Los mendocinos y la paternidad: ¿están conformes con su rol?

Entrevistamos a cuatro padres "nuevos" para saber cómo viven su paternidad: ¿cambiarían algo en sus funciones? ¿Dejarían de trabajar para priorizar a sus hijos? Enterate sus respuestas acá.

Vivimos en una época en que los roles de género están lentamente modificándose. Y uno de los cambios que implica este movimiento es que comenzamos a replantearnos el rol de las madres y los padres a la hora de criar a sus hijos. 

Entrevistamos anónimamente a cuatro mendocinos en sus treinta, que han sido padres recientemente, para conocer más sobre su experiencia con la paternidad. ¿Están conformes? ¿Cambiarían algo?

- ¿Cuántos hijos/as tenés y de qué edades?

A: Tengo una hija de dos años y 4 meses. Quiero tener dos hijos más.

B: Sí, una hija de 14 meses.

C: Sí, un hijo.

D: Una hija, de 5 meses

- ¿Tuviste licencia por paternidad cuando nacieron? ¿De cuánto tiempo fue?

A: Trabajo independiente, por ende me tomé los momentos necesarios, pero no un tiempo de licencia.

B: No trabajo en relación de dependencia, soy emprendedor. Me tomé aproximadamente un mes cuando nació mi hija para adaptarme al cambio, disfrutar esos días mágicos en casa y acompañar a la mamá en todo lo que necesitó.

C: Sí, tuve una semana.

D: No, trabajo de forma independiente. Lo que hice fue reducir mis horas de trabajo y trasladar parte de ellas a casa.

- ¿Te hubiese gustado tener más tiempo de licencia por paternidad? ¿Por qué?

A: En este caso me hubiese gustado gozar de la obligatoriedad de un período y el desligue de responsabilidad, pero estos son los "contras" de los proyectos propios.

B: Un mes fue suficiente. Si hubiera estado en relación de dependencia me hubiese estresado el doble pensando en las chicas.

C: Sí, para acompañar y ayudar a mi esposa y para vivir plenamente y con detalle ese momento.

D: No, realmente pude organizarme bien, sobre todo en el apoyo a mi pareja durante el primer período. Más allá que no podía hacer más que ver a nuestra hija dormir y tomar la teta, al poder trabajar desde casa, estuve mucho tiempo junto a ellas.

- ¿Te informaste acerca del embarazo y parto? (Leíste libros, tomaste clases de paternidad, recurriste a especialistas, etc.).

A: No, pero acompañé a mi esposa a todos los controles durante los 9 meses y a un pequeño curso pre embarazo.

B: Me informé. Tomé clases de pre-parto y otros cursos, fui a todos los encuentros con el obstetra, y leí varios libros; el mejor fue "Parir en libertad".

C: Sí, vi e hice todo lo que había

D: Para mi novia fue su segunda hija, por lo que mi mejor aprendizaje fue a su lado, haciendo consultas paralelamente con el médico que siguió todo el proceso.

- ¿Sentís que, dentro de lo posible, compartís las responsabilidades parentales de forma equitativa con la madre?

A: Los primeros meses me di cuenta que el bebé depende 100% de la madre y el padre es totalmente innecesario en esta etapa, más que para ayudarle a la madre en algunos quehaceres domésticos. Cuando el bebé crece, el rol del padre se hace importante y ahí si hay que distribuir las cargas. Hoy compartimos cargas de manera equitativa.

B: Sí y no; la madre tiene muchísimo más trabajo, por lo menos durante el primer año. Estoy seguro que irá cambiando.

C: Totalmente.

D: Por el sólo hecho de ser madre, ella ya lleva una ventaja considerable frente a las responsabilidades. Teniendo en cuenta la lactancia, ella se lleva la mayor parte del crédito respecto a la mayor atención y cuidado de nuestra bebé. Actualmente ya estoy trabajando más tiempo fuera de casa, por lo que también ella pasa mucho más tiempo con la bebé.

- Si trabajás, ¿sentís que sos el principal responsable de llevar el sustento a tu casa? De ser así, ¿es algo que disfrutás, o lo modificarías?

A: Si bien trabajamos ambos, yo tuve que continuar mi rutina laboral y hacerme totalmente responsable del sustento. Si bien amo mi trabajo, me encantaría no tener que trabajar jamás y poder estar todo el tiempo con mi familia y amigos.

B: No siento que sea así. Ambos trabajamos y nos gusta aportar por igual.

C: Sí, no disfruto lo que hago.

D: Sí, definitivamente. Ella en este momento enfoca sus energías al rol de madre, no por una decisión unilateral, sino porque ambos lo sentimos así. La experiencia de ser madre por segunda vez ha sido muy diferente respecto a la primera (positivamente hablando), encontrando y redescubriéndose a sí misma. Respecto a si disfruto ser el responsable de llevar el sustento económico, creo que nunca lo vi como algo que debería gustarme o no ese rol en sí. Afortunadamente trabajar en un proyecto propio y de lo que a uno le gusta cambia totalmente la forma en que definimos, evaluamos y convivimos con la labor diaria. Nunca dejo de lado el hecho de pensar que a lo que llamamos "sustento" en un hogar no sólo es la parte económica, sino que el sustento va más allá e incluye la convivencia, las relaciones, la energía y el día a día que llevamos como familia.

- Si fuese posible, ¿estarías dispuesto a reducir tus horarios laborales para pasar más tiempo con tus hijos?

A: Sin dudas, es mi objetivo antes de los 40.

B: Lo hice y espero seguir reduciéndolo, la frase de viejos es verdad... ¡el tiempo pasa volando!

C: Sí, quiero trabajar menos y estar más con mi hijo.

D: Siempre. Cada hora que dejo de pasar con mi hija, sea por el motivo que sea, es una hora que sé que no la voy a recuperar (sobre todo en la etapa de crecimiento).

- ¿Estás conforme con la forma en que se han divido los roles paternos entre tu pareja y vos?

A: Sí, ambos trabajamos y aprovechamos al máximo los momentos con nuestra hija.

B: Sí.

C: Estoy conforme.

D: Sí.

- ¿Estás conforme con tu rol como padre? ¿Cambiarías algo?

A: Sí, pero me aterra la idea del paso del tiempo y la cantidad de horas que trabajo, pienso que el día de mañana, en un abrir y cerrar de ojos, mi bebé va a ser una mujer y yo un viejo que se perdió muchas horas de su crecimiento por trabajar. Pero lamentablemente vivimos en una sociedad donde es ineludible esta responsabilidad. Apunto a ganar lo mismo con menos horas de ausencia en mi casa.

B: Muy conforme. Estoy tratando de limitar el uso del celular frente a ella. Es muy difícil.

C: No cambiaría nada.

D: Toda esta etapa es muy nueva para mí, por lo cual necesité más tiempo y ver con mayor perspectiva la ejecución de mi rol como padre. En este momento recién ha empezado una relación más cercana e interactiva con mi hija, por el sólo hecho de que antes era mucho más bebé y sus actividades no salían de dormir y tomar la teta. Desde hace un mes ya ha empezado a estar más tiempo despierta, lo cual nos permite tener otro tipo de acercamiento.

Opiniones (1)
24 de junio de 2018 | 12:22
2
ERROR
24 de junio de 2018 | 12:22
"Tu mensaje ha sido enviado correctamente"
  1. ¿.........................................................?
    1