espero poder ganar asi tomarnos unas pequeñas vacaciones
    2
  5. Recuerdo una anécota con mi madre que era muy estricta en eso de respetar los horarios de comidas, estudios, siestas y de dormir. Yo tendría 12 o 13 años y ya había comenzado a pitar cigarrillos a escondidas con algunos amigos en el barrio. Después de almorzar, en vez de hacer la siesta acostumbrada, me escapo y voy al encuentro de mis amigos que me estaban esperando en la otra cuadra. Como buen tunante y haciéndome el agrandado saco un cigarrillo que le había hurtado a mi hermano mayor (Saratoga sin filtro) y lo prendo con total desfachatez y cancherismo. Todavía estaba en la etaba de la estabilización del vicio, así es que a las pocas pitadas comencé a sentir los efectos del mareo. Decido apagarlo pero no lo tiro sino que me lo guardo en el bolsillo del pantalón (corto, por cierto). En eso estaba, cuando siento que mi madre me llama. No era cosa de estar desobedeciendo a una mujer enérgica, así que me despedí de mis amigos y partí hacia la casa. Alí estaba ella parada en la puerta, cual sargento de guardia. Sin darme cuenta, pero con el inconsiente protegiendo mi preciado tesoro, meto las manos en los bolsillos. Al entrar, me reprimenda y como al al pasar me revolea un cachetón en la cabeza que me hace trastabillar. Para protegerme de la caída saco las manos de los bolsillos, con tan mala suerte que al hacerlo se me cae la colilla del cigarrillo que yo tna celosamente guardaba. ¿Está de más decir que la golpiza fue inolvidable y la siesta un mar de sollozos?
    1
En Imágenes
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
13 de Febrero de 2018
El Carnaval de Venecia, en la cámara de una mendocina
París bajo la nieve
7 de Febrero de 2018
París bajo la nieve